Desdeña licitaciones públicas: “no son garantía de limpieza” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Desdeña licitaciones públicas: “no son garantía de limpieza”

El Presidente defiende el modelo de “invitación restringida” para refinería Dos Bocas y 116 pozos. Son empresas serias que han construido más de 100 refinerías en el mundo; en México no tienen denuncias, dice

Desdeña licitaciones públicas: “no son garantía de limpieza” | La Crónica de Hoy

Las licitaciones públicas y abiertas para entregar contratos de obras no son garantía de limpieza, según el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Una licitación abierta puede permitir que presenten una propuesta aparentemente más baja, una empresa irresponsable y corrupta y, apenas recibe el contrato, ya está pidiendo ampliaciones de presupuesto. Eso abunda. Por eso ganaban contratos amañados”, dijo a Crónica.

La administración lopezobradorista informó el lunes sobre el inicio del proceso de construcción de la refinería de Dos Bocas, Tabasco, para el cual se invitó a participar a cuatro grupos extranjeros: los consorcios Bechtel-Technit y WorleyParsons-Jacobs, además de las empresas Technip y KBR.

El modelo de la “invitación restringida” también se usó en la contratación de infraestructura para el desarrollo de 20 campos petroleros y la perforación de 116 pozos.  Y se ha empleado de manera recurrente en otros sectores, como el de comunicaciones y transportes.

En contraste, el método de licitación pública es promovido en el artículo 26 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público… Éstos, dispone, “se adjudicarán, por regla general, a través de licitaciones, mediante convocatoria pública, para que libremente se presenten proposiciones, solventes en sobre cerrado, que será abierto públicamente, a fin de asegurar al Estado las mejores condiciones disponibles en cuanto a precio, calidad, financiamiento, oportunidad y crecimiento económico”.

—¿Hay desprecio de su gobierno por las licitaciones públicas abiertas?, ¿impulsaría una modificación a la Ley de Adquisiciones para darle cabida a lo que ustedes están alentando? —le preguntó este diario.

—Sí, en la medida que se pueda o que la ley lo permita, buscaremos la mejor manera de contratar, para que se tengan garantías de que son empresas serias y, sobre todo, honestas.

Y citó dos ejemplos: “Cuando licitaron el segundo piso de Naucalpan, hubo una empresa que ofrecía mejores condiciones, pero la descalificaron y le dieron el contrato a OHL con el argumento de que había presentado un proyecto arquitectónico incompatible con el entorno urbano. En otra ocasión, en la autopista de Atlacomulco gana una empresa y la descalifican con el argumento de que no tenía solvencia económica. ¿Y saben de quién era esa empresa? De Carlos Slim”.

—¿Las licitaciones no son garantía de limpieza?

—No en todos los casos. Cuando la ley lo establece, se debe cumplir; pero en el caso de Pemex, tiene posibilidad de seleccionar.

—Hay señalamientos de corrupción en contra de las cuatro empresas elegidas para la refinería…

—Las investigamos y son de las más serias en materia en construcción de refinerías en el mundo. Nuestros adversarios actúan a la ligera, pero en promedio cada una de estas empresas ha construido más de cien refinerías en el mundo.

—¿Es falso entonces que estén vinculadas a corruptelas?

—En México no hay nada, debe haber denuncias en algunos casos, pero son muy serias. Una de ellas ha construido más de 200 refinerías y fue la que construyó la refinería más grande del mundo en la India y la hizo en tres años y en ocho mil millones de dólares.

—¿Por qué en el caso de los pozos y de los campos petroleros se entregaron contratos a las mismas empresas que participaron en la reforma energética y a las que casi todos los días les reprochaba su falta de inversión y producción?

—Porque tienen esta función desde hace mucho tiempo, vienen trabajando con Pemex desde hace 40 o 50 años. Les entregaron, no a todas, contratos para la explotación de campos y ahí no han invertido, pero sí saben de perforar, de instalar infraestructura, de ductos, es su especialidad. Además, también fue un proceso de selección de acuerdo a la ley; se invitó a participar a todas las empresas y se hizo una selección rigurosa. No hay empresas favoritas.

También justificó la elección y el método por ahorros cercanos al 30 por ciento de los contratos, al tomar como precios de referencia los del año pasado:

“Somos codos, marros, cicateros, cuando se trata de cuidar el presupuesto público. No habrá  desperdicios. Y no es fácil, porque existía la mala costumbre de ver a Pemex como botín. ¿Se acuerdan que el símbolo de Pemex era un charrito? Ya estaba hasta zambo de tanta corrupción y ahora hasta desapareció”…

 

EMPRESAS ESCOGIDAS

Sombras de corrupción

Bechtel (EU):  relacionada con la extracción ilegal de recursos en República del Congo y con malos manejos en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, y con el uso de prestanombres.

Techint (Italia/Argentina): ligada a investigación por corruptelas en Brasil, en torno a Petrobras; su director en este país: Ricardo Ourique, incluso fue detenido para declarar. El presidente ejecutivo: Paolo Rocca, fue procesado judicialmente por la indagatoria de una amplia red de sobornos, en Argentina y Venezuela.

Worley Parsons (Australia): vinculada a subcontratos millonarios con empresas cuyos  ejecutivos han sido investigados en el caso Petroecuador, y con expedientes de la Policía Federal Australiana sobre pagos sospechosos realizados para asegurar contratos en Irak.

Jacobs (EU): vetada para participar en contratos de consultoría para el gobierno de Hong Kong, por la falsificación de pruebas de calidad de los materiales usados en un puente; 21 de sus empleados fueron arrestados.

Technip (Francia): El departamento de justicia de Nigeria le abrió una investigación por presuntos sobornos cometidos entre 1995 y 2004 para obtener contratos de construcción de instalaciones de gas natural.

KBR (EU): su exdirector general de servicios, Albert Stanley, fue condenado a 30 meses de prisión y a restituir 10.8 millones de dólares por el mismo caso de corrupción en Nigeria.

Imprimir