Expectativas, temores y deseos de año nuevo - Maria Elena Álvarez de Vicencio | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube
Expectativas, temores y deseos de año nuevo | La Crónica de Hoy

Expectativas, temores y deseos de año nuevo

Maria Elena Álvarez de Vicencio

Si “la hoja del árbol no se mueve sin la voluntad de Dios”, ¿qué podemos decir de lo que sucede en la vida de las ciudades y de las naciones? ¿Son responsables los ciudadanos de lo que acontece? ¿Es muy poco lo que se puede hacer para evitarlo? ¿Existe el determinismo histórico? Vemos que en otras ocasiones lo sucedido es la consecuencia lógico de los actos que previamente se ejecutaron. La afirmación y la pregunta tienen varias y amplias respuestas.

En la víspera de la celebración navideña ocurrió la muerte de una pareja de mexicanos cuya actividad política había sido significativa y se esperaba que lo fuera aún más en el presente y futuro del país. ¿Pudo haberse evitado el fatal accidente? Todavía no lo sabemos y quizá no lleguemos a saberlo. Lo único que ha estado a nuestro alcance es expresar el deseo de que el consuelo llegue a las personas que sufren por esa pérdida. El trabajo político que la pareja desaparecida debía desempeñar, sigue siendo necesario y quienes lo realizarán no olvidarán que ocuparon el lugar que dejaron los Moreno Valle.

México entra al nuevo año con grandes expectativas, no exentas de preocupaciones y temores. Hay muchas necesidades que la ciudadanía quisiera fueran solucionadas con los mejores resultados para el país. Algunos esperan que en las primeras planas de mañana apareciera la nota de que “por un error” se canceló el proyecto del nuevo Aeropuerto en Texcoco.

También los ciudadanos están interesados en saber cómo será la unificación de las instituciones que prestan los servicios de salud. Si se hará por Estados, quieren saber por cuáles se empezará y si dependerán del gobierno estatal o federal.

Preocupan las noticias sobre la centralización que llevó varias décadas revertir y pareciera que se pretende revivirla en varias tareas que dependían de los estados; hay que evitar el mal uso de los recursos, pero sin centralizar. El avance sobre la separación de los poderes Ejecutivo y Legislativo que se fue logrando con la mayoría de distintos partidos de oposición en las cámaras, no sería deseable volver a ese pasado.

Se empieza a perfilar un presidencialismo dominante; tardó más de siete décadas ganarle el combate al partido-gobierno y ahora pareciera que se quiere regresar a ese sistema que se combatió.

Sobre el sistema educativo que había empezado a reestructurarse, se teme que se quiere volver al predominio sindical, que tenía colocado al país entre los sistemas más deficientes del mundo. Es urgente continuar con una reforma educativa, que lejos de perjudicar al magisterio, logre considerarlo como la profesión más importante, la más preparada y la mejor pagada. Es necesario colocar la carrera magisterial a nivel licenciatura, tanto en Preescolar como en Primaria y Secundaria, a fin de lograr que los alumnos lleguen a la Preparatoria con las mejores bases para ser profesionistas.

Las consultas ciudadanas, que son útiles en los sistemas democráticos, no pueden ser prácticas comunes que se usen para todo tipo de decisiones; se justificarían en casos especiales, pero en general se supone que el Poder Ejecutivo conoce la realidad del país y que en su campaña presentó su programa de gobierno que el pueblo conoció y por eso le dio su voto, lo cual lo autoriza a ejecutar las acciones para cumplirlo. Lo que puede causar malestar es que el Jefe del Ejecutivo ejecute lo contrario o distinto de lo que ofreció, lo cual sólo se aceptaría por la presencia de hechos supervinientes; no es válido el uso de encuestas para justificarse y además, con el caso del aeropuerto, las encuestas ya se desprestigiaron.

 

Doctora en Ciencias Políticas

melenavicencio@hotmail.com

Imprimir

Comentarios