Las obras de teatro que se robaron los reflectores en el 2018 | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 18 de Enero, 2019

Las obras de teatro que se robaron los reflectores en el 2018

Crónica selecciona un puñado de títulos que forman parte de una de las carteleras más importantes del mundo

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

En una entrevista reciente, la directora, dramaturga y activista Ana Francis Mor ofreció una declaración tan atrevida como certera: “México tiene la mejor cartelera teatral en su idioma”. Esa cita llega a colación para exponer la dificultad de escoger año con año a las mejores obras de la cartelera nacional.

Este 2018 será recordado en este sector como aquel en el que algunos foros se consolidaron como grandes recintos de emociones, en una cartelera cuya mayor característica es la de su diversidad temática. Este año la misma comunidad se reconoció con la realización de la primera edición de los Premios Metro. También será el año recordado por el cierre del Foro Shakespeare.

Antes de comenzar el conteo, vale la pena reconocer el paso de dos espectáculos de clown extranjeros que simplemente fueron experiencias maravillosas. Por un lado el siempre conmovedor y desgarrador Slava’s Snow Show, de Slava Polunin, que regresó para presentarse en el Centro Cultural Teatro 2, para revivir ese espíritu infantil a través de un viaje de ensueño en el que se mueve el trágico payaso amarillo. Por el otro, también la obra Bianco su bianco, de Daniele Finzi Pasca, en la que se toma el concepto de la luz para hacer un viaje sensorial, como cuando uno se despierta de un sueño hermoso.

La nostalgia de las pequeñas cosas. Dirigida y escrita por Ángel Luna Flores, en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico. Una propuesta cuyo mayor valor radica en su reflexión sobre lo perdido, sobre la trascendencia de la memoria en la vida, a través de la búsqueda personal de unos personajes que entrelazan sus historias en un lugar donde todo lo perdido puede ser encontrado.

El hombre de la mancha. Del dramaturgo Dale Wasserman, basado en la obra de Miguel de Cervantes Saavedra, Don Quijote de la Mancha, bajo la dirección de Mauricio García Lozano, en el Teatro San Rafael. Muestra del gran momento que viven los musicales, no se trata de un mero espectáculo sino de una propuesta reflexiva. Una impresionante obra que encumbra la nobleza y el idealismo.

Las tres hermanas. Adaptación y dirección de Diego del Río, sobre la obra de Anton Chejov, en el Teatro Milán. Hacia el final del año Del Río regresa con esta elegante puesta en escena, meses después de haber estrenado El Río. En Las tres hermanas ofrece un espectáculo actoral como pocos los que se han visto en el año, de este clásico.

La obra que sale mal. Dramaturgia de Henry Lewis, Jonathan Sayer y Henry Shields, traducida por Jerónimo Best, bajo la dirección de Mark Bell, en el Teatro del Centro Cultural Helénico. No hubo en el año una puesta más divertida que ésta. Una obra maestra de las equivocaciones, es la historia de un grupo de actores amateur que intentan llevar adelante una puesta en escena.

El bien del país. Texto de Timberlake Wertenbaker, traducido por Héctor Pascual, bajo la dirección de Zachary Fine, en el Centro Cultura Teatro 2. De la camada de producciones del Foro Shakespeare que se reubicaron con la ayuda de Alejandro Gou. Una reflexión histórica sobre el valor del teatro en contextos hostiles, narra cómo un grupo de convictos monta la primera obra de teatro representada en Sídney en 1788.

El plan. Dramaturgia de Ignasi Vidal, bajo la dirección de Sebastián Sánchez Amunátegui, en el Foro Lucerna. Una de las más gratas sorpresas del año fue esta propuesta protagonizada por Alfonso Borbolla (una de las mejores actuaciones del año), Alonso Íñiguez y Pablo Perroni. Una historia sobre las expectativas sociales de los hombres, sobre la amistad y las crisis emocionales. Impactante final.

La divina ilusión. Texto de Michel Marc Bouchard, traducido y dirigido por Boris Schoemann, en el Centro Cultural Teatro 2. Otra de las grandes actuaciones del año en el trabajo que hace Pilar Boliver en la piel de la legendaria actriz Sarah Bernhardt y su presentación en la ciudad de Quebec a principios del siglo XX. Una impactante obra sobre el poder del teatro como un acto de denuncia a los abusos de la Iglesia.

Wenses y Lala. Escrita, dirigida y actuada por Adrián Vázquez, acompañado en el escenario por Teté Espinoza, en La Teatrería. Una obra hecha con mucho corazón. Una historia onírica y conmovedora de esta pareja que se conocen desde pequeños y se prometen estar siempre juntos, para dejarnos una sensación bella y una reflexión profunda acerca del amor y la lealtad.

El hilador. Escrita y dirigida por Paula Zelaya Cervantes, en el Centro Cultural Teatro 2. Una divertida e imaginativa historia de amor contada con humor negro, sobre una pareja que sólo puede estar junta cuando alguien muere, porque él hombre es asistente de la muerte. Con un toque realista, pero con una mirada utópica, es una hermosa carta de amor… al mismo amor.

Puras cosas maravillosas. Dramaturgia de Duncan Macmillan y Johnny Donahoe, bajo la dirección de Sebastián Sánchez Amunátegui. En los últimos años este monólogo protagonizado por Pablo Perroni ha sido uno de los preferidos del público mexicano, con toda justicia. La historia de un hombre que para lidiar con un intento de suicidio de su madre comienza a hacer una lista de las cosas por las que vale la pena vivir.

Menciones especiales para La sociedad de los poetas muertos, Emilia y su globo rojo, Dogville, La metáfora de las aves y Consígueme otra vida.

Imprimir