El Barça silencia al Bernabéu y es finalista | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

El Barça silencia al Bernabéu y es finalista

Un doblete de Suárez más un autogol de Varane dieron la victoria a los catalanes por 3-0 (4-1 global) sobre el Real Madrid, en una de las semifinales de la Copa del Rey.

Luis Suárez ha convertido 10 goles en los 13 Clásicos que ha disputado contra el Real Madrid.

El Real Madrid o Barcelona. Uno de los dos colosos iba a quedar herido. El otro, se instaló en la final de la Copa del Rey. El puntero de La Liga aplicó el oficio y se llevó el botín en el Santiago Bernabéu, ganando por 3-0 (4-1 global) y asegurando su pase a la final, que será el 25 de mayo en Sevilla.

Así el Barça se clasificó para disputar su sexta final consecutiva, luego de ganar con dos goles de Luis Suárez y uno en propia puerta de Varane.

Cuesta desmenuzar el partido considerando que el resultado no coincide con el desarrollo. La eficacia del Barcelona fue a toda prueba. Por su parte, el Madrid controló el balón y tuvo en Vinicius Junior a su mejor exponente, pero su eficacia en el área culé fue igual a cero. No aprovecharon las ocasiones que se generaron y lo pagaron caro.

Los azulgrana plantearon un partido con la idea de no encajar en la primera mitad y dar la estocada en la segunda. El guion no le pudo salir mejor a Valverde en su centenario como entrenador del Barça. Esta vez no necesitó ni que Messi apareciera. Entre Suárez, que fue quien definió, y Dembélé, quien asistió, tuvo suficiente para que el Barça llegara a su sexta final de copa.

Valverde se apostó de inicio por un once con Semedo de lateral y Sergi Roberto de interior para atar en corto a Vinicius, pero el extremo madridista los llevó de cabeza durante la primera parte. El joven de 18 años se convirtió en una pesadilla para la defensa del Barça, pero volvió a pecar de efectividad. A los seis minutos dio el primer aviso con una internada que no encontró rematador, a los 14’ reclamó un penalti por un posible empujón de Semedo que ni el árbitro ni el VAR concedieron, y a los 19’ falló su primera ocasión disparando alto ante Ter Stegen. No obstante, lo siguió intentando, pero ni él ni Lucas fueron capaces de aprovechar otra ocasión.

El Barça, que dio la sensación de salir con la consigna de no encajar, se veía superado una y otra vez. A la media hora, Valverde reclamó a sus jugadores adelantar las líneas, viendo que el Madrid se dedicaba a vivir en campo azulgrana.

De hecho, los del Barcelona sólo llegaron dos veces a la portería de Navas, pero no acertaron entre los tres palos. Dembélé, que falló en los pases, protagonizó una jugada y Messi, muy desconectado en la primera parte, la otra.

Antes del descanso, el Madrid tuvo dos ocasiones clarísimas en un minuto de diferencia. Pero, o bien se topó con Ter Stegen o bien les volvió a fallar la pólvora a Vinicius y a Benzema.

Superada la primera parte, el Barça se activó en la reanudación y fue en busca del gol desde el inicio. En su primer disparo entre los tres palos consiguió adelantarse en el marcador. Dembélé se fue de Carvajal y cedió el pase atrás para que  El Matador Suárez empalmara con la derecha cayéndose al suelo. Fue  una auténtica jarra de agua fría para el Santiago Bernabéu.

Con el marcador a favor, el conjunto visitante acentuó su táctica de esperar atrás y buscar los espacios en la defensa del Madrid para potenciar el contragolpe. La jugada no le pudo salir mejor a Valverde. Pese a que el Madrid aún tuvo ocasiones, Ter Stegen volvió a lucirse con un remate tras otra acción de Vinicius y que el propio brasileño puso en pie a la grada, fue el Barça quien volvió a dar el golpe.

Al 69’, con otra acción de Dembélé, ahora por la derecha, acabó en el 2-0, luego de que Varane  terminó por  empujar el balón en propia puerta cuando Suárez estaba ya puesto para marcar.

El Santiago Bernabéu enmudeció y empezó a vaciarse, sabedor de que el Madrid necesitaba tres goles para poder estar en la final.

Con el conjunto merengue hundido, Suárez, en otra acción de contragolpe, provocó un claro penalti en el área del Madrid después de un pisotón de Casemiro. Messi no lo dudó y cedió el balón a su amigo Suárez para firmar el 3-0 a lo grande, al marcar a lo Panenka.

Faltaban 18 minutos por disputarse, pero el partido se acabó en ese momento. Valverde dio descanso a Dembélé y Suárez. Arturo Vidal ingresó por el uruguayo Suárez. El chileno reforzó el mediocampo, con el afán de cuidar el resultado.

De esta manera el Barcelona alcanza su sexta final de Copa del Rey seguida. Este jueves se definirá a su rival, que será el Valencia o el Betis.

VALENCIA Y BETIS DISPUTAN PASE A LA FINAL. Valencia chocará hoy ante el Betis, equipo en el que juegan los mexicanos Andrés Guardado y Diego Lainez, en la otra semifinal  de vuelta de la Copa del Rey.

El  cuadro Ché parte con una ligera ventaja para sellar su pase a la final tras rescatar un valioso empate en la ida y, además, juega ante su gente.

El Betis, a su vez, se llena de fe por lograr la hazaña en el Estadio de Mestalla en el partido programado a las 14:00 horas (del centro de México).

Valencia llega a esta cita con siete partidos sin conocer derrota en todas las competencias, en la que sólo han ganado en dos oportunidades: ambas ante el Celtic en la Europa League.

De otro lado, el Betis pretende dar el golpe y volver a disputar una final de Copa tras 14 años.

Imprimir