Opinión


Acción orquestada

Acción orquestada | La Crónica de Hoy

Acción orquestada

Conforme los portales noticiosos publicaban fotos de casillas semi vacías, personeros de Morena comenzaron a culpar al INE por la escasa participación en la consulta sobre los emisarios del pasado.

Fue una acción orquestada. Pretendieron desacreditar al instituto. En ella participó de manera visible la pareja presidencial. Lo preocupante es que quedó planteado un desencuentro, acaso irreversible, entre la 4T y el organismo electoral. No hay vuelta atrás.

Se dice poco, pero en ocho meses está agendada otra consulta. Será sobre la revocación de mandato del presidente de la República. Son palabras mayores.

Todo lo ocurrido ayer servirá para perfilar la estrategia para la consulta que viene.  Cuando se propuso estaba diseñada para ayudar al presidente a cerrar fuerte su sexenio y pensar en algo más, como la extensión de mandato o la reelección.

Las cosas cambiaron. El poder de convocatoria de Morena reprobó el examen de ayer. Si no hacen ajustes de inmediato, en marzo se pueden llevar un sofocón.

Después de la Iniciativa Mérida

¿Qué sigue después de la Iniciativa Mérida? El plan de la administración Bush para contener el narcotráfico en nuestro país falló.

No detuvo el trasiego de drogas, ni la violencia que lo acompaña. Se multiplicaron los consumidores en ambos lados de la frontera y se movió mucho dinero sin controles estrictos.

México está sumido en la enésima crisis de seguridad. La estrategia seguida por el gobierno en la primera mitad del sexenio ha permitido a los carteles expandirse, armarse con nuevos artilugios mortíferos, ganar base social y tomar decisiones políticas.

La idea de mandar helicópteros a México en la era de los drones es anticuada.  Se requiere parar en seco el tráfico de armas, detener las operaciones financieras sospechosas y tener voluntad política para detener a los capos.

Con las nuevas tecnologías no hay forma de que se escondan todo el tiempo. No los agarran porque no quieren.

Olga, aislada

En lo que va del sexenio la secretaria Olga Sánchez se ha desprendido de buena parte del equipo con el que llegó a la Secretaría de Gobernación, la gente de su primer círculo.

Al mismo tiempo ha tenido que aceptar en su entorno, como subsecretarios, a políticos muy cercanos al presidente López Obrador como Alejandro Encinas y al morelense Salazar Solorio que reportan en Palacio Nacional.

Para colmo de males el titular de la Unidad de Administración se lo mandaron de Hacienda.

De los pocos que llegaron con ella, su coordinador de Asesores, Jorge Alcocer, ya presentó su renuncia. Dicen que siempre ha querido ser consejero del INE.

Sánchez Cordero está cada vez más aislada en Bucareli. Es normal que en las columnas de trascendidos se hable con frecuencia de su inminente regreso al Senado de la República, donde sí tenía voz y voto.

¿De qué van a vivir?

Incomoda, por decir lo menos, la preocupación presidencial por la caída en la siembre de drogas como mariguana y amapola en las serranías cercanas a Badiraguato, Sinaloa.

¿Y ahora qué van a sembrar esos campesinos? ¿De qué va a vivir la gente?  Él mismo López Obrador sugirió que se inscribieran en el programa “Sembrando Vida”

De lo anterior se desprende que si siguieran sembrando amapola no habría mayor problema. Los dejarían trabajar a ellos y a sus empleadores, entre ellos los hermanos Guzmán Loera.

La fragilidad del Estado de Derecho es uno de los factores que tiene al país, en materia de seguridad, al fondo del barranco. No hay indicios de cambio de rumbo en el futuro cercano.

Comentarios:

Destacado:


LO MÁS LEÍDO

+ -