Los sistemas de salud eficientes requieren de más trabajo fuera de hospitales: Mike Wagner | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Los sistemas de salud eficientes requieren de más trabajo fuera de hospitales: Mike Wagner

La mayor parte de los países busca las ‘intervenciones clínicas’, pero existe un conjunto muy amplio de acciones que no se realizan dentro de los centros de salud y rinden frutos, añade.

Los sistemas de salud eficientes requieren de más trabajo fuera de hospitales: Mike Wagner | La Crónica de Hoy
Wagner afirma que el trabajo fuera de los espacios clínicos reduce los eventos adversos y gastos no programados.

En todo el planeta se comparte la preocupación por hacer los sistemas de salud más eficientes con presupuestos limitados, para esto es necesario ampliar el concepto de atención, hacer más trabajo fuera de los hospitales y aprovechar de manera más eficiente a los trabajadores de la salud que no son médicos ni enfermeras, explicó en entrevista con Crónica el analista de sistemas de salud Mike Wagner, quien ha asesorado en el rediseño de 750 organizaciones de salud en diferentes países y quien visita México para reunirse con médicos mexicanos.

El director ejecutivo del grupo The Advisory Board Company comenzó explicando cómo es la estructura general de los sistemas de salud en el mundo. Dijo que uno de los modos de analizar esos sistemas es desde el punto de vista de quién paga por los servicios de salud, lo cual se puede dividir entre el gasto directo de los ciudadanos o gasto privado, como prevalece en Estados Unidos, en contraste con el gasto gubernamental o público, por medio de reembolsos o sistemas hospitalarios gubernamentales, como ocurre en Europa y parcialmente en México.

“El otro punto de vista desde el cual se puede analizar un sistema de salud es a través de los resultados que se obtienen por cada inversión, es decir la calidad de la atención que reciben los pacientes y que cambia cuando hay diferentes estrategias y toma de decisiones”, indicó el experto en administración, estrategia e innovación. 

Wagner visitó México como invitado al encuentro sobre sistemas de salud sostentibles J&J Value Connections, organizado por Johnson & Johnson Medical Devices (J&J MD), en el cual habló ante médicos y directivos de sistemas de salud sobre cinco principios clave para un sistema de salud eficaz y sostenible: expansión de la definición de cuidado, diseño de múltiples sistemas de cuidado concurrentes, aprovechamiento de la fuerza laboral no clínica, necesidad de un sistema de financiamiento colaborativo e importancia de crear alianzas y/o asociaciones.

“Hasta ahora, la mayor parte de los países entiende el concepto de sistema de salud observando únicamente lo que nosotros llamamos ‘intervenciones clínicas’, pero nosotros lo que planteamos es que si se amplía la mirada hay un conjunto muy amplio de acciones que no se realizan dentro de los hospitales y clínicas y que también tienen impacto en el estado de salud de la población. Le puedo dar dos ejemplos: en Kenya hay comunidades aisladas donde no hay centros de salud públicos, pero hay estéticas comunitarias que orientan y educan a las mujeres embarazadas para tener una buena salud perinatal. También, en Australia, hemos visto que hay tiendas en comunidades apartadas que ya tienen paquetes especiales de alimentos para personas con diabetes, que fueron seleccionados por médicos y ya están empacados y listos en las tiendas, sólo hay que ir por ellos”, dijo Wagner.

Un ejemplo mexicano, comentado por Crónica con Mike Wagner, es el apoyo para transporte público que entrega a mujeres indígenas con Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) el Centro Nacional de Prevención y Control del VIH y el SIDA (Censida).

“Ése es un ejemplo de una inversión que se hace en una acción no hospitalaria, pero que extiende y hace más eficiente el cuidado de los pacientes, pues al pagar el transporte a personas enfermas que provienen de comunidades aisladas se facilita su apego a los tratamientos y se evitan complicaciones más dolorosas y caras que requieren hospitalización”, añadió.

CINCO PRINCIPIOS. Desde el punto de vista de Mike Wagner en casi todos los sistemas de salud ya se están implementando servicios de atención a los pacientes que van más allá del cuidado hospitalario, pero en algunos casos se trata de acciones altruistas, en otros son innovaciones aisladas o falta articularlas y expandirlas a un sistema mayor.

“¿Quiénes están adoptando estos cambios a los sistemas de salud? Puede ser un solo hospital, un sistema de salud municipal, pero también hay quien está intentando adoptar esos avances a nivel de todo un país”, dijo Wagner.

La propuesta de hacer un sistema de salud más sostenible y eficiente puede materializarse trabajando a favor de cinco grandes principios:

1) Extender la definición de Cuidado de la salud. Esto implica reconocer toda la carretera que se transita a lo largo de los procesos de salud y enfermedad —incluyendo variables como dieta, condiciones de vivienda, cercanía o lejanía de los centros de salud— y luego diseñar acciones pequeñas para poder observar e intervenir positivamente en los espacios que actualmente estamos descuidando.

2) Concurrencia múltiple en la atención a pacientes. Este trabajo, que ya realizan varios países con pacientes crónicos, permite que un paciente tenga intervenciones más coordinadas en las que puedan participar, por ejemplo, un cardiólogo, un nutriólogo y un trabajador social, en el cuidado de un paciente con diabetes. Un trabajo coordinado reduce los costos, pero sobre todo reduce el número de pacientes con complicaciones.

3) Utilizar mejor a la fuerza laboral no clínica. Significa revalorar el trabajo de los co-trabajadores de la salud que no son médicos ni enfermeras y tener conciencia, como ocurre en Inglaterra de que estas personas son observadoras de problemáticas que no necesariamente se detectan en la clínica, por ejemplo el abuso físico contra adultos mayores.

4) Está el tema de hacer más eficiente el gasto. Si se trabaja con cuentas separadas o líneas de inversión separadas para ambulancias, laboratorios, camas de hospitalización y equipos quirúrgicos, se llegará a un punto en el que, entre más separado circula el dinero, más difícil es reorientar el gasto y hacer cambios profundos en la manera de invertir.

5) Por último, un sistema de salud sustentable debe reconocer que hay muchos posibles socios y aliados que no estamos considerando. Lo que la experiencia de muchos países indica es que un socio o aliado a favor de la salud puede ser desde un salón de belleza donde se hable a las mujeres de salud reproductiva, hasta los comercios de alimentos donde se informa con claridad el tipo de alimentos que tienen disponibles para personas con necesidades especiales para salud. Ampliar el sistema de salud significa que cualquier actor social es un aliado potencial.

Imprimir