El cuidado y las estancias infantiles - Wendy Garrido Granada | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 18 de Febrero, 2019
El cuidado y las estancias infantiles | La Crónica de Hoy

El cuidado y las estancias infantiles

Wendy Garrido Granada

El cuidado de niñas, niños, ancianos, personas con discapacidades, enfermos físicos y mentales no es ni debe ser propio de las mujeres. Cuando se habla de cuidado es muy común que se le relacione inherentemente con lo femenino. En el reciente debate sobre las estancias infantiles se volvió a reforzar esta idea. Decenas de políticos, periodistas y opinólogos lo veían como un atentado directo para las mujeres trabajadoras, y sí las afecta sobre todo a aquellas que son madres solteras o donde el hombre no comparte de forma igualitaria las tareas de cuidado con los hijos.

Y justamente el debate de las estancias infantiles abre la discusión para abordar de una forma mucho más completa el tema del cuidado de los niños. ¿Cómo debe cuidarse a los menores? ¿Quiénes deben cuidarlos? ¿Cuáles son las acciones que tiene que hacer el Estado para garantizar el cuidado adecuado de los menores? ¿México está cumpliendo los tratados internacionales para garantizarlos? ¿Cuál es la relación entre cuidado y derechos laborales? ¿Por qué sigue recayendo el cuidado en gran parte en las madres?

Estancias infantiles subrogadas. El gobierno federal pagaba 950 pesos de cuota mensual a una estancia que cumpliera los requisitos establecidos por la Secretaría de Desarrollo Social. El apoyo iba dirigido a los niños de uno a cuatro años de edad y para sus familias, que no tenían ningún respaldo de otra institución de seguridad social. Después de una evaluación de la ahora Secretaría de Bienestar se encontró que había desvío de recursos y ­corrupción en el manejo de las estancias infantiles.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador decidió cambiar y recortar presupuestalmente el Programa de Estancias Infantiles, ahora se revisará el censo de menores que utilizan el servicio, se disminuyó la edad, pasó de uno a tres años, y se entregarán directamente 1,600 pesos bimestrales a los padres o tutores.

Tanto López Obrador como el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) sugirieron que ahora los padres podrían usar los recursos para pagarle a la abuela que “va a cuidar, quizá mejor, a los niños que las propias estancias infantiles”.

La declaración es totalmente machista y misógina. Refuerza la idea que el cuidado debe recaer en la mujer. 

El recorte presupuestal y la modificación del Programa de Estancias Infantiles no garantiza ni protege a los menores. No resuelve los problemas estructurales de cuidado y mucho menos plantea un debate que pueda ayudar a contribuir a la construcción de un verdadero sistema de cuidado que garantice el pleno derecho y desarrollo de niñas y niños.

Y sin embargo, la subrogación de Estancias Infantiles también ya visualizaba insuficiencias del Estado para proteger a los menores.

Debe haber guarderías públicas suficientes y accesibles que cumplan con los estándares internacionales para que los niños tengan un adecuado desarrollo y aprendizaje.

López Obrador debe replantear el tema del cuidado no cayendo en el machismo, asumiendo que las abuelas podrán cuidar mejor, ni tampoco dando dinero en efectivo porque tampoco se garantiza la protección y cuidado del menor. Debe emprender un verdadero programa integral a partir de escuchar voces expertas en la materia; padres, madres o tutores de lo que se necesita, y un modelo de evaluación que realmente implique un cambio de paradigma en el sistema de cuidados.

Y, también, habría que agregar que es urgente entender y emprender una lucha para que el cuidado de los menores no recaiga sólo en las mujeres. Los hombres tienen que ejercer su paternidad. La paternidad es cuidar. La paternidad es hacerse cargo de su cincuenta por ciento de responsabilidad y, para ello, también tienen que reconocerse derechos laborales que permitan a ambos el cuidado de los niños.

 


@wendygarridog
wengarrido@gmail.com

Imprimir

Comentarios