Estado mexicano se disculpa por asesinato de estudiantes del Tec | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Estado mexicano se disculpa por asesinato de estudiantes del Tec

La titular de Segob ofreció una disculpa pública por el homicidio de los alumnos a manos de elementos del Ejército Mexicano en 2010

Estado mexicano se disculpa por asesinato de estudiantes del Tec | La Crónica de Hoy

La titular de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, ofreció una disculpa pública a los familiares de Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo, ambos estudiantes de excelencia del Tecnológico de Monterrey, quienes perdieron la vida el 19 de marzo de 2010 a manos de elementos del Ejército Mexicano, en el estado de Nuevo León.

“A nombre del Estado mexicano les ofrezco un disculpa pública por la violación a sus derechos en el marco del uso excesivo de la fuerza, por el que fueron privados de la vida sus hijos Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo por elementos del Ejército mexicano”, señaló Sánchez Cordero.

En el acto de disculpa pública, la funcionaria federal fue contundente: “de manera clara y tajante: Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo, eran estudiantes de excelencia del Tecnológico de Monterrey, no sicarios”, y por ello,  vía su conducto, dijo, el Estado mexicano hace el compromiso de garantizar la reparación integral del daño que provocaron las autoridades desde el 19 de marzo del 2010.

Asimismo, reiteró el compromiso de implementar las medidas que aseguren la no repetición, para que los hechos que violentaron sus derechos humanos no vuelvan a suceder, a ninguna, a ninguna otra persona en nuestro país.

Sánchez Cordero refirió que en la recomendación 45/2010 emitida por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), se observó la existencia de diversos obstáculos y la falta de colaboración en la investigación que llevó a cabo el organismo, así como para acceder a los expedientes y la información por parte de la Fiscalía General de Justicia de Nuevo León, de la entonces Procuraduría General de la República y de la Procuraduría de Justicia Militar.

“Hay evidencias —añadió— de que hubo un uso arbitrario de la fuerza por parte del Ejército”.

En su oportunidad, el ombudsman nacional, Luis Raúl González Pérez, dijo que el organismo que encabeza acreditó que los estudiantes no portaban armas, ni pertenecían al crimen organizado como sostuvo la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), además de que el lugar de los hechos fue modificado y se les colocaron armas para alterar la escena.

Sánchez Cordero, sostuvo que en este nuevo gobierno,  “la defensa y la promoción de los derechos humanos es una prioridad, tanto en la política interior como en la exterior, por lo que se debe garantizar el derecho a la memoria, el derecho a la verdad y el derecho a la justicia”, se debe hacer efectiva la reparación del daño a las víctimas, advirtió,  y hacer posible la no repetición de estos graves y muy lamentables hechos.

El comisionado ejecutivo de Atención a Víctimas, Jaime Rochín del Rincón, insistió en que dentro del cúmulo de violaciones de derechos humanos cometidos en contra de estos jóvenes, existe una particularmente ofensiva para sus padres: el enlodamiento de los nombres de sus hijos, ya que a fin de ocultar la gravedad de sus hechos, los responsables pretendieron deshacerse de aquellos nombres y cambiarlos por el título de sicarios, pese a que Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo no eran sicarios: eran estudiantes de posgrado, estudiantes de excelencia.

Imprimir