Metrópoli

Cártel Jalisco Nueva Generación opera desde La Nopalera donde lo hacía "El Ojos"

Javier, es el cabecilla que el grupo delincuencial puso al frente de Tláhuac; el hombre opera el tráfico de droga que proviene de Puebla y Veracruz

delincuencia 

Operativo donde fue abatido El Ojos

Operativo donde fue abatido El Ojos

Cuartoscuro

El Cártel Jalisco Nueva Generación aprovechó la disputa del territorio tlahuense entre los hijos de Felipe de Jesús Pérez Luna, alias “El Ojos”, para adueñarse de la plaza; ahora la célula delictiva jalisience opera desde la colonia Nopalera en una casa de seguridad que está a dos calles de donde estaba el centro de operación del líder de Tláhuac.

Felipe tenía una de sus casas de seguridad en la calle Falstaff; incluso su velorio se llevó a cabo en dicha calle en su cruce con Juan Bautista, ahora, el CJNG opera en Elixir de Amor.

Velorio de El Ojos en La Nopalera

Velorio de El Ojos en La Nopalera

Especial

La demarcación del oriente de la capital era operada por “El Ojos”. A su muerte cinco de sus hijos comenzaron una pelea, incluso desde el interior de diversos centros penitenciarios, para mantener el control y poder asumirse como la cabecilla de la organización que quedó sin liderazgo tras la muerte de Felipe.

A cuatro años de que fuera abatido por la Marina en un operativo donde hubo 8 muertos, los hijos de “El Ojos” perdieron poder oportunidad que no desaprovechó el Cártel Jalisco Nueva Generación para hacer su aparición.

Javier Acosta, mejor conocido en el mundo del crimen organizado como “El Ahorcado”, es el nombre del cabecilla que el cártel jaliciense puso al frente del brazo que se instaló en La Nopalera; el hombre llegó en enero del 2021 y entabló una relación con Liliana Pérez Ramírez, hermana de “El Ojos” con quien acordó la operación del territorio.

Liliana le cedió, de primera instancia, la plaza de Miguel Ángel, alias “El Micky”, hijo de Felipe y quien fuera detenido hace unos años en Acapulco por el delito de homicidio culposo. El joven opera desde el reclusorio y al no tener presencia en Tláhuac su tía otorgó uno de sus territorios.

No obstante, Javier amplio de manera sigilosa pero rápida su poder y ahora opera en Miguel Hidalgo, La Estación, Nopalera, La Conchita, Ampliación la Conchita, Zapotitlán, Tulyehualco, San Pedro Tláhuac y hace unos días sus gatilleros llegaron a San Juan Ixtayopan.

Fuentes cercanas al cártel de Tláhuac confesaron que Liliana se encuentra escondida ya que la Familia Michoacana, célula delictiva con la que “El Ojos” operó desde el año 2000 cuando se articulo su grupo criminal, la está buscando para un ajuste de cuentas por ceder la plaza al CJNG y no mantener los acuerdos que se tenían con Pérez Luna.

La principal labor de Acosta en Tláhuac es vigilar el tráfico de los cargamentos de droga que provienen de Puebla y Veracruz y que entran a la Ciudad de México por Valle de Chalco.

Sin embargo, “El Ahorcado”, ha creado una red de jóvenes que hacen contrapeso a los halcones (adolescentes que manejan un mototaxi en la demarcación) éstos se encargan del cobro de piso a los comercios de la zona.

Además, abrió centros nocturnos que dan apariencia de taquerías pero al solicitar el platillo especial abren paso a tuburios en donde trabajan mujeres que bailan y se dedican a la prostitución.

Javier Acosta está adueñándose de la plaza mientras la disputa entre Karen ("La Princesa"), Miguel Ángel (“El Micky”), Felipe (“El Felipín”), Samantha, Liliana, Alexis y Kevin; los hijos de “El Ojos” continua.