Opinión


* Faltó carácter al IFT para aplicar preponderancia * A cinco años, el poder hegemónico de Telcel es firme * Debe la autoridad mostrar convicción, dice CIU

* Faltó carácter al IFT para aplicar preponderancia * A cinco años, el poder hegemónico de Telcel es firme * Debe la autoridad mostrar convicción, dice CIU | La Crónica de Hoy

A cinco años de que el Pleno del Instituto Federal de Telecomunicaciones, que preside Gabriel Contreras ordenó medidas regulatorias a Telcel, en calidad de Agente Económico Preponderante en el sector de telefonía móvil se concluye que “no han impedido que mantenga y acreciente su poder de mercado e, incluso, que busque ampliar su dominancia, solicitando autorización para expandir sus servicios al segmento de transmisión de contenidos audiovisuales”, señala The Competitive Intelligence Unit, que dirige Ernesto Piedras en un profundo análisis sobre el desarrollo del sector de telecomunicaciones.

De acuerdo a las Métricas de la Concentración, o sea, el Índice Herfindahl-Hirschman (IHH ), en los primeros años de aplicadas las medidas regulatorias tuvieron un efecto importante en el mercado, pero a partir del 2017 disminuyó el clima de competencia, dando como resultado dos fases: Agotamiento para la Nivelación Competitiva e Ineficacia de la Regulación al agente preponderante- Telcel.

Esta situación se refleja en la elevada concentración de Telcel no sólo en ingresos sino también en participación de mercado. En abril de 2016, cuando el IFT inició la primera revisión bienal de las medidas asimétricas, el AEP-T tenía el 61% de los usuarios en el sector mientras que para diciembre de 2018 esta porción apenas había bajado a 59.1% de los usuarios.

“Lo preocupante es que durante ese mismo período, el agente preponderante incrementó su participación en los ingresos del sector del 59.8% hasta el 62.1% en el mismo periodo. De manera paralela, en ese mismo período disminuía su inversión al pasar de poco más de 23 mil 900 millones de pesos en 2014 a apenas alrededor de 15 mil 700 millones de pesos el año pasado”, indica CIU.

La falta de un regulador firme ha sido parte de la causa de la alta concentración de Telcel  en mercado de telefonía móvil. “Hay un deficiente diseño de las diversas medidas que se impusieron; y b) la deficiente supervisión y la prácticamente inexistente voluntad para imponer sanciones.

Decisiones como la reversión o rebalanceo de la tarifa de interconexión, las dilaciones del AEP-T para hacer efectivo el acceso de sus competidores a la infraestructura de Telcel como estaba mandatado por dicho acuerdo y el uso de prácticas comerciales como la oferta de tarifas no replicables para sus competidores”.

Preocupa, dice CIU que pese a lo señalado y al tiempo transcurrido no existen aún mecanismos transparentes para conocer la ubicación y uso de la infraestructura del AEP-T, lo que dificulta el cumplimiento de las medidas decretadas por el IFT.

En la revisión de las medidas de preponderancia la preocupación no es Telcel, sino que el IFT tenga la fuerza, decisión y convicción para aplicar medidas que realmente generen competencia.

“Tiene la responsabilidad de hacer cumplir en forma verificable condiciones impuestas como la eliminación de las barreras de acceso a su infraestructura, así como establecer la prohibición para ofrecer servicios de entretenimiento audiovisual”.

 

juliobrito@cronica.com.mx
jbritoa@yahoo.com
Twitter: @abritoj

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -