Militares vigilan tianguis en Puebla; el huachicol agoniza en el “triángulo rojo” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 12 de Enero, 2019

Militares vigilan tianguis en Puebla; el huachicol agoniza en el “triángulo rojo”

Ya no es común conseguir gasolina o diésel, hay mucha vigilancia, dicen visitantes. Personas de Amozoc admitieron que sí compran huachicol cuando lo hay, “la vida es muy cara”, señalan

Militares vigilan tianguis en Puebla; el huachicol agoniza en el “triángulo rojo” | La Crónica de Hoy

En los tianguis del “triángulo rojo” en Puebla, donde lo mismo se podía comprar tela, verduras o gasolina, el huachicol agoniza puesto que 4 mil militares realizan labores de vigilancia desde el 1 de diciembre. Recorren carreteras, calles, inspeccionan vehículos sospechosos, detienen a presuntos responsables, desalientan la ilícita actividad.

En municipios como Amozoc, Tecamachalco y Tepeaca ya no es común conseguir gasolina o diésel. Policías del Estado y locales se han sumado también a la vigilancia. Ya no se ven “halconcitos” en sus bicicletas parados en las esquinas.

¿Quién compra huachicol?

“Transportistas de carga y pasaje adquirían la mayor parte porque utilizaban cientos de litros cada semana. Llenaban sus tanques y aparte contenedores”, comentó un padre de familia que realizaba compras en un mercado de Amozoc.

—¿Usted también compra o compraba?

—La verdad sí, pocas veces y decidí dejar de comprar cuando entró Gali (Antonio) de gobernador, porque puso más vigilancia. Y es que, siendo honestos, quién no quiere ahorrarse una feria.

—¿Qué le parecen las medidas del presidente López Obrador de cerrar válvulas?

—Eso estuvo muy bien. Yo no estoy de acuerdo que cien o mil personas en el país se roben la gasolina y obtengan un beneficio personal cuando con ese dinero podrían hacerse obras que hacen falta en México, en las comunidades campesinas y rurales como Amozoc.

“Faltan servicios médicos, seguridad pública, maestros, escuelas…”

Donde hace pocos meses la actividad era vigorosa, impulsada por la venta de combustibles, hoy sólo quedan trozos de mangueras sobre la tierra seca. La investigación que en su momento abrió la PGR de Enrique Peña Nieto sobre  alcaldes y representantes populares en esta región de la entidad, cerró establecimientos formales.

Diversos enfrentamientos entre fuerzas federales y presuntos integrantes de bandas criminales, estigmatizaron la zona.

El “triángulo rojo” migró a San Martín Texmelucan, uno de los municipios más grandes de Puebla que cuenta con una amplia instalación petrolera. Huauchinango, en la sierra norte, es otro foco de atención para el Ejército Mexicano.

Otras personas en Amozoc admitieron que sí compran huachicol cuando lo hay, porque las últimas semanas nadie tiene. Y aseguran que, si tuvieran la opción, seguirían comprando para ellos mismos y tal vez para vender.

“La vida está muy cara”, aquí no hay empleos ni progreso. “Gobiernos van y vienen y lo único que hacen es satisfacer sus necesidades personales”.

—¿Entienden que la actividad es un riesgo en varios sentidos?

—Sí. Tal vez si el señor Obrador cumple con todo lo que dijo las cosas mejoren y pienso que la gente puede apoyarlo totalmente. Me refiero a no comprar huachicol, a denunciar a delincuentes y cosas así.

Imprimir