Para la Conquista se formó un ejército indoespañol, dice Federico Navarrete | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Para la Conquista se formó un ejército indoespañol, dice Federico Navarrete

Coloquio. La mayoría de los soldados indígenas en la tropa, señaló el historiador, no eran simples acompañantes de los españoles.“Eran los encargados de realizar las primeras cargas en las batallas, de construir las fortificaciones, tomar prisioneros y cubrir las retiradas de los españoles

Para la Conquista se formó un ejército indoespañol, dice Federico Navarrete | La Crónica de Hoy

Las estimaciones de que el ejército que destruyó la antigua ciudad mexica de Tenochtitlan estaba compuesto de 200 indígenas por cada soldado español, es un cálculo que comparte el historiador Federico Navarrete Linares. Así lo aseguró ayer durante el coloquio 1519 El encuentro de dos mundos. Homenaje a Miguel León-Portilla.

El también investigador de la UNAM dedicó su ponencia ¿Quién conquistó México? al actuar de los indígenas conquistadores tales como Malintzin y los tlaxcaltecas.

“Matthew Restall, historiador inglés, estima que el ejército que sitió, destruyó y tomó México-Tenochtitlan en 1521 estaba compuesto por 200 indígenas por cada soldado español. Aunque las fuentes históricas del siglo XVI no proporcionan cifras exactas esta estimación no parece exagerada”, dijo Navarrete.

Incluso, añadió, si se adoptara un cálculo más moderado: 100 indígenas por cada español.

“La conclusión es la misma: el ejército que conquistó a los mexicas era mayoritariamente indígena. Por ello, más que hablar de una expedición española es más exacto y justo hablar de un ejército indoespañol”, precisó.

Las dos figuras de indígenas conquistadores más nombradas son Malintzin y los tlaxcaltecas, ambos aliados de los españoles.

“Son las figuras que más han tenido impacto en nuestra memoria histórica. Pero están también los totonacos de Cempoala y muchos otros pueblos. Además, durante el periodo colonial los propios mexicas se unieron a esta figura de conquistadores indígenas y ayudaron a someter a todos los pueblos”, detalla.

Por lo tanto, añadió Navarrete, la mayoría de los indígenas del periodo colonial se hubieran considerado conquistadores y no conquistados.

“Malintzin y tlaxcaltecas apuntaban a un porvenir potencial y deseado. Tlaxcala protagonizó la gran guerra mesoamericana de 1519 a 1541 con el deseo firme de convertirse en el centro del nuevo orden político y religioso”, destacó.

La mayoría de los soldados indígenas en la tropa, señaló el historiador, no eran simples acompañantes de los españoles: “Eran los encargados de realizar las primeras cargas en las batallas, de construir las fortificaciones, tomar prisioneros y cubrir las retiradas de los españoles. Además, las expediciones eran guiadas por exploradores y mensajeros indígenas”.

También sabían evitar los pasos más vulnerables a emboscadas y buscaron a los pueblos amigos que podían dar comida y refugio a las tropas. “El avance respondió a las necesidades de los indígenas más que de los españoles”, dijo.

MITOS. Federico Navarrete comentó durante su ponencia celebrada en el Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM que a la pregunta ¿quién conquistó México? La respuesta no es correcta.

“La respuesta es que nos conquistaron los españoles. Eso es una visión colonialista que se centra en 1519 y 1521. Se basa en un relato que conocemos muy bien: unos cuantos centenares de expedicionarios españoles lograron derrotar en poco más de dos años a un imperio poblado por millones de nativos que tenían a su disposición ejércitos de decenas de miles de guerreros”, apuntó.

Esa visión añade el genio de Hernán Cortés, resaltando sus cualidades y falta de escrúpulos. “Suele añadirse que el imperio mexica fue derrotado por sus debilidades internas y por las fallas de la cultura indígena”.

Eso, dijo el historiador, fue inventado por Cortés en sus cartas de relación para escapar al cargo de traición que pendía sobre su cabeza por desobedecer a Diego Velázquez.

“Los expedicionarios eran, en efecto, un contingente casi exclusivamente de hombres, extremeños y andaluces, en su mayoría analfabetas y con muy escasa educación que habían vivido su vida alejada de los grandes centros culturales de España y Europa de la época”, señaló.

Navarrete los definió como un grupo de ideología anticuada sobre la guerra religiosa porque justificaba atroces actos de violencia contra quienes no compartían sus ideas.

“No es de creer que una veintena de arcabuces y cañones, unas cuantas docenas de caballos y las ballestas dieron suficiente supremacía militar para vencer a los mexicas. Tampoco el triunfo de la expedición  española sobre los mexicas en 1521 no fue la destrucción definitiva del mundo índigena en su totalidad”, comentó.

Esa visión trágica de la conquista, expresó, plantea que tras la derrota militar de un solo imperio los mundos sociales y culturales de todos los indígenas quedaron desarticulados.

La visión de los vencidos obra editada por Miguel León-Portilla en 1959 fue uno de los primeros intentos para comprender el papel que jugaron los pueblos indígenas en la conquista. Esta obra logró que un público amplio comprendiera y conociera el reverso de la conquista”, apuntó.

DUALIDAD. El historiador de la UNAM explicó que en las primeras diez láminas del Lienzo de Tlaxcala se muestran escenas de encuentros y negociaciones, alianzas e intercambios de presentes entre tlaxcaltecas y españoles.

“Sabemos que los tlaxcaltecas se enfrentaron a los españoles en agosto y septiembre de 1519 y sólo se aliaron con ellos cuando les quedó claro la capacidad destructiva de estos invasores; entonces lo mejor era tenerlos de su lado”, explicó.

En ese documento también aparece la representación de Malintzin a quien en opinión de Navarrete debe dejar de asociarse amorosamente con Hernán Cortés.

“Debemos descartar su relación amorosa con Cortés. Plantear esa idea edulcora la relación de estos personajes, además de confirmar la subordinación de la mujer al varón”, precisa.

Al respecto, Navarrete lanzó un planteamiento: la palabra Malinche fue usada para hablar tanto de Malintzin como de Cortés.

“Bernal Díaz del Castillo menciona que los nativos mesoamericanos que interactuaban con los expedicionarios españoles llamaban Malinche a la pareja constituida por Cortés y Marina”, indicó.

Tal vez los indígenas llamaron Malinche a la pareja porque consideraban de verdad que la mujer nativa era tanto o más importante que el varón español, añadió.

La centralidad y mayor tamaño de Malinche en varios historias visuales indígenas indicaría para el historiador que esta mujer fue vista como el rostro y voz “de la pareja que eclipsó al varón español, mudo y desconocido”.

 

►  Federico Navarrete lanzará el 15 de abril el sitio web Noticonquista que reunirá bibliografía sobre la Conquista de México.

 

Imprimir