Opinión


50 años del Metro en la CDMX

50 años del Metro en la CDMX | La Crónica de Hoy

En medio de varias crisis constitucionales —Muñoz Ledo dixit—, “con mariachi, porras y pastel, celebraron el 50 aniversario del Sistema de Transporte Colectivo Metro” y la jefa de Gobierno de la Cd. Mx., Claudia Sheinbaum, en plena fiesta en los talleres de Zaragoza, anunció la inversión de 40 mil millones de pesos en su modernización para aumentar la afluencia en dos millones de pasajeros al día (La Crónica, 05-09-19).

En el calor del festejo, las promesas y los buenos deseos afloraron. La Jefa de Gobierno informó que se hará la rehabilitación de la línea 1, que es inaplazable, lo que automáticamente modernizará al resto, habrá recursos para el mantenimiento mayor de trenes, instalaciones y vías, se realizará la adquisición de 30 nuevos convoyes, se llevarán a cabo obras para evitar la saturación en las estaciones de transferencia y  se dará mantenimiento profundo al sistema de peaje, ventilación, escaleras eléctricas y subestaciones. Todo un plan para el “rescate” del Metro.

La noticia alienta. Estoy seguro de que para la mayoría de los residentes de la zona metropolitana de la Ciudad de México, sin duda, un mejor y más extenso STC Metro debe ser el eje rector de la estrategia de modernización del transporte público.

El Plan Maestro del Metro 2018-2030 suscrito por el anterior jefe de Gobierno, José Ramón Amieva, presentado el 28 de agosto del año pasado sin la asistencia de la actual Jefa de gobierno y elaborado con la intervención de Colegios de Profesionistas, Instituciones Académicas, especialistas en diversas materias, exdirectores del STC y el Consejo Consultivo del mismo debería ser la guía de los trabajos anunciados. En lo esencial, no variar mucho, o nada, si lo que se pretende es que haya continuidad en los programas de gobierno, que por su naturaleza son de largo plazo y debieran ser ajenos a las condiciones cambiantes de la política. Éste es el séptimo Plan Maestro desde su creación y los horizontes han sido ambiciosos y nunca se han alcanzado. Por ejemplo, la proyección 1996-2020 era 17 líneas y 423 km. Hoy son 12 con 224 km.

El primer cambio sustancial al Plan Maestro es la cancelación de la conectividad al NAIM, que era uno de los elementos considerados en el crecimiento de la red y el segundo es la suspensión (¿temporal?) de los trabajos del Tren México-Toluca que impacta la construcción en proceso del Complejo de Observatorio.

El segundo es el enfoque que se desprende del plan estratégico de movilidad 2019 y el programa de rescate denominado Los Próximos 50 años del Metro, que fue delineado el día del festejo junto con los resultados del programa de modernización, y que hace énfasis en la rehabilitación de la línea 1 mientras que el Plan Maestro sugiere la ampliación de la B y la 8 para disminuir la saturación de las líneas 2 y 3.

Aparentemente, no hay continuidad. Las cifras no coinciden, el Plan Maestro menciona 30 mil millones sólo para mantenimiento mayor. Las acciones inmediatas son similares por su urgencia, pero las de mediano y largo plazo difieren. Ninguna de las dos proyecciones incluye el supuesto financiero de un aumento a la tarifa.

Además, el entorno del metro es caótico. Los Centros de Transferencia Modal son insuficientes e improvisados,  el Sistema de Transporte Eléctrico en crisis permanente, el transporte concesionado, que realiza más del 40 por ciento de los viajes, descontrolado, el RTP con el tercio del parque vehicular fuera de circulación y las vialidades saturadas. El Plan Maestro 2018-2030, parte del supuesto de que hay factores externos no controlables por los planeadores institucionales, y carecen de información sobre los proyectos viales y modos de transporte, entre otros elementos.

El principal problema es financiero. El metro de la CdMx es el más barato del mundo y no recauda por venta de boletos, ni el costo de operación. El monto anunciado para la modernización es casi tres veces el presupuesto anual del metro.

A pesar de todo ello, en el metro se realizan alrededor de 5.5 millones de viajes promedio al día, sus trenes recorren más de 42.6 millones de kilómetros al año y tiene más de 1.6 miles de millones de usuarios al año. En 50 años tiene cerca 56 mil millones de pasajeros acumulados. Sí hay motivo de festejo.

Más aun cuando sabemos de la entrega y compromiso de sus trabajadores. Actualmente, hay dos operadores de convoy con más de 40 años de servicio en el metro, Rubén Rodríguez Barrera y Javier Rodríguez Vivas, con 39 y 37 años como conductores en la línea 2. Por eso nuestro metro, a pesar de las cifras poco alentadoras, es uno de los mejor posicionados en el mundo y tiene futuro. Falta que haya continuidad en la planeación estratégica y más coordinación entre las autoridades.

 

 

Carlos Matute González

Investigador y docente de la Universidad Anáhuac de México

cmatutegonzalez@gmail.com

Facebook.com/cmatutegonzalez

Twitter @cmatutegonzalez

www.carlosmatute.com.mx

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -