Opinión


AMLO, el petróleo y el drama de Tlahuelilpan

AMLO, el petróleo y el drama de Tlahuelilpan | La Crónica de Hoy

PRESIDENTE LÓPEZ OBRADOR:

+No me gusta llamarlo desastre.

Me sorprende la publicidad a la

muerte de unos pocos pájaros

Fred L. Hartley

 

Fred L. Hartley, el multimillonario autor del epigrama de esta entrega, calificó así el derrame de petróleo que propició su empresa, Unocal Corporation, ocurrido en la costa de Santa Bárbara, California, el 28 de enero de 1969, según el apunte histórico-periodístico que enseguida le transcribo:

“Declaran el estado de emergencia por un gigantesco derrame de petróleo en la costa de California.

“Un oleoducto vertió cientos de miles de litros de crudo en una zona turística. Evacuaron un campamento y tratan de evitar un desastre ecológico que ya afecta a varias especies (unas tres mil 500 aves marinas y una cifra incontable de delfines, elefantes marinos, leones marinos, etc.., n. del c.)

“El gobernador de California, Edmund Brown, declaró en emergencia la concurrida zona turística de la costa del Pacífico cercana a Santa Bárbara, afectada por la ruptura de un oleoducto que ha vertido cientos de miles de litros de crudo al océano.

“Vamos a hacer todo lo que sea necesario para proteger la costa de California” señaló el gobernador al anunciar la declaratoria de emergencia.

“… Se estima que se derramaron al menos 400,000 barriles de petróleo, de los cuales 80,000 han ido al mar.

“La mancha negra, que comenzó a formarse el martes, ha afectado 14 kilómetros de una concurrida zona turística costera situada al noroeste de Los Ángeles, que se prepara para recibir a miles de turistas el próximo fin de semana, aprovechando que el lunes es festivo en Estados Unidos…”

Pero los petroleros estadunidenses no aprendieron a cuidar el ambiente y de entonces a la fecha esos incidentes han sido múltiples, principalmente en las costas e incluso kilómetros mar adentro…

El mayor número de accidentes han ocurrido en el mar, unos 140 de 1969 a la fecha, entre los que destacan los siguientes:

Sudáfrica, 5 de agosto de 1983, el naufragio del petrolero español Castillo de Bellver frente al cabo de Buena Esperanza, causó el vertido al mar de 250,000 toneladas de crudo, que provocaron una mancha de más de 40 km2. Tres de sus tripulantes murieron.

Bósforo, 13 de marzo de 1994, el petrolero Nassia, con 98,000 toneladas de crudo, chocó con un carguero, ambos chipriotas con bandera de Chipre, que se incendiaron en el Estrecho del Bósforo y contaminaron sus aguas. La colisión causó 36 muertos.

Golfo de México, 20 de abril de 2010, explosión, incendio y hundimiento de la plataforma Deepwater Horizon, de British Petroleum, frente a la costa de Luisiana, causó 11 muertos… y ha sido el mayor desastre ecológico de EE.UU., que declaró la situación catástrofe nacional. Miles de personas (pescadores, principalmente) fueron afectadas económicamente.

… Pero nunca —dentro de la búsqueda en internet que ese espacio ha hecho— se han reportado incendios ni número de víctimas, en tierra o en el mar, como los que México sufrió el viernes pasado en las afueras de Tlahuelilpan, una pequeña población del Estado de Hidalgo, que tristemente ha entrado a formar parte de la historia del planeta con sus más de 73 muertos hasta ayer, más 80 heridos, varios de los cuales estaban en condiciones agónicas…

Mucho ha perdido nuestro país en este brutal estallido, que ocurre, curiosamente, luego de que usted declaró la guerra total contra el robo de petróleo en el país. Mucho tenemos derecho a saber todos los mexicanos, pero mucho debemos cuidar frente a una situación que obviamente provoca sospechas de la más grave índole. Debemos demandar de su gobierno el mayor respeto a la verdad, pero no tenemos el derecho a caer en manos de intereses que atenten contra el futuro del país.

 

Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

 

 

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -