Opinión


A Valentín no le siguen la corriente

A Valentín no le siguen la corriente | La Crónica de Hoy

A Valentín no le siguen la corriente

Nos cuentan que el señor Mauricio Toledo, en los últimos días salpicado por datos de corrupciones en Coyoacán, llamó a su discípulo Valentín Maldonado para ordenarle que desde el Congreso comenzara el ataque contra el alcalde Manuel Negrete. Y sí, nos aseguran algunos perredistas que el diputado local comenzó a desprestigiar en Donceles al exfutbolista y a pedir atacar su trabajo o ponerle una que otra piedrita; sin embargo, nadie de sus compañeros le siguió la corriente; es más lo tiraron de a loco, puesto que no les conviene subirse a una pelea ajena y que no les deja ningún beneficio; además de que con sólo escuchar el nombre del señor Toledo, corren el riesgo de salir salpicados y bañados en lodo, algo que en verdad no les viene bien.

 

¿Ambulantes pagarán impuestos?

De forma cínica y con sarcasmo, líderes históricos del ambulantaje en el Centro Histórico, recibieron la noticia de que Morena inició el proceso para regularlos; es decir que ahora tengan obligaciones, como pagar impuestos a cambio de tener el derecho a una atención médica. Una chulada si se toma en cuenta que los únicos beneficiados en este tipo de programas y apoyos son los dirigentes, y está comprobado. Habría que preguntarle a la familia de Alejandra Barrios, que cada que hay nuevo Gobierno en la Ciudad, negocian y consiguen apoyos económicos y plazas; ¿y sus agremiados? Continúan en las calles. ¿Habrá que preguntarle a los morenos si en verdad creen que los ambulantes se someterán a una ley que los obligará a pagar por el espacio?

 

¿Y los otros tianguis pesados?

Sin duda la reubicación del tianguis de Santa Cruz Meyehualco es un gran paso para acabar con la impunidad que desde hace 40 años  viene proliferando en el lugar. Y es que no es nada nuevo que en el tianguis, ubicado al oriente de la Ciudad de México, se puede conseguir cualquier tipo de mercancía robada y de contrabando a buen precio; además de armas y autopartes “robadas pero no maltratadas”. Incluso se había convertido en un auténtico dolor de cabeza para las autoridades y vecinos, quienes en los últimos días han vivido asesinatos, intentos de linchamiento y asaltos. Bien por la acción sin lugar a duda, pero ahora habrá que preguntar a las autoridades qué pasará con el resto de los tianguis pesados: El Salado, Las Torres, Avenida Texcoco y San Felipe, también son sitios donde es normal encontrar cosas hurtadas, armamento de alto poder y medicamentos… ¿Tendremos que esperar un par de años más para acabar con estos lugares de impunidad?

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -