Opinión


Acuerdo arancelario, ventajoso para los Estados Unidos

Acuerdo arancelario, ventajoso para los Estados Unidos | La Crónica de Hoy

Muchos analistas y expertos en política internacional, aseguran que la negociación del gobierno mexicano con su similar de los Estados Unidos fue todo un éxito al lograr eliminar la aplicación de aranceles a los productos mexicanos que ingresarían al país del norte y aunque en un principio se desconocían los detalles de dicho convenio, después se supo que una de las monedas de cambio fue que México se comprometía a reforzar sus fronteras y con ello, la disminución del flujo migratorio.

Lo anterior, no es sorprendente, ya que a lo largo de la historia, México ha tenido la enorme presión de los presidentes de la Unión Americana para frenar el cruce de migrantes por nuestro país provenientes, en su mayoría, de centro América y para ello, los mandatarios en turno del vecino país del norte han amagado con implementar medidas drásticas en caso de no lograr la disminución de migrantes en nuestra frontera norte.

Por ello, no sorprende que, en aras de ganar simpatía electoral, el presidente estadunidense, Donald Trump, haya recurrido a la misma estrategia histórica de amagar con la aplicación de aranceles a los productos mexicanos en caso de no implementar políticas disuasivas contra indocumentados en un plazo de 45 días.

Como planteo en líneas arriba, estas acciones internacionales no son nuevas, incluso en Europa existen tratados específicos para la localización y detención de inmigrantes por parte de países que tienen alguna frontera ya sea marítima o terrestre con África o la zona del Oriente Medio.

Países como España, Grecia y Rumania implementan medidas internacionales capaces de interceptar a los migrantes antes de arribar a su destino para su deportación y así evitar que lleguen a la zona Euro, a cambio de ello, la Unión Europea, implementó el Acuerdo de Schengen, un pacto que permite un libre tránsito a través de las fronteras interiores.

Dicho acuerdo, firmado en 1985, establece un espacio común por el que puede circular libremente toda persona que haya entrado de manera legal por una frontera exterior o resida en uno de los países miembros de este convenio, e incluso pueden trabajar sin ningún problema en el país que deseen, así como atenderse en el hospital que más les convenza y lo mejor, es que, en materia de seguridad, la cooperación internacional en toda la Unión Europea es fundamental para el bien del continente y sus países que lo conforman.

De esta manera, nos damos una idea de la cultura y visión que cada mandatario tiene en el viejo continente; cosa contraria, en el nuestro, todos trabajan de manera individual por intereses locales y no continentales, por lo que mientras no se intente ver más allá de nuestras fronteras muy difícilmente se podrán conseguir logros de cooperación para enfrentar problemas comunes como en Europa; lo peor, es que la amenaza arancelaria obedece a una estrategia electorera y no de cooperación económica; aun con ello, los beneficios obtenidos por México no son del todo malos, si bien se debería fortalecer una política internacional mucho más de avanzada y con una visión más ambiciosa que contemple, quizá no un libre tránsito de los mexicanos hacia los Estados Unidos, pero si una cooperación internacional mucho más amplia en materia económica, salud, empleo y seguridad.

Alcanzando estos acuerdos entonces sí, celebremos, sintámonos orgullosos y echemos las campanas al vuelo, manifestémonos en la frontera y hagamos de ello un orgullo latino, no nos conformemos con poco, pues con el freno de los aranceles a nuestros productos, beneficiaron a los empresarios norteamericanos quienes ya veían un encarecimiento de sus mercancías y con ello, una afectación económica a la mayoría de las empresas fronterizas y restauranteras toda vez que con el impuesto del 5%, los estadunidenses tendrían que pagar más por productos básicos de consumo, por lo que sin duda fue, también, un respiro para los productores y consumidores del otro lado que su gobierno retirara este amago arancelario. Aunado a ello, México se comprometió a reforzar sus fronteras contra migrantes como en el tratado Schengen de Europa, pero, obvio, sin recibir ninguno de los beneficios de cooperación que los países miembros de ese tratado gozan entre sí y para el bien de todos y cada uno de los ciudadanos por el simple hecho de ser vecinos.

 

Twitter: @julioc_moreno

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -