Muere Bruno Ganz; encarnó a Hitler en El hundimiento | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Muere Bruno Ganz; encarnó a Hitler en El hundimiento

El actor suizo se destacó por la intensidad con que interpretaba a sus personajes; falleció de cáncer a la edad de 77 años

Muere Bruno Ganz; encarnó a Hitler en El hundimiento  | La Crónica de Hoy

El actor suizo Bruno Ganz falleció este sábado de cáncer a los 77 años en su natal Zúrich, fue uno de los grandes intérpretes del cine europeo en el último medio siglo, encarnando papeles inmortales como el de ángel Damiel en Las alas del deseo (Wings of Desire) o el iracundo Adolf Hitler de El hundimiento (Downfall).

Considerado para muchos como el mejor actor en lengua alemana de las décadas recientes, Ganz trabajó para todos los grandes del cine en ese idioma, desde Wim Wenders a Werner Herzog. También estuvo a las órdenes del francés Eric Rohmer, el danés Lars Von Trier y los estadunidenses Francis Ford Coppola y ­Ridley Scott.

Nació el 22 de marzo de 1941 en Zúrich, de padre suizo y madre italiana, Ganz supo que quería ser actor desde la adolescencia y tras finalizar el instituto se matriculó en la Escuela Superior de las Artes de su ciudad.

Su debut en el cine llegó en 1960, cuando con 19 años de edad participó en la película suiza The Man in the Black Derby, con la que empezó a llamar la atención por la intensidad de sus interpretaciones.

Pese a ese prematuro inicio en el cine, durante década y media hizo, sobre todo, papeles teatrales, primero en el elenco del Teatro Goethe y más tarde en el grupo dramático Berliner Schaubühne.

A mediados de los setenta llegaron nuevamente papeles importantes en el celuloide, el primero en Summer Guests (1976), de Peter Stein, y tres años más tarde en Nosferatu, the Vampyre (1979), de Werner Herzog.

Durante esa década empezó a trabajar también en filmes alejados de la órbita cultural germana, como la francesa Lumiere, y comenzó a darse a conocer en Hollywood como actor de reparto en The ­Boys from Brazil (1978), cinta protagonizada por Gregory Peck y Laurence Olivier.

También en esos años se iniciaría su relación profesional con Wim Wenders, que le dio algunos de sus mejores roles, primero en El amigo americano (1977) junto a Dennis Hopper, y después en The American Friend (1977), Wings of Desire (1987) y en So close, So Far (1993).

Ganz desplegó así una intensa y diversa carrera que incluyó desde papeles en conocidos éxitos estadunidenses como The Reader o The Manchurian Candidate, hasta destacados trabajos en Italia y Francia.

También tuvo una incursión en el cine español, participando en la coproducción hispanosuiza El río de oro de 1986, dirigida por Jaime Chávarri y en la que compartió elenco junto a Ángela Molina y un jovencísimo Juan Diego Botto, que hoy tuvo emocionadas palabras de recuerdo para Ganz.

Para muchos, especialmente las generaciones más jóvenes, el papel más conocido de Ganz fue el de Adolf Hitler en El Hundimiento (Downfall), controvertida película alemana de 2004 en la que se muestran las últimas semanas del führer antes de su suicido.

Ganz encarnó un Hitler con unas cualidades humanas poco estudiadas en el cine hasta entonces, cabalgando entre la desesperación por la inminente derrota, la fragilidad o la furia por pensar que todo su entorno le había fallado y debía morir con él. “Fue un papel que me rondó durante mucho tiempo. En general los personajes se quedan con uno dos semanas, un mes después del rodaje, y luego se van desvaneciendo, pero éste me acompañó durante años. Me sentía como contaminado”, declaró durante una entrevista en 2010.

Incluso para los no cinéfilos, una de las escenas de esa película en la que grita iracundo al ver que la guerra está perdida, mientras sus subalternos le observan con pavor, se ha convertido quizá en la más parodiada de internet, con los famosos videos de Hitler se entera, que desde hace años pueblan YouTube.

“No quería pasar las tardes en el hotel con el señor Hitler a mi lado”, declaraba Ganz en el pasaje de una entrevista que ayer recordó la agencia suiza ATS.

La muerte del actor, uno de los artistas más conocidos de Suiza, ha producido un gran impacto en el país centroeuropeo. “No hacía un personaje: se encarnaba en él”, señaló el consejero federal y expresidente suizo, Alain Berset.

Ganz, que padeció problemas de alcoholismo hasta que logró dejar la bebida a los 60 años, padecía un cáncer intestinal diagnosticado en el verano de 2018 que le había obligado a apartarse de los escenarios cuando se disponía a ejercer como narrador en la ópera de Mozart La flauta mágica en el Festival de Salzburgo (Austria).

Ganz era portador del Anillo de Iffland, que tradicionalmente lleva el que haya sido considerado mejor actor en lengua alemana del momento, un wagneriano objeto que a su muerte debe heredar otro intérprete, por lo que ahora deberá buscarse un sucesor.

Imprimir