El Patrón recogía ganancias de trata lunes, miércoles y viernes | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 27 de Julio, 2017

El Patrón recogía ganancias de trata lunes, miércoles y viernes

Mario, líder de la red de explotación infantil, asignaba territorios a los niños, dependiendo de su experiencia y edad

El Patrón recogía ganancias de trata lunes, miércoles y viernes | La Crónica de Hoy

Mario, alias El Patrón, acusado de explotar menores de edad, pasaba a la casa en la colonia Ex Hipódromo de Peralvillo los días lunes, miércoles y viernes a recoger el dinero que previamente Isabel, una de las implicadas en la trata, les recogía a los niños que tenía a su cargo.

“El lunes recogía lo de ese día y lo del sábado, el miércoles lo de ese día y lo del martes y el viernes lo de ese día y lo del jueves. Sabemos que es un cabrón pero también que no era culero con los morros”, dijo Fermín, una persona cercana al hombre que pidió ser llamado así por miedo a represalias por parte de Mario.

Crónica denunció que este hombre, quien también se hacía llamar Rafael Mendoza hacía que niños vendieran dulces en una carretilla durante largas jornadas en las colonias Roma y Juárez; sin embargo, los más grandes eran mandados a la Doctores, la Buenos Aires, la Ronda y aquellos que “ya estaban más preparados”, eran consignados a Tepito y la Guerrero.

Los que recorrían las colonias con mayor plusvalía eran los “recién llegados”, ya que todavía no contaban con la experiencia necesaria para lidiar con gente conflictiva.

LAS RUTAS. Mario daba órdenes a Isabel; Carlitos, Hugo y Memo tenían menos de dos meses de haber llegado a la Ciudad de México, los tres se vinieron de su pueblo con la mentalidad de que “en la capital tendremos una vida diferente”.

Como los niños estaban dentro de la categoría de “recién desempacados”, Mario tomó la decisión de que empezaran con una ruta fácil, ya que a su parecer la gente que anda por la Roma, la Juárez y Chapultepec tienen una forma de pensar diferente a los que se podrían encontrar en otras colonias de la delegación Cuauhtémoc.

Alejandro y  María, dos de los primeros en llegar a la Ex Hipódromo de Peralvillo, recorrían la zona.

“Ellos ya estaban aleccionados acerca de las ventas, su historia, la gente y lo que tenían que hacer en caso de que alguien se quisiera pasar de lanza con ellos”.

Vecinos de la casa contaron que muchos de los jóvenes recorrían las colonias que se encontraban cerca de Calzada de Guadalupe  y que era común que hicieran base enfrente de las primarias Leonardo Bravo  y Lisandro Calderón.

 

Imprimir