Dragon Ball regresa para reafirmar su éxito y conquistar las taquillas | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 11 de Enero, 2019

Dragon Ball regresa para reafirmar su éxito y conquistar las taquillas

Ayer llegó a las salas de cine en México la nueva entrega Dragon Ball Super: Broly, la cual se centra en dicho personaje

Dragon Ball regresa para reafirmar su éxito y conquistar las taquillas | La Crónica de Hoy

1983 es el año que marcó el inicio de esta gran aventura, la cual comenzó con un joven Akira Toriyama, quien para entonces contaba con un éxito en su carrera, la obra Dr. Slum —manga* y anime** japonés mejor conocido en México y Latinoamérica como El mundo de Arale.

Toriyama fue el responsable de la creación del manga Dragon Boy, una historia que mezcla el humor de su anterior serie junto con la acción de las películas de artes  marciales, la cual narra la travesía de Tanton —en cuyo diseño podemos ver el homenaje que Akira hace al famoso actor chino Jackie Chan.

Dicho manga representó las bases de lo que sería Dragon ­Ball, no sólo por estar inspirada en la literatura oriental, Viaje al Oeste —una de las cuatro obras clásicas más famosas de China—, sino porque también podemos ver que la imagen de los personajes se mantuvo con ligeros cambios, así como varios elementos originales de la historia que se incluyeron durante la primera parte del manga.

 

Dato:

*Manga: Palabra japonesa utilizada para identificar al equivalente a los cómics o historietas publicados. De hecho, el término ha adquirido popularidad a nivel mundial para referirse específicamente al estilo de dibujo, sentido de lectura y formato de publicación japoneses.

**Anime: Término con el que se conoce popularmente a las series animadas japonesas.

 

Comienza la invasión Saiyajin. Para noviembre de 1984, Akira Toriyama arrancó con la publicación semanal del manga de Dragon Ball en la revista Shonen Jump de la editorial Shueisha; el cual al poco tiempo ya tenía una legión de seguidores, y para 1986 se estrenó la primera parte de la serie animada que duraría cuatro años.

En 1989 comenzó la transmisión de Dragon Ball Z, convirtiéndose en la serie que conquistaría a un gran número de audiencia a nivel mundial y que después de ocho años consecutivos de trasmisión llegaría a su fin.  Luego de todo ese tiempo, Akira Toriyama  terminó exhausto y fastidiado de su creación, seguido de una limitación creativa que puso, supuestamente, fin a las aventuras de Gokú.

Éxito de la mexicanización. Dragon Ball llegó a México por primera vez en el año 1993 con el nombre de Zero y el Dragón Mágico; sin embargo, se trató de una edición de Harmony Gold –—empresa estadunidense que compraba series japonesas para reeditarlas—, la cual no sólo cambió parte de la historia sino que censuró escenas y sustituyó los nombres de los personajes, amén de utilizar una banda sonora distinta a la original, pero este primer intento pasó sin tener éxito.

Fue hasta 1996 cuando con un nuevo doblaje y con la versión original, se estrenó Dragon Ball a través del canal 5 (Televisa), transmitido a las tres de la tarde, siendo el comienzo hacia el éxito de la franquicia no sólo en nuestro territorio sino en toda habla hispana.

Pero ¿qué provoca que se mantenga vigente y en el gusto de nuevas generaciones? La serie es dinámica, presenta un argumento sencillo y sin tramas rebuscadas. La sucesión de acontecimientos desemboca en un frenesí de acción rápida con momentos que van desde lo dramático hasta la comedia más absurda, manteniendo un equilibrio entre ambos géneros.

Un buen desarrollo de personajes, giros en la trama y sorpresas en la historia ha cautivado al público, pero el elemento fundamental para su éxito en Latinoamérica, fue el excelente trabajo del doblaje mexicano.

El regreso de Goku. Tras el remake Dragon Ball Kai (2009), el estreno de dos películas Dragon Ball Z: La Batalla de los Dioses en 2013 y Dragon Ball Z: La resurrección de Freezer en 2015, le demostraron al autor Akira Toriyama que el público estaba ávido de más aventuras de Gokú y Vegeta.

Toriyama se propuso continuar la historia que hacía más de quince años había terminado, ­pero en esta ocasión contaría con la ayuda de uno de sus más grandes admiradores, el dibujante conocido como Toyotaro, quien durante los años 2000 había creado una continuación no oficial conocida como Dragon Ball AF.

Así surgió el manga y el anime de Dragon Ball Super en 2015, pero la distribución de la serie se realizó por medio de sistemas de streaming de video, posibilitando que cada semana se retransmitiera subtitulado con pocos minutos de diferencia, en todo el mundo.

Pronto se convirtió en una de las series más vistas simultáneamente, y en marzo de 2018 fue uno de los eventos más televisados, ocasionando que en diferentes puntos de nuestro país se organizaran eventos en plazas, restaurantes y bares para reunirse a ver el desenlace de una batalla legendaria. Dragon Ball representa no sólo a un género de animación sino forma parte ya de una tradición de series exitosas provenientes de Japón.

La nueva película que llegó a México este viernes, Dragon Ball Super: Broly, significa el regreso de Goku a la pantalla grande, con un éxito rotundo en Japón y Estados Unidos, la cual cuenta con la participación de Eduardo Garza —la voz de Krilin al español en la serie de 1995—, quien ahora orquesta el trabajo de doblaje para esta entrega, interpretado además por Raúl García (Vegeta), Mario Castañeda (Gokú), Roberto Sen (Paragus), Gerardo Reyero (Freezer) y Ricardo Burst (Broly).

Imprimir