Opinión


* Pemex debe concentrarse en producción de crudo * Refinación deja pérdidas por 100 mmdp anuales * Se reduce el margen de maniobra del gobierno

* Pemex debe concentrarse en producción de crudo  * Refinación deja pérdidas por 100 mmdp anuales  * Se reduce el margen de maniobra del gobierno | La Crónica de Hoy

La estrategia para evitar que sigan cayendo la calidad crediticia de la deuda de Petróleos Mexicanos, que dirige Octavio Romero Oropeza y se lleve entre las patas a la deuda soberana de México, situación que sería un desastre para la economía nacional, es que además de la disminución de la carga tributaria se enfoquen los recursos a elevar la producción de crudo y se olvide de hacer refinerías en tanto pasa la contingencia. Jugar en dos pistas —exploración y refinación— significa al final de cuentas un camino al despeñadero.

Carlos Serrano, director del Centro de Estudios Económicos de BBVA Bancomer, comenta que “después de que la agencia Fitch bajara la calificación de Pemex a BBB- desde BBB+, se ha observado un nerviosismo en los mercados, ya que percibe la situación en Pemex como un riesgo importante para la estabilidad macroeconómica del país”.

Esto se debe a que si Fitch o Moodys bajan la calificación a Pemex un escalón más, la ubicaría por debajo del nivel denominado como grado de inversión. Esto tendría consecuencias graves ya que un porcentaje importante de los tenedores de bonos de Pemex se verían forzados, por reglas internas o regulaciones, a liquidar su posición, lo que a su vez resultaría en una caída en los precios de estos bonos. Esto causaría turbulencia en el sistema financiero mexicano”.

El gobierno federal dio muestras la semana pasada de un apoyo total a Pemex, al inyectarle 3.5 mil millones de dólares adicionales, pero “mientras más apoyos se otorguen a Pemex para fortalecer su balance y así disminuir la posibilidad de una reducción en su calificación de crédito, más se va a presionar a las finanzas públicas, lo cual eventualmente podría presionar a la baja la calificación del soberano.”

A juicio del analista de BBVA-Bancomer el objetivo principal es evitar la baja en la calificación de Pemex y así eliminar los impactos negativos al sistema financiero y a la credibilidad entre los inversionistas. “Si su carga fiscal fuese del 30% —la tasa corporativa en México— en lugar del 70% que ahora enfrenta, Pemex tendría una rentabilidad positiva. Estos apoyos o bien se financian reduciendo el gasto público o aumentando la recaudación fiscal.

La estrategia que recomienda es: 1) Reducir al mínimo la inversión planeada en refinación: Pemex pierde cerca de 100 mil millones de pesos al año en esta actividad que a nivel global muestra bajos márgenes. 2) Centrar los esfuerzos en exploración y producción petrolera en aguas someras; 3) Reanudar cuanto antes las alianzas con empresas privadas (farmouts). 4) Anunciar un plan para que de manera gradual y creíble se reduzca la carga fiscal y 5) Un gobierno corporativo, donde se tomen decisiones de empresa y no de gobierno.

 

DESARROLLO. Hutchison Ports, que comanda Jorge Lecona, realizó una inversión superior a los 50 millones de pesos en su Terminal Internacional de Manzanillo (TIMSA) para la compra de 200 contenedores volteables (rotainers) y dos spreaders tipo revólver, los cuales están diseñados para transportar y manejar granel mineral.

 

juliobrito@cronica.com.mx
jbritoa@yahoo.com
Twitter: @abritoj

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -