Opinión


El periodismo de Luis Enrique Mercado sigue aquí

El periodismo de Luis Enrique Mercado sigue aquí | La Crónica de Hoy

El pasado 28 de diciembre falleció el periodista Luis Enrique Mercado en su adorado Jeréz, Zacatecas. La noticia nos cayó como un balde de agua fría y nos recordó que la pandemia sigue aquí implacable y dolorosa. 

A su muerte, Luis Enrique Mercado se convierte ya en una leyenda para el periodismo de este país.

Reportero, columnista, director, empresario y amigo de cientos de periodistas, Luis Enrique Mercado fundó el periódico El Economista convocando a un grupo de jóvenes recién egresados de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Sin haber cumplido los 40 años, Mercado insertó al periódico El Economista en la competencia por el mercado de noticias financieras, económicas y empresariales. Su apuesta era la especialización de ese grupo de reporteros.

De allí surgieron columnistas, editores, expertos en ventas de publicidad. Toda una generación de especialistas en prensa económica y financiera. Sirvan estas líneas para recordar a un periodista que, en mi caso, me dio mi primera oportunidad y me inspiró para buscar el otro ángulo de la información.

Mi jefe directo, el periodista Carlos Velázquez, me enseñó a mirar a Luis Enrique Mercado como una referencia obligada de la pasión que un periodista debe imprimir en su trabajo, en cada línea que redacta, en cada asunto que investiga. René Franco, uno de los editores fundacionales del periódico El Economista, dijo que el legado de Luis Enrique Mercado sigue aquí cada vez que uno de los periodistas que formó nos dedicamos a cuestionar cada decisión de política económica, de políticas públicas, de redistribución del gasto que emana de los poderes que deben rendir cuentas al Estado mexicano.

Está aquí cada vez que observamos una colusión perniciosa entre el poder económico y el poder político. Las palabras de Franco me hicieron tanto sentido tras la muerte de Luis Enrique Mercado, el reportero, editor y director general de un diario que hacia periodismo convencido de que no había enemigos, no había buenos ni malos –  sino el ejercicio informativo, la responsabilidad del reportero de investigar y exhibir los hechos sin dogmas o ideologías en medio de la lucha diaria que todos estamos librando por tener un país más democrático y justo.

Como René Franco estoy convencida de que el periodismo financiero de Luis Enrique Mercado sigue aquí.  Mi más sentido pésame a su familia pero especialmente a mi querida Patricia Mercado, la gran colaboradora y cómplice en cada aventura de Luis Enrique Mercado.

El peso bajo presión 

Será en unos días más cuando el Partido Morena en la Cámara de Diputados devele su posición respecto a las reformas a la Ley del Banco de México. En otras palabras, nos informarán si mantienen su posición defensiva contra el Banco de México que encabeza Alejandro Díaz de León. Los analistas y, por supuesto, los inversionistas ya tienen en sus variables esta decisión parlamentaria.

Saben que, cualquier intención de reducir la autonomía del Banco de México, será interpretada como una muy mala señal de politización en las decisiones de política monetaria. Después, la llegada a la Junta de Gobierno del Banco de México de integrantes con mayor cercanía a los círculos políticos del gobierno de la Cuarta Transformación también se observará con lupa y mucho interés.

Este factor preocupa mucho menos porque Gerardo Esquivel, con gran cercanía al movimiento político del Presidente López Obrador, demostró que su trabajo en la Junta de Gobierno responde a la autonomía de la institución. Fue él quien defendió junto con Jonathan Heath, la posición del Banco de México a rechazar la reforma que lo obligaría a asumir riesgos por posiciones de dólares en efectivo provenientes de la banca comercial con problemas para operar con sus bancos corresponsales. Para el Banco de México, el inicio de 2021 y los primeros meses serán complicados.

Necesita fortaleza para mantener un balance sano. Analistas como Adrián de la Garza de Citibanamex anticipan que la debilidad del dólar representará una presión para las reservas del Instituto Central. Banxico tendrá que subsanar pérdidas de ejercicios anteriores, lo que implica que su remanente de operación será menor. Y aquí vienen los problemas porque con un peso frente al dólar cerrando el año en niveles de 19.99.

En otras palabras sin mayores ajustes frente al dólar, la ganancia por posición cambiara del Banco de México en sus reservas se reduce y, con ello, el monto que el gobierno de la Cuarta Transformación esperaba con mucha ilusión para el primer trimestre del año. Entonces, como en una espiral, la autonomía del Banco de México podría estar sujeta a presión (desde el Poder Legislativo) y con ello otra vez el tipo de cambio porque los inversionistas estarán pidiendo más ganancia frente a mayor riesgo.  Pero Feliz Año 2021. 

A todos los colaboradores de La Crónica, a sus directivos y a sus lectores, esta columna les desea que 2021 se convierta en el año de la esperanza, que comencemos a recuperar parte de lo que la pandemia nos quitó. Conservar la salud será el mayor desafío. Vaya un sincero abrazo de mi parte y mis mejores deseos. 

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:


LO MÁS LEÍDO

+ -