Incertidumbre en la ciencia se puede revertir: Martínez Palomo | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Incertidumbre en la ciencia se puede revertir: Martínez Palomo

El gobierno federal tiene la oportunidad de fortalecer a las instituciones científicas en vez de destruirlas, dice el investigador emérito del Cinvestav, quien recibió el Premio Carlos Slim en Salud.

Incertidumbre en la ciencia se puede revertir: Martínez Palomo | La Crónica de Hoy
Adolfo Martínez Palomo, Juan Miguel  Pascale, Ricardo Mújica y  Juan Rivera Dommarco, durante el anuncio de los premios. (Foto: AMC)

En 50 años, la investigación científica en México ha pasado momentos difíciles, sin embargo, nunca una incertidumbre como ahora, señaló Adolfo Martínez Palomo, investigador emérito del Centro de Investigación y de Estudios Superiores (Cinvestav), quien ayer fue presentado como uno de los ganadores del Premio Carlos Slim en Salud.

Tan sólo el Cinvestav, dijo, se encuentra en “una situación desastrosa por recortes absurdos” que afectan no sólo a los investigadores, sino a todos los trabajadores. Estamos frente a una situación desoladora”.

En su intento por hacer cambios en el sector, el gobierno puede reforzar a las instituciones científicas en vez de destruirlas, dijo el miembro de El Colegio Nacional y Premio Crónica. Con el trabajo de los legisladores, añadió, y con las buenas intenciones del Ejecutivo se puede cambiar esa incertidumbre por un “momento de renovación de la ciencia del país”. 

Recordó que los recortes y las medidas de austeridad no estaban enfocados a las instituciones académicas no autónomas, adscritas a diferentes órganos de gobierno como el Cinvestav —dependiente de la Secretaría de Educación Pública—, “pero les tocó y están en situación delicada. No obstante, está la oportunidad de revertirlo y hacer algo positivo”. 

En el acto, realizado en un hotel de la capital, Martínez Palomo apuntó que el escenario adverso que enfrenta la comunidad científica se enmarca en el inicio de la administración federal, por lo que aún hay tiempo para recular. “Hay indicios de avances, como el apoyo a la ciencia de frontera; sin embargo, se mantiene la inquietud por una iniciativa de ley —que se presentó en el Senado por la morenista Ana Lilia Rivera—, la cual prácticamente todos los investigadores pensamos que no es lo que necesita el país”.

Agregó que se requiere más diálogo entre las autoridades y la comunidad, e insistió que hay tiempo para revertir las medidas iniciadas “que no fueron pensadas contra de la ciencia”. No obstante, lamentó la proliferación de comentarios negativos sobre los científicos, así como desestimar la importancia que tienen para resolver problemas nacionales. Sin embargo, dijo, “México sólo mejorará a través de la ciencia, no haciéndola a un lado”.

SALUD. Los Premios en Salud otorgados por la Fundación Carlos Slim se otorgan en dos categorías: el Premio a la Institución Excepcional y a la Trayectoria en Investigación. En la primera, el galardón fue para el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud, el cual es el laboratorio nacional de referencia de Panamá y funciona como referencia también para Centroamérica, pues ofrece apoyo diagnóstico y oportunidades de formación y capacitación a científicos de la región.

La entidad científica centroamericana se enfoca actualmente a líneas de investigación en enfermedades transmisibles y no transmisibles, estudios sobre el sistema de salud, encuestas nacionales y desarrollo de nuevas tecnologías e intervenciones. El reconocimiento fue recibido por Juan Miguel Pascale, director de la institución. 

La otra categoría fue otorgada a Martínez Palomo y a otro mexicano destacado, Juan Ángel Rivera Dommarco, director del Instituto Nacional de Salud Pública, de la cual ha sido uno de sus investigadores más importantes en temas de desnutrición y obesidad. Ambos son miembros del Sistema Nacional de Investigadores y de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC).

En su participación mencionó que “vivimos una etapa de retroceso histórico” en la valorización de la ciencia, ya que existen líderes internacionales y amplios grupos de la población que desprecian la evidencia científica. “Líderes que no creen en el cambio climático y que se adhieren a las teorías que relacionan a las vacunas con el autismo; los movimientos antivacunas han generado una remergencia de enfermedades prevenibles que ya habían sido controladas. Nos encontramos en un momento de retrocesos en los logros de la salud pública”. 

Dijo que premios como el recibido reconocen a la ciencia y su aplicación y “son una bocanada de aire fresco y un atisbo de esperanza ante estas manifestaciones de oscurantismo (…). El galardón es un aliciente para quienes nos dedicamos a la generación de evidencia científica que debe ser utilizada en el diseño de políticas públicas y la toma de decisiones”.

Sobre el tema de los recortes a las instituciones de investigación, el especialista puntualizó que sin investigación científica no hay innovación y sin ésta no hay prosperidad —que no se refiere a la que llega a grupos privilegiados—. Sin evidencia científica no pueden existir políticas públicas que nos ayuden a combatir la pobreza y lograr que la salud llegue a los más necesitados. La evidencia científica nos permite alinear todas las acciones para que con base  en experiencias internacionales, se vuelva conocimiento para lograr el bienestar de la población”.

Imprimir