El PRI o el PAN podrían volver a gobernar en 2024: AMLO | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

El PRI o el PAN podrían volver a gobernar en 2024: AMLO

“Pesadilla”. “La sociedad estará más consciente, no creo que quiera regresar a la pesadilla neoliberal”, asevera. Cimientos. “Espero que lo logrado sea difícil de revertir”; desterrar corrupción e impunidad es un proyecto y quedarán las bases, afirma

El PRI o el PAN podrían volver a gobernar en 2024: AMLO | La Crónica de Hoy

El país estaría listo en 2024 para el regreso del PRI o del PAN al poder, aseguró a Crónica el presidente Andrés Manuel López Obrador tras firmar un escrito en el cual se comprometió a no reelegirse en seis años.

—Ha hablado usted de lo sana que es la rotación en la democracia y ahora mismo, en su documento, menciona que un sexenio es suficiente para sentar las bases del país, ¿México estaría listo en 2024 para el regreso del PRI o del PAN a gobernar? —se le cuestionó.

—Sí, porque estará establecida la democracia, es parte de la Cuarta Transformación y, cuando hay democracia, es el pueblo el que decide. Existirá esa posibilidad. Hay ese derecho y se tiene que respetar.

En el texto firmado, el mandatario defendió la revocación del mandato en 2021: “Fui elegido para ejercer la presidencia durante un sexenio, pero según nuestra Carta Magna el pueblo tiene en todo momento el derecho de cambiar la forma de su gobierno; es decir, el pueblo pone y el pueblo quita”.

Y expuso: “Mis adversarios políticos, los conservadores que creen que soy como ellos, porque su verdadera doctrina es la hipocresía, vociferan que la propuesta de someterme a la revocación del mandato encubre la intención de reelegirme en 2024. Ante este infundio, es necesario reiterar mis principios: Soy maderista y partidario del ‘Sufragio efectivo no reelección’, me inspiran ideales y no la ambición al poder… y considero que basta con seis años para desterrar la corrupción y la impunidad, y convertir a México en una república próspera, democrática, justa y fraterna”.

Alcanzará el tiempo, dijo, “para consumar entre todos la Cuarta Transformación”, y enfatizó: “Nunca, bajo ninguna circunstancia, intentaría perpetuarme en el cargo que actualmente ostento, porque ello no sólo significaría ir en contra de la Constitución, sino también renegar de mi honestidad... Pero también les digo, en buena lid, que deseo con toda mi alma que lo logrado para entonces sea muy difícil de revertir, y que el país no retroceda a los inmundos y tristes tiempos en que dominaba la mafia del poder”.

En torno a ese posible retorno de priistas o panistas en las próximas elecciones, apuntó: “La sociedad estará más consciente, no creo que quiera regresar a la pesadilla de la política neoliberal y al predominio de un grupo que se sentía amo y señor, pero el derecho a elegir es consustancial a la democracia. No soy partidario de que se avance en lo social y se retroceda en lo político. Quiero el bienestar con democracia, justicia con libertad, porque la libertad a secas se puede convertir en la libertad del zorro en el gallinero”.

“Lo que decida la gente. En mi interior, deseo que no se pueda dar marcha atrás, pero todo puede suceder: como se dice en el beisbol, se acaba hasta que se acaba”.

—Pudiera pensarse que basta con que Andrés Manuel esté seis años, pero es un proyecto, ¿no?

—Sí, pero van a quedar las bases, los cimientos: por ejemplo, vamos a desterrar la corrupción, eso lo vamos dejar. También dejaremos una práctica de gobierno austero. Ya toda la parafernalia de poder se volverá anécdota, de cómo utilizaban los helicópteros hasta para ir al golf. Eso no se borrará. Tampoco lo de los contratos, las compras.

Otros de sus legados, describió, serán la división y el equilibrio entre los poderes, el hábito democrático para evitar la entrega de despensas y el tráfico con la pobreza de la gente, así como la negativa a orquestar fraudes electorales.

“¿Cómo le van a dar marcha atrás a eso? Estará muy difícil, por eso andan desesperados. Ya no hay en el conservadurismo políticos con doctrina, como antes; podía uno estar en contra del pensamiento de Gómez Morín, por ejemplo, pero era un hombre con pensamiento y doctrina. ¿Qué son ahora? Nada. Todo es pragmatismo, todo es oportunismo, buscar la forma de sacar provecho en lo personal, los mueve el individualismo.

Imprimir