Arresto de periodista que investiga la corrupción se vuelve contra Putin | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Arresto de periodista que investiga la corrupción se vuelve contra Putin

La detención arbitraria del reportero, incómodo para el Kremlin —acusado de narco—, pone en pie de guerra a los medios. Golunov es hospitalizado, tras recibir una paliza en la cárcel.

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Hartos de sospechosos asesinatos —como el de la periodista disidente Anna Politkovskaia— y otros crímenes contra periodistas independientes ocurridos bajo el mandato de Vladimir Putin, medios de comunicación rusos iniciaron ayer una insólita campaña para conseguir la liberación del conocido periodista de investigación Iván Golunov, acusado arbitrariamente de tráfico de cocaína y quien ayer fue puesto en arresto domiciliario, tras recibir una paliza en la cárcel.

Golunov, conocido por sus investigaciones sobre la corrupción, fue detenido el 6 de junio tras denunciar la policía que el periodista, de 36 años, portaba varias bolsas con droga en su mochila. El periodista asegura que nunca ha tenido relación alguna con la droga y que los estupefacientes fueron “plantados” por órganos de seguridad afines al Kremlin.

“YO SOY GOLUNOV”. Tres reputados periódicos abrieron ayer sus portadas con un mensaje común: “Yo/Nosotros somos Ivan Golunov”. Las declaraciones de apoyo al periodista llenaron también las páginas de otros medios rusos —tanto regionales como nacionales— acompañadas de exigencias de una investigación imparcial.

“Consideramos que las pruebas que fueron presentadas por la acusación para demostrar la culpabilidad de Golunov no son convincentes y las condiciones que rodean su detención despiertan serias dudas sobre el cumplimiento de la ley durante los procedimientos legales”, dijeron en una declaración conjunta tres grandes diarios: Vedomosti, Kommersant y RBC.

Se trata de una muestra de solidaridad sin precedentes entre los medios liberales rusos, que desde el primer momento hicieron una prioridad de la cobertura del caso, aduciendo que “en el lugar de Golunov podría estar cualquiera”.

Pasado el mediodía, los números especiales de los tres diarios ya se habían agotado en los quioscos de Moscú y San Petersburgo.

En los últimos años, al menos ocho periodistas y activistas rusos han sido detenidos por los mismos cargos que Golunov, entre ellos, el checheno Oyub Titíev, condenado a cuatro años de prisión por posesión de droga en un caso duramente criticado por defensores de derechos humanos.

Imprimir