Opinión


Almirante José Rafael Ojeda Durán

Va por un delincuente de alto calibre y el maleante no cae (siempre habrá la posibilidad). Pero vamos a suponer que el Almirante es parte de un salón de clases y que, a pesar de que ha entregado esta tarea sin el objetivo principal cumplido, todos los elementos adicionales los cumplió a cabalidad: pulcritud y oportunidad... Como que el objetivo central se da por consecuencia natural (el líder de Tepito ya no manda, su estructura está deshecha), y le ponemos palomita, porque en el salón hay un educando (no mencionaremos su nombre) que entrega el cuaderno hecho un cochinero... Vaya, tal es el desastre, ¡que hasta el maestro salió con las manos manchadas! Hay, por tanto, que alabar a quien los deberes se los toma en serio.

Almirante José Rafael Ojeda Durán | La Crónica de Hoy

Va por un delincuente de alto calibre y el maleante no cae (siempre habrá la posibilidad).  Pero vamos a suponer que el Almirante es parte de un salón de clases y que, a pesar de que ha entregado esta tarea sin el objetivo principal cumplido, todos los elementos adicionales los cumplió a cabalidad: pulcritud y oportunidad... Como que el objetivo central se da por consecuencia natural (el líder de Tepito ya no manda, su estructura está deshecha), y le ponemos palomita, porque en el salón hay un educando (no mencionaremos su nombre) que entrega el cuaderno hecho un cochinero... Vaya, tal es el desastre, ¡que hasta el maestro salió con las manos manchadas! Hay, por tanto, que alabar a quien los deberes se los toma en serio.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -