Odiseo Bichir: “Actuar es un deporte de alto riesgo” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Odiseo Bichir: “Actuar es un deporte de alto riesgo”

Entrevista. El actor expone en esta obra el enorme conflicto que enfrenta el ser humano cuando no encuentra su propia voz interna en la obra Pequeña voz

Odiseo Bichir: “Actuar es un deporte de alto riesgo” | La Crónica de Hoy

Para el actor Odiseo Bichir hacer teatro es una “aventura excitante”, de entrada —dijo— siempre es estimulante encarar un nuevo proyecto, un nuevo personaje, una nueva historia. Aseguró que su motivación profesional no decrece a pesar de los años.

Para él, es divertido y placentero salir de sí mismo, dejar a un lado sus preocupaciones personales: “Actuar es un deporte de alto riesgo que exige mucho a quienes participan en el teatro, pero tiene un magnetismo muy particular: te hechiza”.

En entrevista con Crónica, el actor compartió su pasión y el amor que siente hacia su profesión, agregó que actuar es muy satisfactorio a nivel físico y psíquicamente, sobre todo porque puede expandir sus propias opiniones, ejercitar entre otras cosas la compasión, la empatía, comprender las motivaciones de los personajes, se puede asomar a diferentes universos de historias y la obra teatral Pequeña voz, no es la excepción.

La obra se estrenó hace unas semanas en el Teatro Milán, es dirigida por Alonso Íñiguez, el elenco está integrado por María Penella, Karina Gidi, Odiseo Bichir, Amanda Farah, Sebastián Lavaniegos, Alejandro Morales y Marisol Sánchez Neri.

Pequeña voz aborda la vida de Laura Hoff, una muchacha tímida y callada que a causa de la muerte de su padre se la pasa escuchando discos, los cuales pertenecieron a su progenitor, es así como intenta mantener viva la memoria de su ser querido. En la soledad de su cuarto y al ritmo de las notas Laura manifiesta su talento, esa pequeña voz que era desconocida por ella misma.

Bichir explicó que en esta puesta en escena los personajes hacen su mejor esfuerzo por cubrir los “huecos, los vacíos y las carencias de la existencia humana”.

Indicó que el autor inglés Jim Cartwright expone en esta obra el enorme conflicto que enfrenta un ser humano cuando no ha encontrado su propia voz, cuando todavía no experimenta la libertad, la dicha, el amor completo, genuino, sincero, sin miedo a ser él mismo, sin mentiras, sin engaños, sin simulaciones, sin máscaras…

“La historia juega con el suspenso, porque como seres humanos cuestionamos constantemente si ése es el destino que nos toca vivir. La gran sorpresa es que las respuestas pueden ser infinitas y siempre las buscamos en alguien o en algo como las cartas del tarot, en un consejero financiero, en un consejo de un maestro y todo para que nos dé la respuesta que estamos esperando”, destacó.

“Buscamos esa palabra mágica, queremos obtener la confianza necesaria para liberarnos, pero hay que aceptar que todo eso forma parte de nuestras fantasías humanas, muy legítimas porque nos gusta soñar despiertos, pero en la realidad nos toca a cada uno de nosotros conscientemente dar los pasos en la dirección que pide nuestro corazón. Más allá de los consejos, los ejemplos, las recetas que puedas encontrar en el camino, siempre está tu voz interior más profunda, tu corazón más hondamente palpitando en ti, es quien te conoce mejor que nadie y con el que has estado cada instante de tu vida tanto en público como en solitario. Así que reconócete a ti mismo, respeta lo que realmente quieres ser y hacer con tu vida”.

Pequeña voz refleja esa búsqueda de la identidad y de la voz propia, ha sido un tema que ha rondado en la cabeza del ser humano por milenios: ¿Quién soy? ¿Para qué estoy aquí? ¿Cuál es el sentido de mi existencia? Y si bien las respuestas a estas preguntas radican en el sentido que cada quien les quiera dar, es necesario hacer estas preguntas para encontrar un sentido a la vida.

Bichir reconoció que para encontrar esa voz interna, desde muy pequeño encontró la disciplina adecuada para escucharla: “Mientras yo siga viviendo siempre me preguntaré qué quiero, quién soy y qué estoy dispuesto a hacer para obtener lo que quiero”.

“Sin duda he encontrado esa libertad, me ha hecho muy feliz; he encontrado a lo largo de los años en grandes cantidades alegría, placer, satisfacción de vivir esos momentos de liberación, los cuales han sido fuertes y muy poderosos que inspiran a continuar”, dijo.

Por último, el actor confesó que esos momentos han sido de gran valor para enfrentar los enormes obstáculos. Se siente una persona afortunada porque sí ha podido coleccionar vivencias íntimas, inolvidables, de liberación, plenitud, de luz, amor y  paz.

Pequeña voz estará hasta el 14 de julio en el Teatro Milán (Lucerna 64, esquina Milán. colonia Juárez, Cuauhtémoc). Funciones: viernes a las 20:45 horas, los sábados a las 18:00 y 20:30 horas y los domingos a las 18:00 horas.

Imprimir