Metrópoli


Ambulantes usan vallas del GCDMX como tendederos y aparadores

La situación sigue siendo la misma: los los vendedores utilizan el carril confinado del Metrobús para ofrecer su mercancía

Ambulantes usan vallas del GCDMX como tendederos y aparadores | La Crónica de Hoy

Así utilizan los comerciantes las vallas.

A un día de que el Gobierno de la Ciudad de México anunciara la instalación de vallas a lo largo de la Avenida Circunvalación, en la alcaldía Venustiano Carranza, para tratar de impedir que ambulantes invadieran los carriles de tránsito vehicular; los comerciantes utilizaron las estructuras metálicas color verde como tendederos, respaldos o aparadores.

Crónica visitó el área y constató que, pese al esfuerzo de las autoridades por rescatar el área vehicular, comerciantes y peatones ignoran los cercos y ocupan el espacio confinado para el carril de Metrobús.

Incluso los vendedores ambulantes comenzaron a utilizar y aprovechar estas vallas —cuya inversión fue de cerca de 30 millones de pesos— para colgar su mercancía, recargar sus puestos y hasta colgar sus anuncios.

Joaquín vende tacos de canasta sobre el Eje 1 Circunvalación desde hace ya dos años y comentó que aunque el gobierno local intente frenar el ambulantaje con la implementación de estas estructuras, la situación en las calles continúa siendo la misma.

“Según el gobierno pusieron estas vallas para que ni la gente ni los vendedores nos bajemos, pero la situación continúa igual, nada de esto va a servir. Si te fijas ya ahorita todos están colgando su mercancía en las vallas, están poniendo sus puestos sobres las vallas y a los peatones les sigue valiendo caminar por la banqueta, todos prefieren bajarse aquí a la calle. Creo que las vallas son un gasto absurdo que el gobierno hizo para tratar de acabar con un problema que tiene años y que a mi parecer la solución está muy lejos de sólo poner vallitas”. 

Con la instalación de mil 235 estructuras metálicas a lo largo de 2.2 kilómetros, sobre la avenida Circunvalación, se hizo la reubicación y reinstalación de 850 puestos ambulantes; sin embargo, la obra sólo se encuentra terminada del lado de la alcaldía Venustiano Carranza, mientras que en la parte que corresponde a la alcaldía Cuauhtémoc continúa en proceso.

Del otro lado de la acera se pueden observar los hoyos que se han realizado para la colocación de los burladeros, repletos de basura y además varios costales de escombro recargados sobre postes que no han sido retirados por las autoridades.

María tiene 65 años y se gana la vida vendiendo gelatinas, acude cada dos días a la Merced para abastecerse de materiales con los que elabora los productos que vende y expresó que aunque las vallas ya se encuentran colocadas desde hace aproximadamente dos semanas, ella no ha visto cambios, pues con bastón en mano y las bolsas de sus compras, tiene que seguir caminando sobre la avenida porque la cantidad de puestos hace casi imposible el paso.

“Pues yo ya soy como cliente frecuente de toda esta zona, porque aquí compro las cosas para hacer las gelatinas que vendo, pero aunque ya están puestas estas bardas todavía no puedo caminar por la banqueta, porque ahora los puestos también se amontonan contra las vallas y pasar por esos pasillitos que se hacen, con mis bolsas, es imposible, entonces ya no me queda de otra más que bajarme aquí a la calle, aunque me arriesgue con los carros, para poder llegar a la estación de Metrobús.”

Juan es uno más de los miles de comerciantes que a diario salen a vender sus productos en los alrededores de la zona de la Merced y comentó para Crónica que la verdadera prueba será en la época decembrina, que es donde mayor afluencia de puestos ambulantes y de gente hay y será el momento para ver si el cerco metálico podrá verdaderamente contener al ambulantaje y a los peatones.

“Pues hasta ahorita todo sigue igual, yo la verdad no veo ninguna mejoría y más bien siento hasta cierto enojo por parte de algunos compañeros comerciantes, pero aunque si nos afecta, aquí se continua con la venta. Entonces el verdadero reto va a ser ver como se pone todo en diciembre y en reyes magos, que es cuando más gente viene y ver si verdaderamente si hay más orden, aunque pues la verdad no creo que pase. Aquí dice mucho el gobierno pero de ahí a que las cosas se cumplan en las calles hay un gran trecho”

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -