Policías bancarios asaltan a usuario adentro del Metro | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 10 de Febrero, 2019

Policías bancarios asaltan a usuario adentro del Metro

Los uniformados eligieron al azar a su vLos uniformados eligieron al azar a su víctima; “qué haces aquí”, le dijeron, y de inmediato lo culparon de robo: “Te vieron las cámaras

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

"¿Qué haces aquí”, le dijeron a Sinuhé los dos Policías Bancarios a cargo de la vigilancia en Metro Pantitlán cuando estaba por pasar los torniquetes. Los uniformados lo arrastraron a una pared y lo sometieron. “Te vieron las cámaras, que estabas robando”, le dijeron mientras le aplicaban una llave y comenzaban a bolsearlo. Encontraron mil pesos en sus bolsillos, que se guardaron de inmediato.

Los policías habían cometido un robo a un usuario que regresaba a casa a las 5 de la tarde, plenamente identificables ya que estaban de servicio en la zona J de la estación Pantitlán y, si de verdad hay cámaras en el lugar, todo quedó grabado.

Sinhué no hizo movimientos sospechosos, sencillamente entró de la calle a la taquilla, compró boletos y se dirigió a los torniquetes, así que los policías bancarios estaban probablemente pescando al azar a las víctimas de sus asaltos.

Sinuhé relata lo que le ocurrió a Crónica y se dice dispuesto a denunciar a los uniformados.

Sinuhé recuerda que fue sometido por los dos policías bancarios que usaron incluso una llave sobre su cuello para inmovilizarlo, lo recargaron en un muro, le separaron las piernas y brazos, hurgaron entre sus ropas para sacarle la cartera y quitarle mil pesos.

El resto de los usuarios pasaban por allí y miraban con curiosidad, aunque ninguno intervino.

La única información que recibió el capitalino fue: “Te vieron por las cámaras que andas robando”. Eran, dice Sinuhé, alrededor de las 17:25 de la tarde de este viernes.

El usuario no se resistió a la fuerza policiaca, y les pedía a los oficiales que le dijeran el motivo de la detención y quién lo acusaba de qué. Los policías le decían: “cállate” y ambos le asestaban golpes en las costillas.

El abuso duró acaso cinco minutos ante la vista de decenas de usuarios que ingresaban y salían de la estación. Fue un vendedor ambulante quien se dio cuenta de lo que ocurría. Se dirigió hacia los dos oficiales e intercedió por el capitalino: “Cálmense, no se pasen de lanza, el chavo es mi cliente, yo lo conozco”. Fue como un mandato. Quedó libre de la agresión.

Sinuhé, hecho una furia y sin saber qué hacer, pagó su pasaje de cinco pesos y se dirigió hacia la estación San Lázaro, donde hizo el cambio de dirección hacia la Línea B. Las lágrimas comenzaron a brotar por la vejación policiaca.

Al contar lo sucedido recuerda una y otra vez: “A ver, güey, qué andas haciendo por acá”. Era la pregunta de los policías. “Como si uno no pudiera tener una ruta diaria de trabajo”.

Imprimir