La ola de frío polar paraliza el norte de EU y mata a seis personas | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

La ola de frío polar paraliza el norte de EU y mata a seis personas

Uno de los fallecidos quedó congelado frente a la puerta de su casa porque perdió las llaves. Duluth, en Minesota, batió el récord con una sensación térmica de -50 grados

La ola de frío polar paraliza el norte de EU y mata a seis personas | La Crónica de Hoy

La ola de frío extremo que desde ayer azota la región del medio oeste de Estados Unidos, y que este miércoles dejó temperaturas más gélidas que las del Polo Sur o Alaska, ha paralizado las principales ciudades de la región y ha provocado ya la muerte de al menos seis personas.

La temperatura llegó a los 37 grados bajo cero en Bemidji, en el estado de Minesota, pero la sensación térmica fue todavía menor dados los vientos que soplan junto a la ola de frío. Esto provocó que la sensación térmica llegara a los 50 bajo cero en la vecina ciudad de Duluth, según el Servicio Meteorológico Nacional de EU.

Como comparación, en Anchorage (Alaska), la temperatura mínima prevista para este miércoles era de 21 grados bajo cero, mientras que en la estación científica estadunidense Amundsen-Scott, situada en la Antártida y muy cerca del Polo Sur geográfico, la mínima fue de 23 grados negativos.

MUERTOS EN INSTANTES. Estas condiciones meteorológicas obligaron a la mayoría de las personas a permanecer en sus casas para protegerse de los vientos gélidos, que según alertaron las autoridades, pueden congelar a una persona en menos de 10 minutos.

De hecho, un hombre de 70 años apareció ayer congelado en Detroit, según informó la policía de la ciudad de Michigan, donde se registró una sensación térmica que rondó los 30 grados bajo cero. Otro hombre cayó fulminado cuando paleaba nieve, y ya este pasado fin de semana un hombre falleció congelado en Minesota al no poder entrar en su casa por haber perdido las llaves.

Las autoridades también achacan al mal tiempo la muerte de tres personas que murieron en accidentes de tráfico.

PARÁLISIS TOTAL. En Chicago, que se presume como el epicentro de esta tormenta, la mayoría de las empresas decidieron no abrir sus puertas y recomendaron a sus empleados no trabajar, por lo que muy pocos se aventuraron a desafiar el frío polar de menos 30 grados centígrados, con una sensación térmica de -45 grados. Tampoco abrieron ayer ni lo harán hoy las escuelas públicas, universidades e instituciones públicas.

Incluso el Servicio de Correos suspendió la entrega y recolección de correspondencia en los cinco estados del medio oeste, imposibilitado de cumplir con su promesa de que “ni la nieve, la lluvia, el calor o la penumbra de la noche” le impedirían realizar sus rondas.

Asimismo, el Metro de Chicago, que tiene 2.7 millones de habitantes, tuvo que reducir la frecuencia de pase de sus convoyes, mientras que la actividad también es muy reducida en los aeropuertos de la capital de Illinois, donde solo ayer se cancelaron mil 800 vuelos.

AUXILIOS. El alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, informó ayer de que, además de los centros de calentamiento que funcionan en refugios, iglesias y agencias de la municipalidad, habilitaron cinco autobuses, algunos equipados con enfermeros, que circulan por la ciudad para auxiliar y recoger a personas en dificultades.

 

 

 

Imprimir