Nacional


8.4 millones de mexicanos perdieron su empleo, fueron descansados o no encontraron trabajo en mayo: Ibero

Las estimaciones de investigadores de la Ibero, a partir de los datos de la ENCOVID-19 de mayo, sugieren que hasta 76.2% de la población mexicana puede haber caído en pobreza y 20.7% en pobreza extrema en mayo de 2020.

8.4 millones de mexicanos perdieron su empleo, fueron descansados o no encontraron trabajo en mayo: Ibero | La Crónica de Hoy

Foto: Cuartoscuro/Archivo

La emergencia económica derivada del COVID-19 provocó que, tan solo en mayo, 8.4 millones de personas perdieran su empleo, fueran “descansadas” o no podían salir a buscar trabajo en el contexto de esta pandemia.

Un 14.6% de la población económicamente activa se encontraba en esta situación. Dos de cada tres de los empleos que se perdieron correspondían al sector informal, afectando principalmente a mujeres con bajos niveles de remuneración, de acuerdo a la "Encuesta de Seguimiento del COVID-19 en el Bienestar de los Hogares Mexicanos”, realizada por la Universidad Iberoamericana.

El estudio, presentado por Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, advierte que el aumento en el desempleo, la reducción en los ingresos y el aumento en la inseguridad alimentaria, pueden ocasionar un repunte importante en los niveles de pobreza de la población mexicana.

Las estimaciones de investigadores de la Ibero, a partir de los datos de la ENCOVID-19 de mayo, sugieren que hasta 76.2% de la población mexicana puede haber caído en pobreza y 20.7% en pobreza extrema en mayo de 2020.

Lo anterior implica que hasta 42.8 millones de personas pudieron haber entrado en pobreza y 16.6 millones en pobreza extrema, respecto a la última cifra oficial disponible, correspondiente a 2018.

El 24.0% de los hogares encuestados se encontraban en situación de inseguridad alimentaria moderada o severa, es decir, contaban con una menor cantidad y calidad de alimentos por falta de recursos económicos.

Entre los hogares con menor nivel socioeconómico, este porcentaje alcanzó al 44.7% de los hogares, mientras que en los de mayor nivel socioeconómico era de sólo 4.5%.

De acuerdo a la segunda ronda de la ENCOVID-19, realizada del 6 al 11 y del 20 al 25 de mayo, el 65.1% de los hogares mexicanos declararon ver reducidos sus ingresos desde el inicio de la cuarentena.

Uno de cada tres hogares reporta una reducción de 50% o más de sus ingresos. Entre los hogares que reportan tener un menor ingreso, la caída del ingreso fue en promedio de 52.1%.

SALUD MENTAL Y SEGURIDAD ALIMENTARIA

El sondeo advierte que el aislamiento social, las presiones económicas y la incertidumbre pueden tener graves consecuencias en la salud mental de la población: 31.4% de los individuos de 18 años o más presentaron síntomas severos de ansiedad.

Asimismo, alerta que los efectos de la crisis por el COVID-19 pueden llevar a un retroceso importante en los niveles de bienestar de la población mexicana.

Sólo uno de cada cuatro hogares declara recibir apoyos que le ayuden a afrontar esta crisis, por lo que es fundamental que los distintos actores sociales, gobierno, organizaciones no gubernamentales, sector privado y el público en general, emprendan acciones para mitigar los efectos de esta crisis.

75.3% de los hogares reportaron no recibir programas sociales o ayudas de gobierno. Sólo 10.8% declaran recibir las Pensiones para el Bienestar y 7.1% las Becas Benito Juárez.

Ante las dificultades que enfrentan los hogares en esta crisis, 23.0% han pedido préstamos a familiares o amigos, 17.9% han dejado de pagar deudas o tarjetas de crédito, 16.6% han dejado de pagar la renta o servicios (luz, agua, teléfono), y 12.9% ha recurrido a empeñar o vender objetos de valor.

ijsm

Comentarios:

Destacado:

+ -