Hay preocupación por la avalancha de asuntos que resuelve el Presidente - Maria Elena Álvarez de Vicencio | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 15 de Diciembre, 2018
Hay preocupación por la avalancha de asuntos que resuelve el Presidente | La Crónica de Hoy

Hay preocupación por la avalancha de asuntos que resuelve el Presidente

Maria Elena Álvarez de Vicencio

No se acaba de digerir el impacto de la anulación de una ley cuando ya apareció la creación de otra. Se están discutiendo los impactos de un decreto sobre salarios y aparece la derogación de la reforma educativa, que en el sexenio pasado hizo abrigar esperanzas de mejorar la preparación de la niñez y la juventud. La hiperactividad presidencial causa preocupación, incertidumbre y urgencia de hacer un alto para analizar con profundidad  los asuntos que con tanta ligereza se abordan y se toman decisiones para cumplir promesas de campaña, que está bien que se cumplan, pero después de serias reflexiones, que apunten hacia las mejores formas de sustituir lo que se considere que debe ser modificado.

Suponiendo, sin conceder, que la reforma educativa no haya sido la solución total al problema que el sistema educativo presenta, se requeriría un estudio completo para determinar cuáles serían los cambios  para mejorarla y qué se debería conservar en esa nueva reforma.

Reconociendo en primer lugar, al numerosísimo grupo de  maestros capaces que cumplen su misión con vocación y propósito de servicio, para nadie es un  secreto que en el pasado hubo  acciones en el magisterio o en su sindicato, que no deben ser toleradas, como la venta de plazas, contratos como maestros a personas que no tenían la preparación requerida; asignación y cobro de plazas inexistentes y otras irregularidades más que la pasada reforma pretendió corregir y que no se debe permitir que se repitan.

Dice el Decreto Presidencial que reinstalarán a casi mil maestros cesados por aplicación de la pasada reforma.  Esto no debería hacerse sin conocer cuáles fueron las causas del cese. En un país que respeta su estado de derecho, no se puede permitir que quienes lo violen no sean sancionados, ni tampoco que reciban injustos castigos quienes cumplen, así que habría que analizar cada caso de los cesados y obrar en consecuencia. Lo que no conviene a nadie es que por satisfacer intereses personales o sindicales, se siga perjudicando la educación de las futuras generaciones.

La ligereza con la que se está actuando por parte del nuevo gobierno ha llevado a cometer errores como el pretender anular la autonomía de la UNAM. Las promesas de campaña que hizo el Presidente no tiene que realizarlas todas en su primer mes de gobierno, sería conveniente darles el debido tiempo para analizarlas debidamente, “sin prisas, pero sin pausas”.

El  tema de los salarios que algunos festejarían, es un asunto delicado que debía analizar más a fondo, por áreas, haciendo diversos estudios comparados, y deslindado lo que son salarios y prestaciones y tratarlos por separado y, si fuere necesario, adecuar previamente algunas normas para no incurrir en la ilegalidad. No beneficia a nadie entrar en controversias que podrían evitarse.

Todos los mexicanos estamos convencidos de que el nuevo Presidente es muy trabajador y quiere estar en contacto con la ciudadanía, pero no tiene que ser con su constante presencia personal. Las entrevistas mañaneras no siempre van a tener materia de gran interés  para darse a conocer; bastaría con que fueran semanales o cuando hubiera temas que lo ameriten.

A todos los mexicanos nos conviene que le vaya bien al Presidente  y estar enterados  del gobierno, pero el Presidente debe tomar en cuenta que la Nación abarca una  población muy diversa, con distintas realidades y problemáticas y que las acciones que emprenda tienen diferente alcance y trascendencia. Tiene que darle más tiempo a la reflexión y a la consulta con expertos y sería deseable que en ocasiones pudiera rectificar. Muchísimos mexicanos consideran que el Aeropuerto en Texcoco debería continuarse. Es de sabios rectificar.

 

María Elena Álvarez de Vicencio
Doctora en Ciencias Políticas
melenavicencio@hotmail.com

Imprimir

Comentarios