Gimnasio en casa; una alternativa para tu salud

2016-03-08 09:09:06

Puedes comenzar a ejercitarte una hora dos veces por semana

Es muy común que en los primeros meses de cada año  el crear un buen hábito en nuestras vidas sea uno de nuestros principales deseos, y regularmente inscribirnos a un gimnasio es de las primeras  cosas que hacemos.

Sin embargo, la mayoría de las veces ese deseo por mejorar el aspecto físico y sobre todo nuestra calidad de vida, se esfuma por diferentes factores que hacen imposible seguir en el gimnasio y por lo tanto desertar.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) señalan que la principal causa de la ausencia de alguna actividad física es la falta de tiempo, así como la fatiga post trabajo.

Y si se toma en cuenta el hecho de que la mayor parte del tiempo los gimnasios se encuentran sobresaturados y con poco espacio para realizar los ejercicios, la idea de tener un lugar en el hogar para ejercitarte es muy viable.

Son muchas las  razones para tener un gimnasio en casa y cualquiera que sea el motivo, el tener uno te da la oportunidad de maximizar el potencial de tus entrenamientos, es por eso que te daremos algunos consejos para que comiences a construir el tuyo.

- Escoge el lugar correcto:  Debes ser consiente del tamaño que dispones en casa para poder poner tu gimnasio. Puedes tomar en cuenta espacios como una habitación o el patio, siempre y cuando se encuentre cubierto. No olvides ambientar el lugar con música, espejos y que haya una buena iluminación.

- ¿Qué debes tener? Pregúntate cuáles son tus prioridades y sobre todo, cuál es tu presupuesto. Entre las máquinas más importantes que puedes adquirir están las de resistencia, como la de remo, así como las bicicletas estáticas, que sirven para entrenar el sistema cardiovascular y al mismo tiempo las piernas. “Antes de hacer cualquier elección, es importante recibir asesoría profesional tanto financiera como en fitness de acuerdo a tus necesidades” explica Leopoldo Torres, director de Precor para Latinoamérica.

- Complementa tu gimnasio: No es necesario llenarte de máquinas costosas. Tener un gimnasio en casa no significa que tengas que gastar tu fondo de ahorro; recuerda invertir de manera inteligente. Puedes completar tu gimnasio añadiendo artículos fáciles de conseguir pero que te serán muy útiles, como pesas, mancuernas, pelotas estabilizadoras, tapetes para yoga, discos, barras y bancos.

- Programa tus entrenamientos: ¡Haz que valga la pena! Una vez que ya tengas todo lo necesario para comenzar a ejercitarte en casa, el siguiente paso es organizarte. Avísa a familiares y amigos que estarás ocupado por unas horas al día, así hay menos posibilidades de que desatiendas el tiempo destinado a tus rutinas.

Puedes comenzar a ejercitarte una hora dos veces por semana e ir subiendo progresivamente la cantidad de días que le dedicarás a tu entrenamiento.

 
Todos los derechos reservados ® cronica.com.mx
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS