Opinión


Alfonso Larqué Saavedra

Investigadores del Colegio de Posgraduados y del Centro de Investigación Científica de Yucatán, que encabeza el doctor, de­sarrollaron un proceso para cultivar hongos comestibles en un sustrato en el que no se había intentado antes, puesto que no generaba mayor interés: el sargazo. Comprobó la factibilidad de utilizar estas algas como biomasa para hacer crecer los hongos, el cual no sólo ayudaría a combatir el problema de su acumulación, sino también propiciaría la producción de hongos comestibles.

Alfonso Larqué Saavedra | La Crónica de Hoy

Investigadores del Colegio de Posgraduados y del Centro de Investigación Científica de Yucatán, que encabeza el doctor, de­sarrollaron un proceso para cultivar hongos comestibles en un sustrato en el que no se había intentado antes, puesto que no generaba mayor interés: el sargazo. Comprobó la factibilidad de utilizar estas algas como biomasa para hacer crecer los hongos, el cual no sólo ayudaría a combatir el problema de su acumulación, sino también propiciaría la producción de hongos comestibles.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -