Academia


Alerta la OPS sobre el mayor brote de dengue en AL en los últimos tres años

Afectados. Los diez países más afectados por el dengue, según la cantidad de casos nuevos por cada 100 mil habitantes, son: Nicaragua, Brasil, Honduras, Belice, Colombia, El Salvador, Paraguay, Guatemala, México y Venezuela

Alerta la OPS sobre el mayor brote de dengue en AL en los últimos tres años | La Crónica de Hoy

Las larvas del mosquito que transmite el dengue nacen es estancamientos de agua domésticos.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) informó ayer que, en los primeros siete meses del año se han registrado 2 millones de contagios de dengue en América Latina y el Caribe, de los cuales 723 casos provocaron la muerte de los pacientes. A partir de estos datos, la OPS emitió ayer un mensaje, desde Washington, en el que alerta a los gobiernos de los países de América Latina y el Caribe ante el crecimiento de estos casos infecciosos, transmitidos por la picadura de mosquito.

En la actualidad, los diez países más afectados por el dengue, según la cantidad de casos nuevos por cada 100 mil habitantes, son: Nicaragua, Brasil, Honduras, Belice, Colombia, El Salvador, Paraguay, Guatemala, México y Venezuela.

Tres de estos países —Guatemala, Honduras y Nicaragua— han declarado este año alertas epidemiológicas a nivel nacional para agilizar las acciones de respuesta.

“La región atraviesa un nuevo periodo epidémico de dengue con un incremento notable de casos”, afirmó Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Transmisibles y Determinantes Ambientales de la Salud de la OPS. La situación se habría complejizado, consideró, por factores como el clima, el inadecuado ordenamiento ambiental y la gran capacidad de adaptación del mosquito que transmite la enfermedad.

Además de dirigirse a los gobiernos nacionales, la OPS exhortó a toda la sociedad a eliminar los criaderos de mosquitos Aedes, los cuales se reproducen en lugares con agua estancada, como botes, latas, llantas, cisternas descubiertas y piletas con agua estancada. Ésta es la forma más efectiva de controlar la enfermedad, de acuerdo con el llamado oficial emitido por el organismo multilateral que agrupa a médicos y autoridades de los 35 países del continente.

El detalle del documento explica que la región atraviesa actualmente un nuevo ciclo epidémico de la enfermedad tras dos años de una baja incidencia.  La cifra de contagios y muertes hasta el 9 de agosto supera el total reportado en 2017 y 2018, aunque hasta el momento es inferior a lo registrado en 2015-2016.

Niños, vulnerables. Una característica del brote epidémico de 2019, señalada por la OPS, es que los menores de 15 años aparecen entre los más afectados. En Guatemala representan el 52 por ciento del total de casos de dengue grave, mientras que en Honduras constituyen el 66 por ciento de todas las muertes confirmadas. Según Espinal, la causa puede vincularse a que se trata de una población que por su edad ha estado menos expuesta al virus y, por ende, carece de inmunidad.

El causante del dengue es un virus que tiene cuatro serotipos distintos, pero estrechamente emparentados: DEN-1, DEN-2, DEN-3 y DEN-4. Todos circulan en las Américas. Cuando una persona se recupera de la infección adquiere inmunidad de por vida contra el serotipo en particular. Sin embargo, las infecciones posteriores causadas por otros serotipos aumentan el riesgo de padecer dengue grave. El serotipo 2 es uno de los más letales y es el que ahora más está afectando a los niños y adolescentes.

Los síntomas más comunes son: fiebre elevada (40 °C), dolor de cabeza muy intenso, dolor detrás de los globos oculares, y dolores articulares y musculares; mientras que los signos de alarma del dengue, que demandan atención médica urgente, son dolor abdominal intenso, vómitos persistentes, respiración acelerada, hemorragias de las mucosas, fatiga, irritabilidad y presencia de sangre en el vómito.

No hay tratamiento específico para el dengue (ni para el dengue grave), pero la detección oportuna, el acceso a la asistencia médica y el manejo adecuado del paciente enfermo disminuyen las complicaciones y la progresión de la enfermedad hacia la gravedad. La muerte por dengue es casi siempre evitable.

“El dengue es un problema de saneamiento doméstico y comunitario”, sostuvo José Luis San Martín, asesor regional de dengue de la OPS. “La forma más efectiva de combatirlo es eliminando sus criaderos para evitar que se reproduzca el mosquito, porque sin mosquitos no puede haber transmisión”, remarcó.

San Martín pidió que la comunidad en conjunto se deshaga de cualquier objeto en desuso que pueda acumular agua, como bidones, neumáticos viejos, latas, botellas y floreros. Los depósitos de agua de uso doméstico deben ser tapados herméticamente. “Eliminar los criaderos es darle un duro golpe al mosquito al cortar su ciclo de reproducción y reducir su población en el espacio”, aseveró.

La OPS también pidió asegurar que los profesionales de salud estén capacitados para diagnosticar y manejar en forma adecuada a pacientes con dengue u otras arbovirosis como zika y chikungunya.

“El manejo adecuado de pacientes es una prioridad que puede salvar vidas”, sostuvo San Martín e instó a la población a no automedicarse y a acudir tempranamente a un servicio de salud en caso de presentar síntomas de la enfermedad.

La OPS fue fundada en 1902, es la organización internacional de salud pública más antigua del mundo.

Comentarios:

Destacado:

+ -