“Pemex requiere recuperar grado de inversión positivo; el gobierno lo sabe y actuará” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

“Pemex requiere recuperar grado de inversión positivo; el gobierno lo sabe y actuará”

México aún está lejos de perder el grado de inversión, sin embargo, Pemex se encuentra en una situación más frágil; las medidas anunciadas hasta ahora no parecen ser suficientes para revertir los dos grandes problemas que enfrenta la empresa: el excesivo endeudamiento y el declive de la producción petrolera, dice Eduardo Osuna Osuna, director general de BBVA-Bancomer, en entrevista.

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Eduardo Osuna Osuna, vicepresidente y director general de BBVA Bancomer, señala que es un imperativo evitar que Pemex pierda el grado de inversión otorgado por las calificadoras; en contra de la actitud pública mostrada en ocasiones desde el Gobierno de la República y el partido Morena, piensa que el Gobierno lo tiene claro y espera que se anuncie un plan para actuar en consecuencia.

El ingeniero mecánico-eléctrico por la Universidad La Salle, con una especialización en la Escuela de Negocios de Columbia aborda además el tema de las comisiones a clientes. Señala que es algo que será retomado por el Senado y, a partir de una propuesta  ya consensuada, se logrará a la postre una nueva regulación, el objetivo  será transparentar el cobro de los servicios.

—¿Cuáles son los riesgos  en un ambiente donde la perspectiva de las calificadoras es negativa?

—No hay que perder de vista que las evaluaciones crediticias constituyen un elemento fundamental para la toma de decisiones de los inversionistas. En este sentido, debemos considerar las alertas que envían las calificadoras y tomar acciones sobre ellas. 

Es relevante hacer énfasis en que México aún está lejos de perder el grado de inversión; sin embargo, Pemex se encuentra en una situación más frágil; las medidas anunciadas hasta ahora no parecen ser suficientes para revertir los dos grandes problemas que enfrenta la empresa: el excesivo endeudamiento y el declive de la producción petrolera.

Es un imperativo evitar que Pemex pierda el grado de inversión, ya que ocasionaría serios problemas en la economía del país; me parece que el Gobierno lo tiene claro y esperamos que en las próximas semanas se anuncie un plan para reducir de manera gradual la carga fiscal de la empresa y, por otro lado, reanudar las alianzas con empresas privadas (farmouts) para detonar la inversión y detener la caída de la producción petrolera.

—¿Qué tan fuerte será la contracción del crédito en términos porcentuales y qué sectores impactará?

—Hay que hacer notar que, aunque se prevé una desaceleración económica, que no es un tema menor, la economía crecerá y en ese sentido nosotros estaremos capitalizando las oportunidades que se presenten e impulsando el financiamiento de todo proyecto viable que se nos plantee.

En este contexto, vemos que el consumo privado seguirá siendo uno de los motores de crecimiento más relevantes; hace unas semanas se dio a conocer el Indicador de Confianza del Consumidor que mide INEGI, registrando un máximo histórico en febrero de 2019; además, la inflación se está desacelerando, registrando niveles por debajo de 4% con cifras a febrero; estos factores hacen pensar que veremos una disminución de las tasas de referencia en, al menos, 25 pb hacia la segunda mitad del año. Es así que el consumo privado debería compensar la desaceleración de otros componentes de la demanda.

—¿Hacia dónde se perfila la propuesta de reglamentar y disminuir comisiones bancarias?

—Debemos recordar que las comisiones bancarias son un precio a un servicio otorgado, en donde el mayor componente es el costo real de otorgar dicho servicio.

En una economía con alto efectivo (costo variable) y con desincentivos para utilizar de manera racional la infraestructura, una reducción no estructurada, como en cualquier industria, generaría efectos no deseados como desincentivar el crédito e inhibir las inversiones futuras. La clave es seguir generando condiciones de mayor competencia para que los precios del sistema en su conjunto sigan bajando e impulsar el uso de canales más eficientes (móvil / digital).

Estamos afinando algunos detalles, pero estimamos que se presentará una propuesta consensuada en las siguientes semanas al Pleno del Senado, para su discusión e iniciar con la ruta legislativa que corresponda, para su posterior entrada en vigor. Consideramos que podríamos tener los cambios a la regulación operando hacia los últimos meses de este año.

—¿Cuáles son los avances en la  plataforma de pagos electrónicos?

—El CoDi —plataforma de pagos digital— es uno de los temas en los que hemos trabajado como gremio muy de la mano con Banco de México. Te diría que tenemos en ello poco más de 18 meses. Lo relevante de este trabajo es que ya nos pusimos de acuerdo en tener un solo estándar de QRs, pasando por la carretera de Banxico, con lo que todos los intermediarios jugamos con las mismas reglas.

El QR, además, es un componente clave para la bancarización de las personas, sin duda, pero sobre todo de las Pymes, permitiéndoles acceder a medios de pago electrónicos, lo que contribuirá, en el mediano plazo y alineando los incentivos adecuados de política pública, a disminuir la informalidad de este sector.

—¿Cuál es la participación de BBVA Bancomer en la dispersión de apoyos del gobierno federal?

—Actualmente, somos el principal dispersor de programas sociales del gobierno. Tenemos la manera de llegar a través de la mayor infraestructura física del sector, complementándola con una oferta digital muy potente. Además, aprovechamos la tecnología para asegurar que el programa llega, efectivamente, al beneficiario, a través de la validación de biométricos. En el futuro, seguiremos innovando para hacer más eficiente la entrega de estos apoyos, tanto para el gobierno como para el beneficiario final.

¿QUIÉN ES EDUARDO OSUNA? Eduardo Osuna Osuna —mexicano de nacimiento— cuenta con una larga trayectoria en BBVA Bancomer, que inició en agosto de 1994. Ha sido director general de Hipotecaria Nacional (2006-2010), director general de Banca Comercial (2010-2012) y director general de Banca de Empresas y Gobierno (2012-2015). Es ingeniero mecánico-eléctrico por la Universidad La Salle, con una especialización en fusiones y adquisiciones por la Escuela de Negocios de Columbia. Cuenta también con un máster en Dirección de Empresa.

Imprimir