AMLO: Red de sabotaje impide el reabasto de la gasolina | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 12 de Enero, 2019

AMLO: Red de sabotaje impide el reabasto de la gasolina

Desde Ayala, Morelos, el presidente denunció que por tercera vez huachicoleros volvieron a hacer boquetes, la noche del viernes, al ducto que alimenta de Tuxpan a Azcapotzalco

AMLO: Red de sabotaje impide el reabasto de la gasolina | La Crónica de Hoy

Al cumplirse semana y media del desabasto de combustible que afecta principalmente a los estados de México, Michoacán, Guanajuato, Aguascalientes, Jalisco, Querétaro, Tamaulipas, Chihuahua, Coahuila y Sonora, ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador, de visita en  Ayala, Morelos, denunció que huachicoleros volvieron a sabotear la noche del viernes el ducto de Tuxpan-Azcapotzalco de Petróleos Mexicanos (Pemex), que surte de combustible a la mayor parte de la Ciudad de México y que esta semana ha sido atacado por esta red de sabotaje en al menos tres ocasiones.

Desde Morelos, a donde acudió para firmar el decreto que hace del 2019 el año del héroe revolucionario Emiliano Zapata, AMLO denunció que existe un boicot en contra de su plan nacional para poner fin al robo y extracción ilegal de combustible.

“Van tres días que nos boicotean, que no nos dejan que haya conducción de gasolina de Tuxpan a Azcapotzalco, y hay boquetes a los ductos, toda una acción de sabotaje. Ayer (viernes) lo hicieron de nuevo a las 11 de la noche”.

El jefe del Ejecutivo aseguró que durante la madrugada (de este sábado) se realizaron las maniobras de reparación ­correspondientes y que el ducto ya opera con normalidad.

López Obrador señaló que este ducto es monitoreado por Pemex, por lo que se sabe cuándo baja la presión y se detecta una toma clandestina, así que es fácil identificar cuando hay robo del combustible.

Mencionó que hay vigilancia permanente para evitar el huachicoleo y se hacen reparaciones rápidas para reabastecer el combustible.

Afortunadamente no tenemos desabasto de gasolina, hay suficiente. No nos vamos a cansar, a ver quién se cansa primero, pero me canso ganso que vamos a poner orden”, reiteró durante su discurso.

MENSAJE. Por otra parte y en un video-mensaje, López Obrador aseguró que se está comprando más gasolina a Estados Unidos, contrario a lo publicado por la información que difundió el periódico estadunidense Wall Street Journal, en la que asegura que México, con AMLO, redujo 45% la importación de crudo ligero desde EU.

El mandatario señaló que lo publicado por el rotativo estadunidense es falso, e indicó que ocurre todo lo contrario: “Se está recurriendo más al combustible del país gobernado por Donald Trump”.

Les voy a informar constantemente y aprovecho para decir que es falso lo que dice el WSJ. Puedo probar con datos que estamos comprando más gasolina en EU. Para que no falte el abasto”, dijo.

Asimismo, pidió paciencia a los ciudadanos por el “desbasto temporal” de combustible y exhortó a “consumir responsablemente” las gasolinas.

“(La estrategia) está costando molestias porque temporalmente va a haber desabasto, transitoriamente. (…)No caigamos en pánico, administren lo que tienen y no consuman más de lo necesario”.

FRACASO. Por otra parte, ejecutivos de Pemex viajaron a Nueva York con un mensaje para analistas e inversionistas: la paraestatal mexicana vuelve a la normalidad luego de años de mala administración. Desafortunadamente su misión no “pegó”, destacó la agencia financiera Bloomberg.

Según la fuente, el director financiero de Pemex, Alberto Velázquez, no encontró una forma creíble de mostrar cómo se llevará a cabo el plan para restructurar la capacidad de refinación y producción tras haber perdido inversiones.

Pemex, que ostenta el triste galardón de ser la petrolera más endeudada con 83 mil 900 millones de dólares en bonos, no entregó un mensaje claro, según cuatro de los casi 50 inversionistas presentes en un hotel de Nueva York.

“El (director financiero) no mostró entendimiento de Pemex y no impresionó para nada”, aseveró Jim Craige, cotitular de inversión de Stone Harbor Investment Partners, cuya firma posee parte de dichos bonos.

Los representantes de Pemex, que enfrentan un vencimiento de deuda de 5 mil 400 millones de dólares este año, insistieron en que no tendrán que recurrir al mercado de bonos en los próximos meses. Tampoco dijeron cómo sustentarán un plan de gasto de 13 mil 700 millones de dólares en 2019, un 22% más que en 2018.

Imprimir