Nacional


13 mil niños, en riesgo de ser reclutados por el crimen organizado: Save the Children

La incertidumbre y el peligro acecha a diario a miles de niños que junto con sus padres, familiares, amigos e incluso a veces solos, el gobierno de EU ha retornado a territorio mexicano como parte de su programa Remain in Mexico o “Permanecer en México”.

13 mil niños, en riesgo de ser reclutados por el crimen organizado: Save the Children | La Crónica de Hoy

Tres de los seis puntos de retorno en México se encuentran entre las ciudades más violentas del mundo: Tijuana, en BC; Matamoros, en Tamaulipas y Ciudad Juárez, en Chihuahua. (Foto: Cuartoscuro)

Con miedo, nervios y permanentemente estresados ante el temor de ser objeto de robos, agresiones o peor aún, secuestrados por el crimen organizado para utilizarlos en sus actividades ilícitas, sobreviven más de 13 mil niños que el gobierno de Estados Unidos ha hecho retornar a territorio mexicano como parte de su programa Remain in Mexico o “Permanecer en México”  que presuntamente impuso Estados Unidos a la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

La incertidumbre y el peligro acecha a diario a estos miles de niños que junto con sus padres,  familiares, amigos e incluso a veces solos,  esperan en la frontera mexicana, a que el gobierno de Estados Unidos les fije fecha para la audiencia  para pedir asilo en ese país, pues en cualquier momento pueden ser asaltados, violados, asesinados, secuestrados o en el mejor de los casos, sólo agredidos, según un reporte de Save the Children.

Su temor no es gratuito.  Los solicitantes de asilo, en muchas ocasiones se ven obligados a vivir en las calles, y sobreviven en territorios considerados de alto riesgo y violencia, con gran presencia del crimen organizado: tres de los seis puntos de retorno en México se encuentran entre las ciudades más violentas del mundo: Tijuana, en Baja California; Matamoros, en Tamaulipas y Ciudad Juárez en Chihuahua.

Desde enero de 2019, el gobierno de EU ha devuelto a México casi a 70 mil personas solicitantes de asilo y migrantes bajo esta política de  Remain in Mexico” o “Permanecer en México” , de los cuales, más de 13,000 son niñas y niños, y casi 400 de ellos son bebés; quienes a menudo esperan durante meses hasta poder presentarse ante un juez de inmigración de EU, relata  Save the Children.

“La salud física y emocional de los niños migrantes que permanecen en México, esperando su solicitud de asilo, se ha visto afectada. La incertidumbre de no saber qué sucederá desencadena el estrés tóxico que podría provocar daños permanentes en su salud mental”, alerta María Josefina Menéndez, CEO de esta organización en  México.

“Muchos de estos niños muestran retraimiento y aislamiento”, reprochó y recordó que de conformidad con el derecho internacional, las niñas, niños y sus familias no deben ser devueltos a países donde puedan enfrentar violencia o persecución.

Asegura que en las condiciones actuales, la niñez y sus familias se ven obligados a solicitar ayuda para regresar a sus países, a pesar de los peligros que les esperan. Otros intentan cruzar en partes más remotas y peligrosas de la frontera, y algunos deciden buscar asilo en México, aunque las condiciones de seguridad no están garantizadas.

En este contexto,  Save the Children  pidió al gobierno mexicano que proteja a los niños en movimiento y que regresan a México, asegurándose de que estén protegidos y tengan acceso a servicios de salud, nutrición y educación en espacios dignos y seguros.

Paralelo a ello demandó al Congreso de los Estados Unidos  aprobar el  proyecto de ley que derogaría los nocivos Protocolos de Protección al Migrante y permitir que la niñez y las familias permanezcan en los Estados Unidos hasta que se escuchen sus casos.

Además,  esta ley —agrega— garantizaría el trato humano de las niñas, niños y las familias y detendría la separación familiar.

Según la UNICEF en muchos casos, los niños transitan solos por México hacia la frontera con Estados Unidos para reunirse con sus familiares que viven en aquel país o buscando una vida mejor.

Por ello, niños y niñas migrantes son vulnerables a situaciones que pueden violentar sus derechos, como  ser detenidos,  estar expuestos al crimen organizado o al tráfico de personas,  sufrir violencia y discriminación, pasar hambre y frío, además de no tener acceso a servicios de salud.

Como ejemplo, hace unos días una niña de Honduras le dijo a Save the Children que ella y su madre se escaparon debido a las violentas amenazas de su padre. Ella continuó: “Él sabe que estamos en México y le dijo a mi madre que nos encontraría”, ante estas circunstancias es necesario que los gobiernos aseguren la protección y bienestar de la niñez ante cualquier circunstancia.

“Estas niñas, niños y familias están escapando de la violencia y la pobreza extrema en sus propios países, las mismas condiciones duras y peligrosas que persisten en las ciudades fronterizas donde ahora se ven obligados a quedarse”, dijo Mark Shriver, Vicepresidente Senior de Programas e Incidencia Política de Save the Children en EU.

Comentarios:

Destacado:

+ -