México, claro ejemplo de la sindemia de desnutrición, obesidad y cambio climático | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

México, claro ejemplo de la sindemia de desnutrición, obesidad y cambio climático

El país es una expresión clara del problema expuesto por The Lancet, señala Abelardo Ávila, del INNSZ. Etiquetado en Chile e impuesto a bebidas en México, experiencias exitosas para contrarrestarlo

México, claro ejemplo de la sindemia de desnutrición, obesidad y cambio climático | La Crónica de Hoy

[ Isaac Torres Cruz ]

E

 

l lunes pasado, la Comisión de Obesidad de la revista médica internacional The Lancet publicó el informe La Sindemia Global de desnutrición, obesidad y cambio climático, donde establece a estos tres como parte de un mismo reto para la salud de la humanidad y del planeta.

“Una sindemia es la ocurrencia de una o más epidemias simultáneas que actúan de forma sinérgica, donde una influye sobre la otra para potenciar sus efectos; cuando se habla de algo así es porque comparten actores comunes”, señala Juan Rivera, director del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

“Nunca había escuchado este término en un área que no correspondiera a las enfermedades infecciosas”, puntualiza en un video publicado por la Alianza por la Salud Alimentaria, con motivo del informe. “Lo que enfatiza este documento es que nuestro sistema alimentario nos está fallando y tiene un grave impacto en nuestra salud y la del planeta”.

Una recomendación clave de la Comisión, que conjunta a especialistas del todo el mundo, es el llamado a establecer un nuevo tratado global sobre sistemas alimentarios para limitar la influencia política de la gran industria de alimentos y bebidas.

Para lograr el propósito de reducir esta sindemia se requiere aplicar medidas como las logradas en México en materia de impuestos a bebidas azucaradas o el etiquetado frontal de productos chatarra de Chile, que han demostrado ser efectivos, señaló Juan Rivera.

El informe también enfatiza en la implementación de otras medidas como la revisión de subsidios a los combustibles, a los granos empleados para la producción y consumo de carne roja —que propician una tercera parte de los gases de efecto invernadero— y el de aquellos utilizados para la obtención de alimentos ultraprocesados, dañinos a la salud.

SOCIEDAD CIVIL. Alejandro Calvillo es director de El Poder del Consumidor, organización civil eje de la Alianza por la Salud Alimentaria, y fue convocado para participar en la elaboración del documento. “La revista ha ido más allá de la publicación de investigaciones científicas en el área médica y ha creado comisiones de reflexión, como la encargada de emitir este informe, para hacer análisis multidisciplinarios”, señala en entrevista.

La comisión buscó a Calvillo por la experiencia de su organización en la promoción de políticas públicas desde la sociedad civil, con base en evidencia científica e instituciones de investigación, además de aquellas internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud.

En este escenario, la comisión de The Lancet retoma experiencias como las de México en la implementación del impuesto a bebidas endulzadas, que es el 10 por ciento por litro, la mitad de lo recomendado por la OMS. Esta política pública demostró ser exitosa en el país para reducir el consumo, añade Calvillo, no sin el embate de la industria para contrarrestarlo. Sin embargo, ha sido un ejemplo mundial y ahora Reino Unido, Sudáfrica, Portugal y varias ciudades de EU han implementado este tipo de políticas.

México desató este proceso, así como Chile otro en el tema de etiquetado de productos chatarra, añade. Al país sudamericano, agrega, se le han sumado Uruguay y ahora Perú, donde la medida también ha sido muy combativa por la industria. “Su etiquetado expone si el producto es alto en azúcar, sodio o grasas, y es entendible por cualquier niño. Aquellos con el sello no pueden ser publicitados y no pueden ingresar a las escuelas, es una política coherente”. El Huevo Kínder ha tenido que salir de Chile y el Tigre Toño de la portada de las Zucaritas, ejemplifica. “Este resultado es más interesante que el logrado en bebidas endulzadas en México, puesto que la industria esta reformulando sus productos para no tener tantos sellos”.

El informe de The Lancet, recuerda, enfatiza la absoluta marginalidad que debe tener la industria en la elaboración de políticas públicas, como ha ocurrido fuertemente en México con la cooptación de las autoridades sanitarias. Para ello, recomiendan el establecimiento de una Convención Marco, como la implementada por Naciones Unidas, para los sistemas alimentarios. “Así como ha sucedido con la industria del tabaco, con la cual no hay colaboración alguna como sí de las refresqueras que promueven la actividad física con el gobierno, sólo para hacer marketing social”.

ATACAR LA RAÍZ. México es el ejemplo perfecto para entender las consecuencias de la sindemia sobre la que alerta The Lancet, señala Abelardo Ávila, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición y miembro de la Alianza por la Salud Alimentaria. A lo largo de 40 años el especialista ha visto esta transformación y decaimiento del sistema alimentario del país que generó la crisis de sobrepeso y obesidad que padecen los mexicanos.

“Estos elementos confluyen en la generación de enfermedades como la diabetes, hipertensión e infartos, asociados con los estilos de alimentación y con los alimentos industrializados que provocan daños ecológicos”, dice en entrevista. “Se nos suma el peor de los escenarios posibles y México es donde se expresa más este fenómeno mundial, tenemos las cifras más altas de sobrepeso y obesidad en adultos y el primer lugar en niños; tenemos enfermedades crónicas no transmisibles que el sistema no puede atender ni paliativamente; a su vez, tenemos 12 años de rezago en el combate a la desnutrición”.

Si bien las recomendaciones del informe de The Lancet son muy valiosas, habría que particularizar el problema en el contexto nacional. “Está bien poner el foco en temas como los impuestos, etiquetados y movilidad, pero en México lo que tenemos que hacer es recuperar el mismo sistema alimentario, desde su producción, distribución, abasto y consumo”.

Otro punto vital para el país, agrega, es proteger a la niñez, puesto que es un punto crítico para evitar que se reproduzca el daño que se observa hoy en día. “Requerimos de una visión integradora y atajar esta sindemia en su complejidad”.

Ávila refiere además que al actual gobierno tiene la oportunidad para rectificar esta crisis y aunque no hay evidencia que demuestre lo contrario, se conforman las buenas intenciones que él ha visto cada sexenio. “No hay nada radicalmente distinto, aunque ahora se observa una mayor dependencia del gobierno con los sistemas económicos que generaron este problema”.

 

Imprimir