Metrópoli


'Cerillitos' de la tercera edad claman por recuperar su trabajo

Cadena Walmart le cierra las puertas a adultos mayores que laboran como empacadores voluntarios y que confían en recuperar su fuente de ingresos

'Cerillitos' de la tercera edad claman por recuperar su trabajo | La Crónica de Hoy

Foto: Adrián Contreras / Crónica

Con letreros que cuelgan de sus cuellos y cubren sus pechos con la leyenda “Adultos mayores, empacadores y empacadoras voluntarios, estamos en crisis económica después de 11 meses de confinamiento y sin trabajo, solicitamos respetuosamente su apoyo”; decenas de “cerillitos” de la tercera edad, se manifiestan a lo largo de la Avenida Juárez, desde la Torre del Caballito y hasta el Palacio de Bellas Artes, para exponer que en supermercados de la cadena Walmart les han cerrado las puertas para regresar a sus labores.

Después de más de 11 meses en confinamiento obligatorio por causa del COVID-19, tiempo en el que fueron enviados a sus casas por protocolos de salud ante la pandemia, empacadores voluntarios de la tercera edad, al contar ya con su vacunación completa con las dos dosis de algunos de los fármacos anti-SARS-CoV-2, al regresar a sus labores se encontraron con la noticia de que la cadena de supermercados ya no los aceptaba.

“Es mejor que nos den las gracias, que nos digan que ya no nos necesitan aquí, pero que no pongan de pretexto supuestos argumentos de los clientes. Nosotros tenemos ya las dos vacunas, guardamos la sana distancia, usamos cubrebocas, careta y no nos quieren aceptar, estamos muy sanos. Antes de la pandemia cuando nos permitían estar de voluntarios, nos pedían un certificado médico cada dos meses, tenemos muy buenas defensas”, comentó a Crónica uno de los empacadores voluntarios que se encontró con esta inesperada noticia.

A lo largo de la avenida Juárez era notoria la presencia de los empacadores voluntarios sobre el camellon solicitando a transeúntes su apoyo económico y aprovechando el alto del semáforo para solicitar ayuda a los automovilistas ya que les fueron cerradas las puertas de sus fuentes de trabajo.

Los empacadores voluntarios de la tercera edad, que trabajaban entre 3 y 4 horas diarias en la tienda Walmart, fueron descansados durante la pandemia debido a su vulnerabilidad; después de estar durante más de 10 meses desempleamos por la pandemia, quisieron presentarse a trabajar durante el semáforo epidemiológico en color Amarillo y Verde, ya vacunados, con cubrebocas y careta, pero lamentablemente la empresa decidió no recibirlos nuevamente y les ha puesto como pretexto que los clientes ya no quieren que ellos empaquen sus compras.

Varios “cerillitos” de la tercera edad que se enfrentan a esta situación, coinciden en que la historia se repite en varias tiendas de la misma empresa, donde ya no son aceptados para prestar sus servicios. Asimismo, uno de ellos, que no especificó de donde obtuvo el dato, señaló que aproximadamente hay 32 mil empacadores voluntarios de Walmart en el país que están esperando que los reciban nuevamente como “voluntarios empacadores”.

“Hemos ido a otras tiendas y no nos quieren aceptar porque, según nos dicen que tienen en espera a más gente, además, creen que si nos reciben y se arreglan las cosas regresaríamos con Walmart, por lo que dudan en aceptarnos. La empresa no nos daba un sueldo, una prestación, nada y no lo exigimos, lo único que pedimos es que nos den permiso de volver a entrar y trabajar como empacadores".

Elena, una empacadora voluntaria, contó a Crónica que necesitan que Walmart les vuelva a abrir las puertas para regresar a trabajar, pues su día de trabajo les redituaba entre 200 y 400 pesos, "después más de 11 meses sin trabajar, ahora que tenemos la oportunidad de volver, y no tenemos forma de obtener ingresos, nos cierran las puertas".

“Queremos que Walmart recapacite, no es justo que nos digan que los clientes no quieren que toquemos sus cosas, o que todo es automatizado, la misma gente nos ha apoyado con firmas en nuestros escritos, confiamos en que todo se resolverá pronto".

En busca de una solución a esta situación que los tiene en la incertidumbre, varios de los empacadores voluntarios señalaron que un importante grupo llegó de manera pacífica a las oficinas de Walmart en Toreo, en Naucalpan, Estado de México, “nos trataron peor que a las feministas, cerraron todo y hasta le hablaron a las patrullas; esta es la única manera de hacernos escuchar y de informar a las personas lo que estamos pasando y que necesitamos de su ayuda, porque por más que queramos trabajar, por la edad, ya no nos reciben en ningún lado”, declaró otro de los “cerillitos” afectados.

Los empacadores voluntarios contaron a Crónica que este jueves fueron recibidos algunos de sus compañeros por autoridades de Atención Ciudadana en Palacio Nacional, donde expusieron el problema, además de que anteriormente ya habían entregado un escrito con firmas de clientes de Walmart que los apoyan para regresar a sus labores como voluntarios, pero de ese documento no han tenido hasta ahora ninguna respuesta, por lo que al ser recibidos vuelve la esperanza de que podrían recuperar sus actividades como "cerillitos".

 

 

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado: