Seis enormes mentiras que Trump ha dado por verdaderas | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 18 de Noviembre, 2018

Seis enormes mentiras que Trump ha dado por verdaderas

Recurrente. En los últimos meses, el presidente de EU ha dado credibilidad a historias que, para prácticamente el resto del mundo, son falsedades. Pero en realidad esto no es nuevo, su historial es largo, y a continuación repasamos algunos de los episodios más destacados

Seis enormes mentiras que  Trump ha dado por verdaderas | La Crónica de Hoy

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tiene por costumbre exagerar y mentir sobre una gran variedad de asuntos. Antes incluso de pisar el Despacho Oval como presidente, aseguró, a través de su primer portavoz, Sean Spicer, que su inauguración fue la que congregó a más gente en la historia de EU, algo que las imágenes de televisión desmentían de forma inapelable. Corría el segundo día de la era Trump cuando la asesora presidencial Kellyanne Conway acuñó el infame concepto de “hechos alternativos” para defender la mentira de Trump y Spicer.

1 – Obama no nació en Estados Unidos

Pero por supuesto Trump no empezó a mentir entonces. Ni siquiera durante la campaña, cuando catalogó a los migrantes mexicanos como delincuentes y violadores. Una de las primeras pistas sobre lo peligroso que podría llegar a ser su presidencia la dio en 2011, cuando se sumó a la absurda teoría de que Barack Obama no nació en Estados Unidos.

Exigió repetidamente al presidente que mostrara su certificado de nacimiento completo, cosa que finalmente el demócrata hizo. Pero lejos de darse por satisfecho, Trump continuó sembrando dudas al respecto a lo largo de los años. Al poco de entrar en la Casa Blanca, se negó en una entrevista a responder si creía que Obama nació en EU; su gabinete le obligó a emitir un comunicado afirmando que sí lo cree, pero a finales de 2017, The New York Times reportó que el presidente sigue insistiendo con sus dudas, ahora de puertas adentro.

Un estudio publicado en 2014 por el científico político Philip Klinker demostró que creer en este tipo de cuestionamientos, definidos en inglés como “birtherism” (algo así como ‘nacimientismo’), está fuertemente ligado al “resentimiento racial”, es decir, a ser racista.

2 – El príncipe heredero saudí no sabía nada de Khashoggi

Este pasado 2 de octubre, el periodista saudí Jamal Khashoggi desapareció en el consulado de su país en Estambul. El reino saudí afirmó que sí había salido por su propio pie, pero con el paso de los días fue evidente que en realidad había sido asesinado.

Cuando la presión fue insoportable, Riad afirmó que la muerte fue un accidente durante un interrogatorio que salió mal, y que el príncipe heredero, y mandatario en la sombra, Mohamed bin Salman, no sabía nada del tema, algo a lo que Trump dio total credibilidad, y que los autores debían ser asesinos solitarios. Concretamente, 15 asesinos solitarios que viajaron a Estambul el mismo día de la desaparición, y entre los que figuraba el jefe de los servicios forenses saudíes, muy cercano a la casa real de los Saud.

3 – Rusia no interfirió en las elecciones de 2016

No es ningún secreto que Trump siente simpatía por el autócrata presidente ruso, Vladímir Putin. Desde el inicio de su mandato se mostró cuanto menos reacio a aceptar lo que sus servicios de inteligencia le decían: Moscú interfirió en las elecciones.

Pero el culmen de la adoración ocurrió este julio, cuando Trump viajó a Finlandia para reunirse con Putin, y en una rueda de prensa conjunta y ante el mundo entero, dijo que el ruso le había asegurado que él ni sabía ni hizo nada, y que le creía. El esperpento fue de tal magnitud que nada más aterrizar su gabinete le obligó a recular, pero al día siguiente Trump volvió a las andadas y reafirmó su postura inicial.

4 – El juez Kavanaugh no es un abusador sexual

Cuando la doctora en psicología Christine Blasey Ford compareció ante el comité judicial del Senado de EU y relató de forma detallada, con verosimilitud y credibilidad, cómo el juez Brett Kavanaugh abusó de ella durante una fiesta en 1982, el mundo se estremeció. Hasta Fox News dijo que el testimonio de Ford era un “desastre para los republicanos”.

Poco después, el magistrado salió a la palestra y lo negó todo con vehemencia, agresividad y tics nerviosos. No cabe duda de que Blasey Ford no ganaba nada con mentir (de hecho la acosaron en su casa y tuvo que mudarse) y que Kavanaugh tenía todo que perder si admitía la acusación. Aún así, Trump le creyó con fe ciega, le ensalzó públicamente y lo mandó al Tribunal Supremo.

5 – Suecia sufrió ataques terroristas en 2017

En febrero de 2017, Trump tuvo su primer conato de conflicto diplomático cuando en un mitin en Florida dijo que el día anterior había ocurrido un atentado terrorista en Suecia, cosa que era falsa. La afirmación dejó a medio mundo estupefacto, y si la cosa no pasó a mayores fue porque el gobierno sueco se lo tomó a broma. El exprimer ministro Carl Bildt se preguntó en Twitter que qué demonios había estado fumando Trump. Literalmente.

Ante el ridículo evidente, el presidente razonó también en la red social que su absurda teoría la había sacado de un programa en Fox News. El presidente no dio más explicaciones, pero hay que suponer que se refería a una aparición del documentalista conservador Ami Horowitz la noche anterior, para hablar de la relación entre la acogida de refugiados y migrantes y la criminalidad en Suecia.

6 – El cambio climático es un cuento chino

“El concepto de cambio climático fue creado por y para China con el objetivo de restar competitividad a las industrias de EU”, tuiteó Donald Trump en noviembre de 2012. Aunque no es el inicio de la verborrea del actual presidente contra toda la evidencia científica del mundo, es seguramente el punto más absurdo de la misma, si bien años después, durante la campaña electoral, aseguró que cuando dijo que China lo inventó, estaba bromeando.

La realidad es que Trump ha insistido durante años que el cambio climático es una mentira. Se basa casi siempre en noticias sobre frío récord o nevadas inusuales alrededor del mundo, porque no alcanza a comprender que el calentamiento global no sólo trae calor, sino un clima cada vez con más extremos. Y aún así, afirma que sabe mucho del tema. Como casi siempre con casi todo. Recientemente, aseguró que sí cree en el cambio climático, pero que duda que sea efecto de la acción humana.

Imprimir