La moralidad burguesa, la moralidad del servicio público - Carlos Matute González | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 28 de Diciembre, 2018
La moralidad burguesa, la moralidad del servicio público | La Crónica de Hoy

La moralidad burguesa, la moralidad del servicio público

Carlos Matute González

En las últimas décadas el mundo pretendió ser políticamente correcto. El conflicto social no existía y la gradualidad en los cambios era lo deseable. Los gobiernos y sus opositores formales buscaban ubicarse en el centro del espectro político para obtener la mayor simpatía posible del electorado. Sin embargo, la propuesta política de la globalización y el reformismo se agotaron. El brexit, los nacionalismos, los populismos y los movimientos ciudadanos anti-sistémicos tomaron fuerza suficiente para reemplazar o poner en jaque a los regímenes centristas propios de las sociedades que buscan ser abiertas.

El discurso político revolucionario cambió la referencia a la lucha de clases por la defensa de los derechos humanos del marginado, del nacionalismo desplazado y del pobre. El proletariado y el trabajador pasaron a un segundo plano discursivo. Los gobiernos demócratas liberales se convirtieron en los responsables de los males por su incapacidad de superar los conflictos estructurales, las contradicciones entre el mercado y la acción de la autoridad, la falta de énfasis en la solidaridad social y la mimetización de sus valores con la moralidad burguesa.

El gobierno de Peña Nieto no escapó a esta tendencia. Además, independientemente de sus logros o fracasos, se hundió en la imagen de frivolidad y superficialidad que lo apoyó para conquistar la Presidencia de la República. Tomó impulso con una boda telenovelesca, pero perdió el rumbo por el manejo inadecuado del origen de los recursos para la compra de la Casa Blanca y los 43 desaparecidos de Ayotzinapa y acabó con un divorcio anunciado. El grupo gobernante, con contadas excepciones, no supo transmitir la importancia y los resultados de su labor.

El discurso político pragmático se legitima con resultados concretos. Utiliza para convencer al electorado los avances demostrables y medibles como la disminución de la pobreza, la mejora en los indicadores de salud pública o la estabilidad de las finanzas públicas. En contraste, el discurso ideológico recurre a la adhesión a los valores como fuente del ejercicio del poder. El promover un cambio gradual no es redituable electoralmente. El radicalismo verbal impera.

Los modelos económicos varían en la misma medida que lo hace el discurso político. El pragmático no considera que las acciones gubernamentales concretas sean calificables en términos morales como buenas o malas, promueve la descentralización funcional y regional, así como la autorregulación de las organizaciones productivas, prestadoras de servicios públicos o empresariales. El ideológico enjuicia y separa a los buenos y malos y los divide en revolucionarios o contrarrevolucionarios, en morales e inmorales, en aliados y adversarios, por lo que recurre al conflicto y la movilización permanente como la principal fuente de legitimación.

En un contexto de lucha ideológica, se entiende la referencia a la maldad de la moralidad burguesa guiada por el veneno de la usura y su oposición a la bondad de la moralidad del servicio público, marcada por la entrega desinteresada y el sacrificio por los otros. Lo económico pasa a un segundo plano y lo político se convierte en lo que define el rumbo de una sociedad.

En la actualidad, los políticos pragmáticos han perdido fuerza entre la ciudadanía porque no pudieron diferenciarse de los empresarios. Muchos ostentan riquezas como la confirmación de su éxito, lo que a la vista del electorado se convierte en excesos injustificables y los elimina como representantes genuinos de sus intereses.

Las sociedades dirigidas ideológicamente tienden a generar grupos de fieles y clientela beneficiada que mantiene su apoyo mientras reciba efectivamente más recursos o conserve la esperanza de que algún día los recibirá. Éstas tienden a ser cerradas y excluyentes. La derrama económica es mediatizada por líderes adictos a la causa y se fortalecen los grupos tradicionalistas que son aquellos que pueden controlar el comportamiento comunitario apelando a los valores, no a las comodidades “burguesas”.

El riesgo es que, como sucede en la novela de la Granja de los Animales de George Orwell, los revolucionarios, que originalmente se avergonzaban de gobernar y eliminan reglas represivas, rápidamente se alían a los factores reales del poder económico y, por ende, del político y se empiezan a comportar pragmáticamente, es decir, retornan al gradualismo como estrategia de acción. Un ejemplo de esto es el sandinismo en Nicaragua y su líder, Daniel Ortega.

La apelación a moralidades de clase es peligrosa. Este tipo de arengas divide a la sociedad y complica la labor de las administraciones públicas, que se convierten en los gestores del conflicto. El efecto positivo es de corto plazo, ya que el valor primordial de un servidor público en una sociedad desigual es la superación de ésta y para ello debe mediar entre los burgueses y los obreros, los dueños del capital y los sindicatos, los ricos y los pobres, y en este arbitraje afectan los intereses de ambos.

La simplificación de la complejidad social es una expresión básica de la lucha de clases que empobrece a todos en su afán de igualar. El resultado históricamente ha sido la creación de oligarquías fuertemente cohesionadas por valores, la disminución de las libertades de las personas y la exclusión por disentir en el pensamiento. La corrección política oculta el conflicto, el discurso ideológico lo exacerba. ¿Seremos capaces de lograr el punto medio?

 

Twitter: @cmatutegonzalez
Miembro Electo del Sistema Nacional de Investigadores Nivel I
cmatutegonzalez@gmail.com
Facebook.com/cmatutegonzalez
www.carlosmatute.mx

Imprimir

Comentarios