Nacional

Loretta Ortiz, una ministra electa de la Corte que sólo quiere un sueldo que le alcance para sus libros

Catedrática en la Escuela Libre de Derecho, de donde es egresada e institución que le permitió conocer como su maestra al hoy al ministro presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar, deberá confrontar con éste tesis y resoluciones que vayan en el rumbo de las aspiraciones de un país que clama justicia, como en casos de feminicidio

Perfil

Loretta Ortiz Ahlf asumirá como ministra de la Corte el diciembre próximo al lograr la nominación presidencial en una tercera terna en la que venció al maestro Bernardo Bátiz.

Loretta Ortiz Ahlf asumirá como ministra de la Corte el diciembre próximo al lograr la nominación presidencial en una tercera terna en la que venció al maestro Bernardo Bátiz.

Foto: Cortesía

En 15 años, cuando la académica del derecho Loretta Ortiz Ahlf se encuentre en el ocaso de la vida, a sus 81 años de edad, y tenga que colgar la toga que el pasado 23 de noviembre le colocaron 92 senadores –la mayoría de sus excorreliginarios del partido Morena que gobierna México– habrá de concluir con un periodo profesional. En su andar, como uno de los 11 ministros que integran el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), tendrá a prueba lo que se ha impuesto como retos al buscar esta nominación –de la que fue artífice el presidente Andrés Manuel López Obrador al presentarla por tercera vez en una terna–. Uno de ellos, la revisión de sentencias en casos de feminicidios, pero también decidir si su salario debe reducirse por debajo de más de 200 mil pesos mensuales, incluso un sueldo menor al que percibe el Presidente de la República alrededor de cien mil pesos mensuales). "Eso ya se tendrá que ver cuando llegue al cargo. Yo no necesito más que para mis libros".

Crónica rescata una conversación realizada con Loretta Ortiz en su casa en 2019, en su primer intento por llegar al Alto Tribunal del país, cuando había que reemplazar a la ministra Margarita Ramos Ortiz, nominación que le fue concedida a otra Margarita, ésta Ríos-Farjat. Ortiz Ahlf.

Hubo una segunda oportunidad, y los votos entonces tampoco le favorecieron. El pasado martes al conocer que venció por mayoría calificada a Bernardo Bátiz –exprocurador de la Ciudad de México–, entre otros–, la investigadora en derecho internacional y esposa del titular de la Fiscalía Especialidaza en Delitos Electorales, José Agustín Ortiz Pinchetti –que pertenece al íntimo círculo de amigos de López Obrador– escribió en su cuenta de Twitter: "Con gran honor y humildad asumo la máxima responsabilidad de ocupar el cargo de ministra de la @SCJN. Reafirmo mi compromiso por construir una justicia eficiente y cercana a las personas, que asegure la protección efectiva de los derechos humanos. Estaré a la altura del reto".

Loretta Ortiz, maestra en la Escuela Libre de Derecho, de donde es egresada e institución que le permitió conocer como su catedrática al hoy al ministro presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar, deberá confrontar con éste tesis y resoluciones que vayan en el rumbo de las aspiraciones de un país que clama justicia.

En 2019, la exdiputada del PT (2012-2015), dijo a este diario, en el marco de la discusión de la reforma constitucional para crear la Guardia Nacional, que el mando de este cuerpo de seguridad debía ser civil y no militar. A dos años de distancia, el debate vuelve a estar presente por decisión del primer mandatario que ahora quiere modificar la Carta Magna para darle al mando militar el control de la seguridad pública.

Esta vez, Crónica no pudo tener acceso a Loretta Ortiz y consultarla si aún percibe que México se encuentra en un "Estado de excepción", cuando en 2019 hablaba de que delitos como lavado de dinero, narcotráfico, venta de petróleo ilegal, venta de órganos, tráfico de migrantes, trata de niños, niñas y adolescentes son actividades que derivan en atrocidades como el feminicidio y la desaparición de personas. "Esto es el negocio del crimen organizado que tiene en jaque a la justicia mexicana porque la delincuencia permeó a las autoridades".

"Hay un Estado de derecho débil, y se hace esa alusión (el Estado de excepción) porque hay muchísima impunidad. Si hubiera un Estado de derecho los delincuentes estarían cumpliendo una pena y los procesos no se sobreseerían, en el caso de los amparos. Tendríamos a los responsables de cometer los delitos tras las rejas. Ésa es la verdad", dijo entonces Ortiz Ahlf, quien culminará una etapa como consejera de la Judicatura Federal, que señalaba las graves omisiones de los servidores públicos en el ejercicio de sus funciones. "Cuando se debería de continuar con la persecución de un delincuente o tomar las medidas que procedan, según lo dicta el orden jurídico, pues no se toman", reprochaba la investigadora del Departamento de Derecho de la Universidad Iberoamericana.

Y remachaba en que lo más grave es que hay corrupción o que por hacer favores no se actúa bajo el Estado de derecho, percepción que a casi tres años del arribo de la Cuarta Transformación no se diluye.

Crítica de la reforma al artículo 19 de la Constitución en la que se "engendró" la prisión preventiva oficiosa, Loretta Ortiz seguramente deberá analizar sentencias que impliquen violaciones a los derechos humanos, materia esta de la que tiene una maestría en Derechos Humanos con Tesis Laureada por la Universidad Iberoamericana en 1999.

Loretta Ortiz es miembro del Sistema Nacional de Investigadores Nivel III. Es licenciada en Derecho con Tesis Laureada por la Escuela Libre de Derecho en 1978. Tiene una maestría en Derechos Humanos con Tesis Laureada por la Universidad Iberoamericana en 1999. Posee un doctorado en Derechos Humanos y Derecho Comunitario Europeo con Distinción Cum Laude por la Universidad Nacional de Educación a Distancia de España en 2009.

Loretta Ortiz Ahlf –nacida en la Ciudad de México en 1955, un lustro antes que el ministro Fernando Franco González Salas, a quien sustituirá en diciembre próximo– fue integrante del Grupo Redactor de la Constitución de la Ciudad de México de 2016 a 2017. Diputada Federal septiembre de 2012 a 2015. Consejera de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de 2002 a 2006. Consejera Legal del Acuerdo de Cooperación Ambiental del Tratado de Libre Comercio de América del Norte de 1996 a 2006.

Directora Jurídica del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes de 1993 a 1998. Asesora de la Dirección General Adjunta del Banco de México de 1990 a 1993 y asesora del Consultor Jurídico de la Secretaría de Relaciones Exteriores de 1988 a 1990.

Como académica fue docente en la Escuela Libre de Derecho, en la Universidad Iberoamericana, en la Universidad Panamericana y en el Instituto Matías Romero.

También fue docente de la Academia de Derecho Internacional de La Haya, Holanda, y Whittier Law School, en California.

Impartió las asignaturas de Derecho Internacional Público, Derecho de los Tratados, Responsabilidad Internacional, Derecho del Mar, Problemas Actuales del Derecho Internacional I y II, Sistemas Jurídicos de Protección de los Derechos Humanos, Derecho Comparado, Medios Alternos de Solución de Controversias, Derecho de los Migrantes, Casos de Derecho Internacional Público, Seminario de Dirección de Tesis y Taller de Servicio Social. (Con información de Alejandro Páez)