“Los gobiernos que se niegan a revelar la verdad intentan borrar nuestra memoria” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

“Los gobiernos que se niegan a revelar la verdad intentan borrar nuestra memoria”

Exposición: El artista chino exhibe su muestra Ai Weiwei. Restablecer memorias, en el MUAC, conformada por las piezas Retratos de LEGO. Caso Ayotzinapa, una evocación a los 43 estudiantes desaparecidos y Salón ancestral de la familia Wang, que es el recuerdo de la vida en China.

“Los gobiernos que se niegan a revelar la verdad intentan borrar nuestra memoria” | La Crónica de Hoy
Ai Weiwei señala, durante el recorrido por su exposición en el MUAC, que “todo artista es un activista”. (Foto: Adrián Contreras)

Los gobiernos de China, México y de muchos países en el mundo que se niegan a revelar la verdad, a establecer los hechos, aunque hayan ocurrido hace mucho tiempo, es algo que tiene que ver con el intento de robarnos la integridad, de borrar nuestra memoria  para plantearnos una falsedad de nosotros mismos, dice el artista Ai Weiwei.

Es la respuesta del artista chino en torno a la pregunta  sobre cómo el gobierno mexicano quiso, con la presentación de la verdad histórica sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, eliminar de la memoria este hecho. Y precisamente una parte de su exposición Ai Weiwei. Restablecer memorias, que abre mañana al público en el MUAC, es sobre los estudiantes desaparecidos, con el monumento visual Retratos de LEGO. Caso Ayotzinapa (2019) más tres asesinados, ensamblado por estudiantes de la UNAM con un millón de piezas de LEGO y algunos avances de su documental To be, en el cual hablan los familiares, amigos de los alumnos y que está en proceso de construcción. Es como un gran mural colorido, cuyos rostros y nombres de los desaparecidos muestran su vigencia en la memoria.

Sobre esta parte de su exposición, Ai Weiwei cuenta que hace tres años estuvo en México y visitó el MUAC. En ese tiempo inició pláticas sobre la posibilidad de tener una exposición en el museo. “Al principio tenía dudas sobre  qué exhibir. México es un país que siempre me atrae, pero tenía poco conocimiento de éste y entonces requería tener una base de investigación para llevar a  cabo una obra. 

“Tras una serie de pláticas con los padres de los estudiantes desaparecidos  de Ayotzinapa, en Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), decidí  realizar el proyecto y hacer una obra que no fuera superficial, sino que implicara una investigación significativa”.

Porque, explica en conferencia de prensa, “las familias de los desaparecidos  son la gente más inocente, más pura, que he conocido. Ellos están  convencidos de que sus hijos están vivos y están demandado justicia, información y que sus hijos regresen vivos”.

Sin embargo, añade, del otro lado tenemos un gobierno que considera que la vida humana carece de valor. “Evidentemente en el hecho están involucrados el Estado, policías, militares y, sobre todo, hay una negativa absoluta de señalar qué es lo que está pasando, en lugar de plantear respuestas, se ha inventado la falsificación de la llamada verdad histórica”.

¿Por qué  importa esto?, se pregunta Ai Weiwei, “importa porque cada crimen que se produce deja un vacío, y ese vacío es una ofensa contra la dignidad de  los seres humanos. Ese vacío  es el origen del rencor y la violencia”.

Entonces señala: “¿Qué es lo que podemos hacer? Lo que nos toca es demandar información, demandar la solución del caso y trabajar para que estos crímenes dejen de estar impunes.

Las preocupaciones y ocupaciones de Ai Weiwei están enraizadas, como él lo dice, en que “ante todo soy una persona, por encima de lo artístico, pero todo artista es un activista”.

INSTALACIÓN. La muestra se complementa con el Salón ancestral de la familia  Wang, una evocación a la vida en China que fue arrasada tras la Revolución Cultural.

Esta pieza de gran formato es lo primero que mira el espectador al entrar a la sala. Es una estructura de madera de 400 años de antigüedad y perteneció a la familia Wang en el periodo de la dinastía Ming.

Les fue arrebatado durante la Revolución Comunista China pero Ai Weiwei  lo compró y con  varios carpinteros procedentes de China llegaron al MUAC para montarla y evocar que es la memoria de un pueblo que no se difumina.


► La exposición estará abierta del 13 de abril al 6 de octubre, y del 28 de noviembre a marzo de 2020 en el Marco de Monterrey.

 

Imprimir