En México, vanguardista clínica especializada: Maternidad y Salud Mental | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

En México, vanguardista clínica especializada: Maternidad y Salud Mental

Festejo Merecido: En abril es el aniversario del Instituto Nacional de Perinatología, centro hospitalario y de investigación médica de vanguardia. En Crónica no esperamos hasta el próximo mes y continuamos con la radiografía a fondo de esta gran institución mexicana.

El Dr. César Velasco en el INper. (Foto: Saúl Castillo)
El Instituto Nacional de Perinatología de la Secretaría de Salud, busca colocarse a la vanguardia con la puesta en marcha de la primera Clínica de Salud Mental ­Perinatal, la que se enfocará a atender mujeres embarazadas con trastornos de ansiedad, señala el doctor César Velasco, coordinador de Salud Mental y Perinatal del Instituto.

En entrevista con Crónica, el especialista señala que durante el embarazo, una de cada cinco mujeres puede tener un trastorno psiquiátrico y los más frecuentes son los trastornos de ansiedad y depresión.

Adelanta que en abril próximo inician dos proyectos: uno de diagnóstico de todas las pacientes nuevas que lleguen, para detectar trastorno de ansiedad generalizada que es el más común, y poder hacer una clínica de tratamiento especializado para estas mujeres.

El otro proyecto utiliza un proceso de regionalización, a través del cual el Instituto Nacional de Perinatología (o INPer como también se le conoce) ayudará a atender a mujeres embarazadas en los estados de México, Morelos y Guanajuato, y se incluirán diagnósticos de ansiedad y depresión.

La idea es coordinar a todo un equipo de profesionales. Esta labor se dividirá en tres grandes áreas: psicología y psicoterapia, la de neurociencias y la de psiquiatría, y de ahí se desprenderán una serie de clínicas donde cada profesional tendrá a su cargo un área particular de atención. En la clínica de ansiedad y depresión se contará con psicólogos y psicoterapeutas para  mujeres adultas y adolescentes.

Además el grupo de neurociencias va a participar con los protocolos de investigación, para generar conocimiento nuevo, y no sólo replicar lo que se ha hecho en otros países. “Estoy convencido  que en poco tiempo podemos ser referencia mundial y la idea es crear conocimiento nuevo, porque el área de neurociencias del INPer es espectacularmente bueno, con gente valiosísima”, subraya el doctor Velasco Téllez.

ANSIEDAD. Velasco advierte sobre la importancia de controlar trastornos de ansiedad en el embarazo; fisiológicamente, el cuerpo cambia, y no responde al estrés igual que antes, porque la sustancias que se producen durante una situación aguda afecta el neurodesarrollo y el cerebro de los bebés,  por eso una mujer embarazada por lo regular es más tranquila, porque el cerebro cambia para proteger al bebé.

De hecho, subraya, diversos estudios han demostrado que los hijos de madres expuestas a un trastorno de ansiedad en el embarazo van a tener problemas en el neurodesarrollo, como problemas de retraso psicomotor. Eso no significa que vayan a tener retraso mental, pero sí hay un retardo en el desarrollo con implicaciones en la vida de estos niños, quienes después tienen riesgo de tener trastorno psiquiátrico.

“El impacto del trastorno de ansiedad durante el embarazo, incluso se puede medir hasta la adolescencia, es decir sí hay una diferencia entre los jóvenes cuyas mamá tuvieron trastorno de ansiedad durante el embarazo y quienes no lo padecieron”, establece.

TRES TIPOS DE ANSIEDAD. El doctor César Velasco puntualiza que la ansiedad durante el embarazo es algo normal, “eso es muy importante aclararlo”, aunque se puede presentar de tres maneras distintas, todas tienen tratamiento. La ansiedad como síntoma, es cuando la embarazada se siente preocupada, aunque de manera excesiva, en ciertas circunstancias o en momentos se siente muy nerviosa.

Sin embargo, se agrava cuando se presenta la depresión durante el embarazo, aunque para poder determinar que es depresión, necesita presentar cinco síntomas durante dos semanas: ansiedad, baja energía, (es decir, que no está disfrutando las cosas), pensamientos negativos, no duerme, además está nerviosa la mayor parte del día y la mayor parte de los días y el trastorno de ansiedad generalizada, que son las mujeres que siempre están preocupadas por algo, aunque aparentemente su vida esté todo bien y en el embarazo tienen una preocupación excesiva, acompañado de manifestaciones físicas como sudor de manos, dificultades para dormir, poco apetito, entre otras.

También está a discusión el trastorno de ansiedad asociado al embarazo en sí mismo: un trastorno de ansiedad generalizado, pero que empieza con el embarazo y cuando éste termine se quita.

La angustia está asociado a cosas que tienen que ver con el embarazo: la salud del bebé, la situación financiera, la capacidad de la pareja para ayudar; pero son pensamientos recurrentes la mayor parte del día y con impacto en la calidad de vida.

“La gravedad de estos trastornos de ansiedad durante el embarazo, aunque pareciera que no son graves, la verdad es que tener nueve meses con este nivel de tensión es terrible y sí hay un impacto importante en la salud de las mujeres”, destaca el médico especialista del INPer.

YOGA Y MEDICAMENTOS. Todos estos trastornos de ansiedad durante el embarazo, sostiene el especialista Velasco Téllez, son tratados en el INPer, a través de terapias, yoga, meditación (llamado Mindfulness), ejercicio aeróbico siempre y, cuando el ginecólogo obstetra lo autorice en casos extremos, medicamentos para el trastorno de ansiedad y depresión.

Son medicamentos inhibidores de la recaptura de serotonina, los cuales se lanzaron primero para tratar la depresión, “pero nos dimos cuenta con el tiempo que también funcionaba muy bien para trastornos de ansiedad. Es importante mencionar que no hay protocolos para probar estos medicamentos en mujeres embarazadas, ni los va a haber, pero después de la evidencia de millones de mujeres en los últimos 30 años con estos medicamentos, sabemos que son seguros”.

Recordó que la toma de medicamento es libre decisión de la madre, al tiempo que admite que estos medicamentos sí pasan a la leche, “pero el porcentaje es menos del 2 por ciento, y por eso después de muchos bebés que han sido expuestos a la lactancia materna sabemos que no les hace daño”.

Recomienda a quienes se identifican con los síntomas descritos que acudan al ginecólogo, quien evaluará la gravedad de los mismos, y determinará el tratamiento a seguir.

En el bebé, el eventual impacto en el neurodesarrollo puede durar hasta la secundaria, por eso es que necesitamos diagnosticar a las pacientes que tienen un trastorno de ansiedad para poderle dar un tratamiento adecuado en el embarazo e impedir que ocurra esta complicación en el neurodesarrollo de sus bebés”, termina el especialista del Instituto Nacional de Perinatología.

Imprimir