Con huevos de gallinas ultralimpias se combate la influenza | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 18 de Noviembre, 2018

Con huevos de gallinas ultralimpias se combate la influenza

El reto hoy es fabricar la vacuna con los virus circulantes: “los dos de tipo A y los dos de tipo B, para contener este virus que está mutando todo el tiempo y además es de fácil contagio

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

A cien años de descubrirse el virus de la influenza, y luego de que ocasionara una gran pandemia en 1918, el mundo sigue enfrentándose a éste, aunque ahora con un mayor conocimiento y capacidad para la fabricación de vacunas.

En la actualidad, sabemos que el virus de la Influenza A se divide en subtipos: H1N1 y H3N2. Y el de la Influenza B, con dos principales linajes: Yamagata y Victoria, cuyos descubrimientos permitió pasar de la vacuna monovalente a la bivalente, la trivalente y la tetravalente, esta última ataca los cuatro subtipos.

Con la cercanía de la temporada invernal comienza la campaña de vacunación contra este virus –la cual inició el pasado 15 de octubre y concluirá el 15 de marzo próximo-, para la cual, la Secretaría de Salud del gobierno federal informó que se tiene previsto aplicar 30 millones de dosis.

Esta campaña inicia dos meses antes de que inicie el invierno, debido a que la vacuna no es mágica, hay que aplicarse la dosis de preferencia en octubre o noviembre, porque lleva 15 días empezar a tener anticuerpos y 28 días más para considerarnos protegidos. De esta manera, aunque la vacuna no evita el contagio, sí permite que el sistema inmune esté más preparado y el virus ataque con menor impacto.

Sin embargo, poco se sabe que detrás de cada pequeño frasco hay ocho meses de arduo trabajo e investigación, después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) emite la recomendación de las cepas que deberán incluirse en las vacunas para cada región del mundo.

Durante un recorrido por la planta de producción de vacunas de los laboratorios Sanofi Pasteur-México, ubicadas en Ocoyoacac, Estado de México, la doctora Patricia Cervantes, directora Médica Regional para Influenza de esa empresa, resalta que el reto hoy en día es fabricar la vacuna con los virus circulantes: “los dos de tipo A y los dos de tipo B, para contener este virus que está mutando todo el tiempo y además es de fácil contagio.

LOS DATOS. Destacó que datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierten que al año, en todo el mundo, entre 20 y 30 por ciento de los niños contraen influenza. En los adultos es de  entre 5 y 10 por ciento; mientras que en casos graves de hospitalización la cifra es de cinco millones de personas, y alrededor de 650 mil personas al año pierden la vida por este contagio.

Resaltó que datos estadísticos de México señalan que entre 2010 y 2016 se encontró que de casos reportados de influenza 77 por ciento no habían sido vacunados y 85 por ciento de las defunciones tampoco se habían vacunado, lo cual, advirtió, da la idea de la importancia de vacunarse.

EL HUEVO. Griselda Arteaga, líder de producción de Sanofi, recordó que fabricar la vacuna es una “carrera contra el tiempo”, al trabajar con embriones, huevos puestos por gallinas SPF, es decir, libres de patógenos específicos, para que la vacuna sea eficaz y segura.

Con distribuidores especiales, detalló, al día reciben más de 200 mil embriones y se realizan 22 procedimientos especiales para la fabricación del granel de antígeno monovalente, el cual es enviado a Francia para la formulación, llenado y empacado de la vacuna y regresa al país, ya como producto terminado y es analizado por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para que pase todos los estándares de calidad y posterior distribución y aplicación.

Para fabricar un solo lote (aproximadamente de un millón de dosis) de antígeno monovalente se requiere de 11 a 14 días. “La carrera contra el tiempo es porque nosotros fabricamos alrededor de 150 lotes, para tener cerca de 30 millones de dosis por año. Este proceso de fabricación inicia en enero, y hacia julio-agosto ya debemos tener todo el granel de antígeno y enviarlo a Francia”.

EL INGRESO. Para el ingreso a las instalaciones, Arteaga González señaló las recomendaciones que debieron seguirse puntualmente: sin objetos personales (aretes, joyería) ni ningún tipo de alimento ni bebida, así como usar un uniforme especial que la empresa proporcionó (zapatos especiales, protectores de zapatos y cofia), al tiempo que las cámaras fotográficas, de video y celulares fueron ingresados por un esclusa especial para ser desinfectados.

En cuanto el huevo llega a la planta, entra a un cuarto caliente que está a 34 (más-menos dos grados a temperatura de incubación), para mantener vivo al embrión y se le hace una ovoscopía -revisión con una luz especial y verificar que es viable, que está en edad ideal (de 11 días, aunque se pueden usar de entre 9 y 13 días)- y es inoculado con el virus, para ser incubado, y que el virus se replique en el embrión. Durante todo el proceso se utilizan alrededor de 17 soluciones desinfectantes y que permiten mantener al virus en las condiciones más adecuadas.

Una vez que se ha enfriado el embrión, se le extrae el líquido circundante, donde está el virus y se obtiene el líquido alantoideo. El virus todavía está activo y no está completamente puro, es en este momento en el cual se desechan los embriones, que son deshidratados y manejados como residuo biológico infeccioso,  de acuerdo con la especialista.

En la etapa de purificación, en centrifugadoras, se retiran todas las proteínas que no sirven, como olmo albúmina (proteína del huevo) y queda el virus
completo. 

Otra parte del proceso es separar al virus de proteínas de superficie y varios más, hasta llegar a la etapa de filtración, que  sólo permite pasar a los antígenos y retiene toda la contaminación microbiana que pudiera haber, la cual facilita tener el antígeno monovalente estéril y puro, el cual es envasado en tanques de acero inoxidable almacenado en  una cámara a temperatura de 5 más-menos 3 grados y luego es enviado a Francia para ser empacado y sellado, y a su regreso es avalado por la Cofepris, para su distribución.

Las vacunas que fabrica Sanofi son para México, y hasta este año se obtuvo la vacuna trivalente, y la tetravalente todavía no se produce en nuestro país, aunque este laboratorio posiblemente pudiera iniciar el proceso para el próximo año, pero es una decisión que corresponderá al corporativo, con base en lo que decida la Organización Mundial de la Salud.

En enero comenzarán a  trabajar en la vacuna para la campaña de 2019, una vez que la OMS emita su recomendación de los virus que deberán incluirse.

 

 

Población en riesgo

 

*Los grupos vulnerables de la población que deben ser vacunados, en primer lugar, son: menores de 5 años, personas asmáticas, ya que 23% de ellos que enferman de influenza se hospitalizan), personas con padecimientos del corazón y pulmonar (casi el 50% van a dar al hospital), mujeres embarazadas (45% se hospitalizan), obesidad de tercer grado (35%).

 

*La vacuna de la influenza ha demostrado efectividad, hasta en un 78 por ciento de los casos en niños vacunados para evitar que desarrollen neumonía.

*Las mujeres embarazadas que no se vacunan y enferman de influenza tienen 7 veces más probabilidades de ser hospitalizada, cuatro veces más riesgo de morir, y cuatro veces más de que el bebé sea prematuro.

 

*Si la madre se vacuna, seis de cada 10 niños nacidos estarán protegidos durante sus primeros seis meses de vida.

 

*Personas diabéticas tienen seis por ciento más probabilidades de ser hospitalizadas cuando han sido blanco del virus de la influenza y el mismo riesgo de morir.

 

*Personas con enfermedad cardiovascular, infartos o angina de pecho y enferman de influenza, tienen 5 veces más riesgo de tener un infarto al mio cardio y hasta dos veces mas de tener enfermedad cerebro vascular.

*Los adultos mayores de 65 años y más son mucho más susceptibles de ser atacados por ualquier enfermedad contagiosa y deben vacunarse lo antes posible.

Tomar esta medida contrarresta el retraso en la reacción del sistema inmune, de acuerdo con los expertos.

 

Imprimir