Abandonadas, seguridad e inteligencia en aduanas | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 24 de Enero, 2019

Abandonadas, seguridad e inteligencia en aduanas

El Centro de Inteligencia de la AGA opera al 4 por ciento de su capacidad, dice a Crónica Ricardo Peralta. “Nadie usó” el sistema tecnológico, que costó 9 mil millones de pesos, para inspeccionar a distancia todas las aduanas fronterizas.

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

[Primera parte]

 

El centro de monitoreo de las 49 aduanas del país fue abandonado durante el sexenio anterior, lo cual provocó el tráfico indiscriminado de armas, droga, personas, dinero y mercancías ilícitas… De ida y vuelta.

“Todos los trabajadores me han dicho que aquí las operaciones se hacían sólo si había negocio para funcionarios o particulares”, señaló en entrevista con Crónica Ricardo Peralta, nuevo Administrador General de Aduanas (AGA).

Aunque en 2012 se contrató un sistema tecnológico para inspeccionar a distancia todas las aduanas fronterizas, en tiempo real, “nadie lo usó”. El costo fue de 9 mil millones de pesos, pero las tomas captadas carecían de nitidez o estaban distorsionadas, no hubo intervención de las autoridades y el problema siguió hasta ahora…

Las cámaras de video, constató este diario, están enfocadas hacia techos, paredes, pisos, focos o incluso hacia el cielo… Cuando Peralta llegó a la oficina central, encontró una pequeña pantalla empotrada en un muro, apagada y sin señal.

—¿Para qué sirve esa televisión? —preguntó a los empleados.

—Por ahí se monitorean las aduanas — le dijeron.

—A ver, pónganla a funcionar —pidió.

Cuando la encendieron, las cámaras estaban dirigidas al cruce de Paseo de la Reforma y Avenida Hidalgo, de manera específica al Templo de San Hipólito, mejor conocida como la Iglesia de San Judas Tadeo.

“Fue pura simulación, una payasada… Seguro, un contrato de este tamaño fue para beneficiar a alguien”, refirió el administrador, quien mandó retirar las obras de arte que atiborraban la oficina —el pago fiscal en especie de diversos artistas plásticos, las cuales serán subastadas en los próximos meses en busca de recursos— para colocar una pantalla más grande y poder vigilar desde ahí la red aduanera.

“Pondré una mesa con cinco monitoristas para demostrar que, con ese pequeño grupo, podemos controlar todas las aduanas del país, y lo replicaré en todas las jefaturas. Le pedí al nuevo director del Ceped (Centro Electrónico de Procesamiento de Datos) encargado de operar el sistema, que se aboque al funcionamiento, haremos válido el contenido del contrato”, adelantó.

La AGA tiene identificada ya a la empresa proveedora, de nombre KIA. “Son muchas pérdidas. Imagínate la cantidad de elementos delictivos que pudieron descubrirse, porque en una parte del sistema entran los rayos gama, y puede detectar en 30 segundos las tripas de un tráiler”.

El ya referido Ceped también fue desmantelado: se creó para 600 plazas de trabajo, con la idea de realizar labores de inteligencia y detección de usuarios peligrosos, pero desde 2012, según Peralta, sólo se ocuparon 25. Él ordenó que los 75 integrantes de la última generación de oficiales de comercio exterior (recién egresados del Centro de Capacitación en la materia), en vez de sumarse a las aduanas, se incorporaran a ese Centro, “porque me interesa más este trabajo de inteligencia que mandarlos a las aduanas a que se contaminen”.

—¿Falta entonces personal?

—En Tijuana, el semáforo se pone en rojo y los vehículos pasan tranquilamente, porque no hay personal que inspeccione. Fui a Nuevo Laredo y encontré una cantidad inaudita, triste, de maquinaria, tecnología, pantallas, centros de trabajo abandonados, un déficit enorme de personal. Hace dos sexenios que no les dan uniformes. Los agentes no tenían armas.

—¿Trabajaban desarmados?

—Nadie se había preocupado desde hace seis meses por renovar la licencia colectiva de portación de armas, con beneficio para mil 300 elementos. Es un estado de fuerza muy importante para combatir el crimen organizado en las fronteras. Otro de nuestros proyectos es implementar un programa de adiestramiento coordinado por la Secretaría de Marina y construir stands de tiro en todas las aduanas, para capacitarlos. En Aduanas urge dignificar la labor, hoy es sinónimo de corrupción.

—El 11 de diciembre anunciaste el hashtag fuerza anticorrupción y una cuenta de Twitter para recibir denuncias, ¿ha funcionado?

—Sí, por medio de las denuncias hemos documentado prácticas comunes en años anteriores… Por ejemplo, casos como el de un agente de la institución que intentó pasar un cargamento de supuesto material eléctrico, otra compañera se dio cuenta y lo denunció; el sujeto ya hasta había llenado el pedimento aduanero, pero tras el pitazo la Policía Federal abrió los paquetes que venían en una pick up trasladada por un particular, y eran mil 400 cargadores de cuerno de chivo, de los que usa el crimen organizado. La lucha anticorrupción puede ser una forma de pacificar al país.

El agente fue despedido y puesto a disposición del Ministerio Público federal; se encuentra sujeto a investigación…

Otra de las denuncias recibidas derivó en el aseguramiento de más de 64 kilos de cocaína ocultos en compartimentos de un buquetanque de Tailandia, asegurada en la aduana de Tuxpan.

“Increíblemente la Administración de Aduanas no tenía un sistema de inteligencia activado ni canales de comunicación con instancias internacionales. En este caso del buque de Tailandia y en otros, activamos comunicación con todas las agencias de investigación del mundo y en menos de dos meses hemos incautado mercancías ilegales, delictuosas, por más de 250 millones de dólares, que es el costo de las drogas que iban a pasar a Estados Unidos. Queremos recuperar la confianza en esta institución que hoy está desprestigiada”.

—Hablamos de una dependencia con un atrofiado sistema de monitoreo, con cargamentos de cuernos de chivo, cocaína, corrupción, ¿cómo se logrará?...

 

Crónica continuará con el tema de Aduanas el próximo lunes...

Imprimir