Boom de empresas vivienderas en Santa Lucía | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Boom de empresas vivienderas en Santa Lucía

Empresas del ramo ven su oportunidad de retomar planes truncos y regresar a la competencia en el mercado

Boom de empresas vivienderas en Santa Lucía  | La Crónica de Hoy

El proyecto del denominado Aeropuerto Internacional de Santa Lucía va tomando forma, cuando menos en el sector inmobiliario; en Tecámac, Estado de México, empresas urbanizadoras ya ven en esta megaobra el motivo que necesitaba la región luego de haber abandonado en los últimos años diferentes proyectos habitacionales. Empresas urbanizadoras como Urbi, Casas Geo y Homex, que suspendieron varios de sus programas por problemas de liquidez, podrían ver ahora su oportunidad de regresar a la competencia en el mercado con nuevos planes, y concretar proyectos que dejaron pendientes en los municipios de Tecámac, Zumpango y Huehuetoca.

La mudanza anunciada de cientos de familias que habitan en los complejos habitacionales de la Base Militar, en los municipios aledaños, ya es notable con la presencia exagerada de módulos de inmobiliarias que ofrecen viviendas en fraccionamientos a no más de 30 minutos de lo que será el nuevo  aeropuerto, lo que habla del boom que traerá económicamente esta megaobra.

La terminal aérea de Santa Lucía, que reemplazará al cancelado Aeropuerto Internacional de México en Texcoco, podría ser el detonante para el resurgimiento de nuevas empresas urbanizadoras, y de otras que por problemas financieros suspendieron sus obras y que ahora podrían retomarlas, aunque tal vez con otros directivos o razón social.

Uno de estos casos es Casas Geo, fundada por Luis Orvañanos. En 2013 dejó de operar al declararse sin liquidez para sus proyectos. En junio de 2015 Geo salió de concurso mercantil y se declaró en bancarrota dejando inconclusas obras en municipios de Zumpango, Tecámac y Huehuetoca, según reportes del gobierno del Estado de México.

 Con la misma suerte corrió la ­empresa Homex, con sede en Culiacán, Sinaloa, y fundada por Eustaquio de Nicolás. Presionado por sus acreedores, la empresa se declara en quiebra,  suspende proyectos y deja inconclusas obras que ahora podrían ser retomadas en Zumpango y Huehuetoca.

Un caso aparte es Urbi, fundada por Cuauhtémoc Pérez Román, quien reportó falta de liquidez para continuar con varios proyectos. Entró en una reestructuración financiera en 2015.

Crónica habló con uno de los representantes de la urbanizadora y señaló que la empresa “vendió varios de sus planes de construcción y ha evitado la ban­carrota, manteniendo vigentes varios proyectos de construcción en Tecámac, y se comprometió con el gobierno mexiquense a concluir en tiempo sus obras inconclusas, como escuelas y un nuevo desarrollo en el Valle de San Pedro, en Ojo de Agua”; ello podría abrirle camino para su resurgimiento en la competencia inmobiliaria, dada la oportunidad con la construcción de más centros comerciales, más empleos, más vialidades y la ampliación de negocios en todos los rubros.

Imprimir