La Esquina

La inseguridad no cede, el Plan de Negocios de Pemex no convenció, la deuda por cancelar el NAIM es alarmante, así como los riesgos de una recesión. Estos temas sí son preocupantes. Ésas son las prioridades del país. Pensar en reformar la Constitución para que ningún funcionario público tenga un salario “inmoral” superior al del Presidente, puede esperar. Hay prioridades.

Periódico Impreso