La superficie del asteroide Bennu es un pedregal, señala la NASA | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

La superficie del asteroide Bennu es un pedregal, señala la NASA

Los asteroides son los “ladrillos” con los que se formaron los planetas y aquellos que no lograron unirse a uno de los ocho cuerpos de nuestro sistema solar viajan por el espacio, como es el caso de Bennu, del que ahora los investigadores han descrito características inesperadas: su superficie es un pedregal.
Ésta es una de las conclusiones de la misión OSIRIS-REx de la ­NASA, que el 3 de diciembre de 2018 llegó a Bennu con el objetivo de caracterizarlo y, en un futuro, de traer muestras de su superficie.
Está previsto que éstas se recojan en 2020 y lleguen a la Tierra en 2023, pero ahora la NASA tendrá que ajustar los planes de recolección debido a lo pedregoso del terreno: el diseño original de la misión se basó en un sitio libre de peligros, pero ahora “el mayor número de cantos rodados exigirán un rendimiento más preciso de la nave durante su descenso”, precisa la NASA en un comunicado.
El equipo de la misión, según la misma fuente, está ya desarrollando un enfoque actualizado.
La descripción de Bennu, asteroide próximo en términos astronómicos a nuestro planeta, se publica en siete artículos en diversas revistas del grupo Nature.
Se trata de datos recogidos en las primeras observaciones de la sonda de la NASA, cuando ésta estaba a unos siete kilómetros de Bennu; ahora se encuentra a menos de un kilómetro de su superficie y próximamente el equipo de OSIRIS-REx dará a conocer más detalles.
No obstante, ya estas primeras imágenes revelan características desconocidas, relata Javier Licandro, del Instituto de Astrofísica de Canarias (Archipiélago español en el Atlántico) y firmante de uno de los trabajos.

Imprimir