Opinión


Aeropuertos del futuro

Aeropuertos del futuro | La Crónica de Hoy

Una parte muy importante en la experiencia del pasajero son los aeropuertos. Esa zona de tránsito obligada para todo viajero, tierra de nadie donde pasar de la zona “libre” a la zona estéril es como someterse a un examen general sin resultados reales pero con mucho estrés y que aún después, puede convertirse en una desagradable experiencia, si se llegara a demorar nuestro vuelo.

Ya en el destino, la espera en las filas, las inspecciones en aduana y migración, y la documentación son los tres procesos más sufridos por el pasajero. Procesos que, afortunadamente, poco a poco se han ido haciendo más cómodos y eficientes gracias a la tecnología. 

Y es que, según los expertos, la próxima década será revolucionaria. De hecho varias terminales a nivel mundial ya están usando (o planean hacerlo) robots de asistencia al pasajero. Por ejemplo, el Aeropuerto Internacional Tokio-Haneda planea lanzar siete robots para diversas tareas, que van desde el transporte de pasajeros hasta la identificación de potenciales riesgos a la seguridad.

Algunos aeropuertos ya están utilizando vehículos autónomos, como el creado por el fabricante francés Navya, que desarrolló un bus eléctrico sin conductor en Christchurch, Nueva Zelanda. El aeropuerto de Gatwick, en Londres también lanzó un autobús eléctrico, que transporta empleados a distintas áreas internas.

La introducción de la identificación biométrica, la tecnología móvil en la facturación, check-in y seguimiento de equipaje han sido las grandes aliadas en mejorar la experiencia del pasajero. De acuerdo con SITA, el principal proveedor de TI para la industria del transporte aéreo, seremos testigos de un cambio acelerado en la introducción de tecnologías transformadoras: desde taxis aéreos hasta aeropuertos que piensan por sí mismos. 

Por ejemplo, en un futuro muy próximo, los pasajeros y sus maletas serán reconocidos automáticamente a medida que transitan, ya que los puntos de control serán reemplazados por corredores de sensores. También, con fines de seguridad fronteriza, las aerolíneas ya no tendrán la responsabilidad de procesar los datos de los pasajeros, pues con ayuda de inteligencia artificial especializada y sistemas de colaboración automatizados, los gobiernos sabrán la identidad del pasajero y aprobarán o no su paso de un lugar a otro. Personas, equipaje y carga serán rastreados durante todo el viaje, lo que ahorrará mucho tiempo de espera. 

Pero lo más avanzado aún estamos por verlo: que el aeropuerto “piense” por sí mismo, que toda la operación sea controlada a través de informática avanzada para visualizar, simular y predecir lo que sucederá en las operaciones tanto del aeropuerto como de las aerolíneas. Sólo hay que imaginar la coordinación que se requiere para que los despegues y aterrizajes se realicen con toda seguridad, sin que medie en ello la vigilancia de un controlador de tránsito aéreo. La colaboración de todos los involucrados deberá ser estrecha.

Suena bien, pero el Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI) recomienda mesura para esperar que estas tecnologías maduren y operen de forma segura y confiable antes de introducirlas, pues implica seguridad de datos, privacidad, fuentes de empleo, pero sobre todo vidas humanas.

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables, resarcirle a los trabajadores su patrimonio y dejar de culparlos por el quebranto.

 

E-mail: raviles0829@gmail.com
Twitter: @charoaviles

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -